Clímax de Edurne Pretty Boy

Clímax, el regreso más rockero de Edurne

Edurne ha publicado su nuevo disco en dos tandas. Primero, el 23 de septiembre en iTunes y después, en formato físico el 24. Clímax ha debutado en la tercera posición  en iTunes España.

Portada de Clímax de Edurne

Es el quinto trabajo de estudio de la madrileña, lanzado tres años después de Nueva Piel, su álbum más dance. Durante este tiempo, la cantante ha estado de gira por toda España con el musical Grease y ha perfeccionado su inglés.

Con Clímax Edurne abandona el dance y abraza el rock. De tal manera que convierte al disco en el digno sucesor de Edurne (2006), su mayor éxito comercial hasta la fecha, certificado como oro.

En junio de 2013 se presentaba el primer sencillo, Pretty Boy, y pocas semanas después, su equivalente en español: Artificial.

Clímax es un trabajo con un marcado carácter internacional. Cuenta con compositores como Jonas Thunder o Michael Busbee. Éste último, colaborador de artistas como Kelly Clarkson, Christina Aguilera o Timbaland. Además, el productor es el sueco Simon Nordberg, que ha trabajado con Britney Spears o La Oreja de Van Gogh.

El álbum contiene diez canciones en su edición física y doce en la digital. Todas producidas entre Londrés y Estocolmo. Los géneros musicales predominantes son el rock y el pop/rock, a los que se les suman algunos arreglos ligeramente electrónicos.

La temática principal del disco gira en torno a la reafirmación personal y a las relaciones románticas. Al igual que Chenoa con Otra Dimensión, pero en menor medida, contiene temas en inglés con sus respectivos equivalentes en español. Ocurre con Pretty Boy y con Finish Line.

La versión en español del primer single varía levemente el mensaje de la canción. En Pretty Boy canta sobre un pretendiente demasiado pijo y afeminado en su arreglo, para ella. En cambio, en Artificial, Edurne se declara en contra de frases ensayadas para ligar y de chicos narcisistas.

La defensa de la naturalidad es una constante en su discografía. Ejemplos claros son Gracioso de su primer trabajo o Tan Artificial de Nueva Piel.

 

Con Clímax, ha vuelto la Edurne original, guerrera y de tono agresivo. Las mejores canciones, sin incluir los ya mencionados singles, son las rockeras Painkiller, 31 Seconds Alone, Run For Your life, Finish Line y su correspondiente en español Soy Capaz, Viernes y Bullets & Butterflies.

En Va Bien y en Me Iré se nota que Simon Nordberg ha trabajado para La Oreja de Van Gogh, ya que Edurne canta de forma similar a la Amaia Montero de los inicios de la banda. El último tema, Me rompiste el corazón, cuenta con la participación de la cantante en la letra.

Estas tres últimas composiciones están más cerca del pop/rock que del rock y Me Iré es el único tema  mediocre del álbum. Clímax es el mejor trabajo de toda su carrera.

Edurne ha demostrado que es una artista de talla. Sabe cantar, domina diferentes estilos, sabe bailar, actuar y evolucionar sin perder su toque personal. Se merece el éxito.

Actualmente un número 1 de ventas en España equivale a unas cuatro mil copias vendidas en una semana. Con Nueva Piel la posición más alta alcanzada y la de debut fue la decimosexta. Tres semanas después, el disco había desaparecido de las listas. Es difícil calcular una cantidad aproximada de copias, pero debieron de ser paupérrimas, ya que bastan setena y cinco para entrar al Top 100.

Y ésto le sucede al noventa por ciento de los cantantes españoles. No puede ser que un grupo tan amplio esté condenado a ventas irrisorias. La música es cultura y cultura somos todxs. Apoyar a los artistas lleva consigo la evolución, el desarrollo y el alcance de la misma.

Para ningún país, avanzar implica dejar de pagar por el trabajo de un artista. Su ocupación cuenta con un sueldo variable y el no alcanzar ciertos beneficios les condena, en muchos casos, al olvido. Tienen derecho a percibir remuneración por sus creaciones. Ni Internet ni la piratería cambiarán nunca esta máxima.

1 comment

Leave a reply