Working Girl: Little Boots quiere ser Róisín Murphy

El pasado 10 de julio, la inglesa Victoria Christina Hesketh, más conocida por su nombre artístico, Little Boots, publicó Working Girl, su tercer trabajo de estudio. Llegaba poco más de seis meses después de Business Pleasure, un EP de cuatro canciones, de las que tres han sido incluidas en Working Girl.

 

Portada de Working Girl, el tercer disco de Little Boots

 

Little Boots se dio a conocer para el gran público, en mayo de 2009, con New in Town, el primer sencillo de Hands, su disco debut.
La canción disfrutó de un moderado éxito en su país, Irlanda, Japón o Australia, donde se posicionó dentro del top40 de las listas. 

Hands fue lanzado el 5 de junio de 2009 y, diez días después, Remedy, el sencillo más exitoso de la artista: quinta posición en Irlanda y sexta en Reino Unido.
 
A pesar de lo irregular de este primer álbum, temas como Hearts Collide, No Brakes, Stuck on Repeat o Earthquake dejaban entrever la inclinación de Hesketh por una electrónica más experimental y sofisticada que la de Lady Gaga, artista con la que era comparada en esos tiempos.

La evolución musical de Little Boots reflejada en el diseño de las portadas de Hands y Nocturnes


Esos retazos de elegancia invadieron todo Nocturnes (2013), su segundo trabajo de estudio. En las once canciones del disco, se aprecia un estilo mucho más depurado, bien producido, pero más desnudo. Los cortes Motorway, Broken Record, Satellite, Confusion o All for you colocaban a Little Boots dentro de la liga de Róisín Murphy y las Kylie Minogue, Madonna, Annie o Robyn más exquisitas.



Nocturnes, publicado con su discográfica On Repeat, supuso un importante varapalo comercial para Hesketh al no conseguir remontar el cuadragésimo quinto puesto con el que se estrenó en las listas británicas.
 
Desde 2013 y hasta mayo de 2015, Little Boots estuvo inmersa en la grabación de Working Girl. Con el objetivo de aligerar la espera para sus seguidores, en febrero de 2014, lanzó la minimalista y “róisínmurphyana” Second Time Around y, en diciembre, el EP Business Pleasure.

Aunque tres de las cuatro canciones tratan íntegramente sobre el desamor, la homónima ya adelantaba el concepto de Working Girl: el intenso trabajo, en este caso de una mujer y surgido para compensar el dolor por una ruptura amorosa, para cumplir los sueños profesionales. Por cierto, que Pretty Tough es el único tema que no ha sido incluido en el tercer álbum de la británica.

Working Girl está dividido en dos partes. Ambas se abren con dos mensajes del contestador de la discográfica On Repeat.

En Introse escucha una llamada a la acción: “Hola, ha llamado a On Repeat Records. Si conoce la extensión, por favor, márquela. Si desea contactar con marketing, marque ‘1’, para distribución, por favor, marque ‘2’ o si piensa en hacer algo mejor con su tiempo que permanecer sentado escuchando este mensaje grabado, por favor, cuelgue y trate de llevarlo a cabo.” En cambio, la grabación de Interlude informa al interlocutor de que todos los operadores están ocupados en ese momento y le anima a permanecer a la espera.

Podría pensarse que, tanto el intro como el interludio sirven para marcar la línea argumental de las canciones que les siguen. Sin embargo, eso no sucede. 

Si bien es cierto que Working Girl, No Pressurre y Get Things Done versan sobre la necesidad de trabajar duro y ocultar las vulnerabilidades femeninas para alcanzar las metas, esa temática se rompe con Taste It, Real Girl y Heroine, que se centran en problemas de la vida en pareja.




Por su parte, las pistas tras el interludio mezclan diferentes asuntos, que parecen confluir en la idea del cambio a mejor o de las herramientas para alcanzarlo (The Game, Help Too, Business Pleasure, Paradise y Desire). 

Better in the Morning, sencillo de presentación del álbum, tiene dos lecturas: la de la letra (cualquier problema se encara mejor por la mañana) y la del videoclip (no importa lo que haya hecho por la noche o cómo se sienta, Little Boots, por las mañanas, tiene que comportarse como la profesional que es en su discográfica).




A nivel musical, Working Girl aborda un deep house contenido (la canción titular, No Pressure, Heroine, The Game, Paradise y Better in the Morning), nu disco (Get Things Done y Desire) y electrónica o electropop experimental (Taste It, Real Girl, Help To y Business Pleasure).

La sombra de Róisín Murphy está presente en Working Girl, No Pressure, Taste It y Business Pleasure. En las dos primeras, además, sería la Róisín más inmediata y, en las dos últimas, la más arriesgada y alternativa. 

Las gabardinas y el pelo corto y rubio en las imágenes promocionales de Hairless Toys (2015) de Róisín Murphy y Working Girl

Pero, la música no es el único punto en el que Little Boots parece inspirarse en Murphy, también lo son el vestuario para promocionar el álbum y algún plano del videoclip de Better in the Morning.

Better in the Morning vs Exploitation: coqueteos con el alcohol y miradas perdidas junto a actitudes extravagantes con la comida

En un punto intermedio entre Murphy y Kylie Minogue, se encuentra Help Too. Get Things Done, también, remite a la artista australiana y, de haber sido grabado por ella se convertiría, junto a The Other Boys de Nervo y Warm Blood de Carly Rae Jepsen, en la mejor canción de la intérprete de Fever desde la era X (2007).

Desire recuerda tanto a Minogue como a la Madonna de los noventa y The Game habría tenido cabida tanto en Bedtime Stories (1994) como Ray Of Light (1998) o Rebel Heart (2015) de la Reina del Pop.

Los temas más flojos son la prescindible Real Girl y la tontorrona Better in the Morning. Algo que no se entiende es la ausencia de Pretty Though.



En el plano comercial, Working Girl ha cosechado peores resultados que Nocturnes al debutar en el sexagésimo séptimo puesto en Reino Unido (su principal mercado) con menos de mil quinientas copias vendidas.

Entre las causas de este nuevo fracaso pueden encontrarse la poca inmediatez de la mayoría de las canciones y la sensación de engaño que tiene el oyente al finalizar la escucha del disco. Desde Nocturnes, la música de Little Boots requiere un tiempo de reposo, algo a lo que la mayoría de los cien mil compradores de Hands (lleno de pop comercial) no están acostumbrados.

Little Boots en fotografías promocionales para Working Girl


Los sentimientos de chasco surgen al comprobar que más que un disco sobre la vida laboral, desde el punto femenino, Working Girl transcurre por trillados mensajes de superación, desamor y ligeras pinceladas sobre el papel de la mujer en el mundo laboral.

Dejando a un lado el fallido concepto del álbum y, aunque, en algún tema la entonación de Hesketh recuerde a la de Minogue, la cohesión musical, el deseo de experimentar y de alejarse de las fórmulas comerciales colocan a Working Girl en un escalón ligeramente superior a Nocturnes y próximo al aire de sofisticación que caracteriza la carrera en solitario de Róisín Murphy. 

Por último, si ésta ha sido la primera vez en la que has oído hablar de Little Boots, te dejo con una lista de reproducción con veinte de sus mejores canciones:



 

Leave a reply