Un año fuera del armario: 8 cosas que he aprendido

fuera armario feliz

Fuera del armario soy feliz

Hoy, 13 de diciembre de 2015, se cumple un año desde que salí del armario. Aunque, dos semanas antes, lo había hecho con unas amigas, fue el 13 cuando lo conté en casa y dejé de ocultarlo al resto del mundo.

Acababa de cumplir 25 años y, tras muchos años de sufrimiento y soledad, volví a sentirme joven. Recuerdo que me quité un enorme peso de encima y que me sentía ligero como una pluma y muy puro. Por fin iba a empezar a vivir mi vida y a dejar de ocultarme o fingir heterosexualidad.

Un poco de mi historia

A mí, me costó mucho aceptar mi orientación sexual. Sufrí bullying LGTBfóbico durante toda mi trayectoria escolar, desde segundo de preescolar hasta segundo de bachillerato.

Siempre era lo mismo, maricón y derivados, seguirme por la calle, marginarme, reírse de mí, impedir que tuviera amigos chicos (si llegaban nuevos, todos los acosadores se encargaban de contarles mi historia y, siempre, se pasaban a ese grupo). Incluso, cuando ya estaba en la universidad y me encontraba con parte de mis acosadores (hubo temporadas que casi todo el colegio lo era, incluido algún profesor) siempre me dedicaban miraditas, risitas maliciosas y frases como “mira al maricón”, “ahí va el maricón”.

Crecí pensando que había algo malo en mí, que siempre estaría solo, que no me merecía nada, que tenía la culpa de que se metieran conmigo. Odiaba mi voz, mi forma de andar y mi aspecto (alto, extremadamente delgado y con gafas). Pero la peor parte llegó cuando descubrí que no era heterosexual. En ese momento, se me vino el mundo encima. Pensé que ellos habían ganado.

Tardé años en superar las secuelas del bullying porque, aunque la gente tenga miedo de decirlo y lo tache como “cosas de niños”, es un tipo de maltrato (en mi caso, sobre todo, psicológico). Tal vez, son cosas de niños cuando se tienen cinco años pero con catorce, quince o diecisiete todos somos muy conscientes de lo que hacemos, de lo que está bien y de lo que está mal.

Como os conté en el post “8 sitios web para salir del armario“, 2009 es el año en el que comencé a afrontar el acoso y que no era heterosexual y, 2014, en el que me acepté. Fueron cinco años en los que hice mucho trabajo de introspección y aprendí a conocerme a mí mismo. Sin embargo, me faltaba pasar de la teoría a la práctica, a la vida real. Eso es lo que he hecho este año. Os comparto todo lo que he aprendido:

Es “muy fácil” ser maduro en soledad

Yo maduré muy pronto, más o menos, a la misma edad que mis amigas. Sin embargo, conforme pasaban los años, me fui quedando atrás. La gente de mi entorno ligaba, tenía pareja, una vida y yo seguía con mis traumas. Durante muchos años, madurar fue una obsesión para mí. Siempre me habían horrorizado los chicos jóvenes de las películas, las tonterías que hacían. No quería ser así.

En 2009, comencé a acudir a terapia para dejar atrás las secuelas del acoso y poder relacionarme con naturalidad con las personas, sobre todo, con los chicos porque les temía. La terapia me ayudó a tomarme la vida de otra forma y a dejar de demonizar el hecho de no haber madurado. Cada uno tiene una vida y un momento.

Empecé a cambiar, a crecer a nivel interior, a mejorar y maduré muchísimo pero, de puertas hacia dentro. Me faltaba el contacto con la vida exterior, dejar la contemplación y lanzarme, atreverme a vivir.

Este año, he comprobado que conocerse a uno mismo es muy importante pero, que desconozco muchísimas pautas de comportamiento, como: qué decir para consolar a alguien, cuáles son los momentos oportunos para hablar de uno mismo, con qué bromear, hay que esforzarse para encontrar pareja (pensaba que te aceptabas y, casi venía ya dada) o cuándo ponerme repelente 😉

giphy

Yo al darme cuenta de que el novio no me iba a caer del cielo

Todos estamos solos

Aunque tengamos amigos, nadie traspasa nuestra piel y llega a nuestro interior. Siempre existirán aspectos de ti que nadie entenderá y situaciones que vivir sol@ (nacer, morir, padecer una enfermedad, desenamorarse o superar una pérdida).

Y, esto no es bueno ni malo. Simplemente, así es la vida. Cuanto antes lo aceptemos, mejor. Por eso, es muy importante ser capaz de ser feliz en compañía y en soledad.

En mi adolescencia, prácticamente no salí. Estaba muy solo. Por supuesto, tenía a la familia pero necesitaba amigos. Así, desarrollé una gran capacidad de vivir en soledad. Sin embargo, siempre estaba triste y confiaba en conocer a alguien y ser, por fin, feliz. ¡ERROR! Podemos ser felices solos. Mi psicólogo siempre me dice “tú eres la persona con la que más tiempo vas a pasar durante toda tu vida, más vale que te hagas feliz”. Tiene toda la razón. Además, si nos hacemos felices, nuestra forma de relacionarnos es más sana y hacemos felices a los demás. Son todo ventajas.

Vivía en el mundo de yupi

En el armario no se vive bien pero, hasta cierto punto, estás protegido. Sinceramente, pensaba que las personas que no ocultaban su orientación sexual tenían la vida resuelta y que poder casarse y adoptar era suficiente. Creía que, una vez saliese, todo sería maravilloso.

Y, no es así. No me entendáis mal, nunca había sido más feliz pero, aún queda mucho por hacer y muchísimos prejuicios por derribar. En definitiva, alcanzar la igualdad real.

España no es Madrid y, desde luego, Europa no es Madrid

Madrid es una de las ciudades más tolerantes en materia LGTB del mundo. Desde hace muchos años, es completamente normal ver parejas homosexuales de la mano o dándose muestras de cariño, sobre todo, de chicos. Sin embargo, no tenía ni idea de la discriminación que sufren l@s bisexuales, transexuales y las lesbianas. Además, no sabía que siguen produciéndose agresiones contra el colectivo LGTB y, sí, también, en Madrid.

Asimismo, desconocía lo mal que lo pasa la gente del mundo rural, de ciudades más pequeñas o de países como Italia, Hungría, Grecia o Polonia.

Por todo ello, cada día veo más sentido ser activista por los derechos LGTB. Actualmente, lo soy en Arcópoli e It Gets Better España.

Muchas personas te aceptan pero…

-No hables de ello

Entendido. Entonces ¿qué hago, oculto toda mi vida? Con esa frase, no te protegen, se protegen. En el fondo (o la superficie) no son tolerantes y piensan que una orientación sexual diferente a la heterosexual debe permanecer oculta por ellos mismos y por el qué dirán.

-No tiene por qué saberlo todo el mundo

No se trata de ir con un cartel pero, si los heterosexuales pueden hablar de sus novias, mujeres, maridos, hijos, ligues ¿por qué yo no? ¿por qué existen situaciones en las que es preferible no hablar de ello? Imaginaos, decirle a un heterosexual “oye, mide tus palabras, que puedes ofender”. Resulta ridículo ¿verdad? Igual debería ser con nosotr@s. Todavía, hoy es un acto de valentía hablar abiertamente de tu vida personal y “normal” que alguien se moleste.

-Sois muy promiscuos

¿Y qué si lo somos? ¿Me meto yo en tu vida? NO. Algunos lo son, otros no. Igual que los heterosexuales. ¿Qué pasa? Si me acuesto con muchos chicos ¿soy ciudadano de quinta? Mientras sea consentido, a ti ¿qué te importa? Nadie es mejor o peor por ser célibe o promiscuo. Todos somos personas. Eso es lo único importante.

-Compórtate como un hombre, que no se te note

Aquí se refieren a la pluma. Si yo me siento hombre, me puedo comportar como me dé la gana porque siempre será un comportamiento de hombre. ¿Dónde está escrito que un hombre deba ser bruto, tosco, “viril”…?

Sobre que no se nos note, la cuestión no es esa. Algunos tenemos pluma, otros, no pero, lo que tendría que pasar es que, notándose, eso no suponga ser agredido, no conseguir un empleo o no tener los mismos derechos.

Muchos no somos iguales a los heterosexuales ni lo pretendemos. Queremos vivir tal y como somos y disfrutar de los mismos derechos. Eso es todo.

-El Orgullo no tiene sentido. En todo caso, que haya uno heterosexual también

La actual alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, escribió un tweet sobre esta cuestión con el que no podría estar más de acuerdo.

Nada que añadir, señoría 😉

-Los bisexuales son viciosos y los transexuales degenerados

Según el DiccioArcópoli, las personas bisexuales son aquellas cuya orientación sexual está enfocada hacia otras de sexo o género igual o diferente al propio, no necesariamente al mismo tiempo ni del mismo modo o intensidad. Por su parte, los transexuales son aquellas personas  cuyo sexo o género asignado al nacer no se corresponde con el sexo o género sentido y, transita de uno a otro.

¡Qué curioso! No recoge vicio o degeneración ¿Por qué? Os daré una pista porque es falso.

-No lo entiendo, no es natural

Claaaaro y como no lo entiendes, no merecemos los mismos derechos. En la vida, no es necesario que entendamos todo, basta con respetar.

El feminismo es una causa de todxs

Si un hombre heterosexual se acuesta con muchas mujeres es un triunfador. También, se le puede llamar golfo pero, siempre tendrá implícito un componente de gracia personal. Si lo hace una mujer, es una puta. Si lo hace un hombre gay, también.

Si un hombre heterosexual se acuesta con muchas mujeres, siempre acabará encontrando a la adecuada. Si lo hace una mujer, al final no sabrá distinguir de quién se enamora y de quién no. Si lo hace un hombre gay, lo mismo.

Si un hombre heterosexual se acuesta con muchas mujeres adquiere experiencia. Si lo hace una mujer ¡cuidado! nadie le va a tomar en serio. Igual si lo hace un hombre gay.

Parecen afirmaciones del siglo XIX pero son pensamientos que siguen vigentes en la sociedad. Muchas veces, te llaman de broma puta. Así, de buen rollo pero, te lo llaman y lo hacen en femenino.

¿Por qué un hombre heterosexual puede disfrutar plenamente de su sexualidad y no una mujer (de la orientación sexual que sea) y un hombre gay?

Esto es machismo puro y duro. Existen muchísimos más ejemplos, como los sueldos pero, prefiero este.

El feminismo quiere la igualdad y todas esas frases demuestran que está muy lejos.

Eufemismos de hasta nunca: “lo he pasado muy bien”, “ya nos veremos” y hablamos”

A menudo ocurre que hablas por whatsapp u otra aplicación con un chico y todo es genial. Sientes que has creado un vínculo. Quedas y, aunque sea agradable, algo falla. Los dos nos damos cuenta y nos despedimos con cualquiera de esas tres frases.

Con la primera, te pueden quedar dudas pero, con la segunda y la tercera queda confirmado que nos volveremos a ver NUUUNCA XD. No se me ocurre otra forma de terminar una cita que no ha ido bien pero, como ya conozco el significado de la frase, siempre me deja una sensación muy agridulce.

Entonces, a veces, para apaciguar esa extraña sensación y porque me apenaba perder a esa persona o a esa idea sobre esa persona, le he vuelvo a escribir. Ya he aprendido que, aunque resulte duro, es mejor cortar. Después de todo, esa persona no es cómo habías imaginado y no habéis encajado. No hay más.

El amor romántico no es amor

Hasta hace unos meses, pensaba que era bueno y sano dejar mi vida aparcada por un novio, deshacerme de mis opiniones y fundirme en su identidad. Creía que el amor era ceder hasta la extenuación y anularme como persona. Todo tendría sentido si, al final, encontraba a mi hombre perfecto. Él, por supuesto, me rescataría de mis problemas y mi vida sería maravillosa a su lado.

Sé que mi caso es un poco extremo pero, este año he aprendido que eso no es amor. El amor es aceptación, comprensión pero, no es anulación. Tampoco es un sacrificio, está hecho para disfrutarlo pero, también, hay que esforzarse para mantenerlo vivo día a día. Por último, no existe el príncipe azul porque nadie es perfecto.

En definitiva, somos igual de válidos solteros que emparejados y podemos ser felices tanto solos como acompañados.

mitos del amor romantico

Mitos del amor romántico. Fuente “Mujeres sin fronteras y sin bozal

 

A pesar de darme de bruces con la realidad, este primer año fuera del armario ha sido maravilloso. Puedo decir, sin lugar a dudas, que salir del armario es una de las mejores decisiones que he tomado. En el siguiente vídeo para It Gets Better España os cuento más sobre mis historia y los beneficios que ha traído a mi vida hacer pública mi orientación sexual:

36 comments

  1. Luis Sosa 23 Abril, 2016 at 05:15 Responder

    encontré tus post por casualidad de reojo lo empecé a medio leer pero después me atrapó por completo tu relato, de antemano te digo que tienes mi completa admiración y respeto, sencillamente eres un paradigma de un alma sensible y noble que desborda un montón de energía positiva, te haz ido llenando de cosas buenas y así como las flores atraen las abejas tu también atraes gente buena que se beneficia de tu persona, tanto así que hasta el otro continente ha llegado tu lección de vida y coraje por salir adelante y derrotar demonios, yo soy de México,,,, conoces México, de una provincia llamada Veracruz en Xalapa para ser mas exactos , mira tu la distancia tan larga pero a la vez tan corta que tu magia produce, al igual que tu me enfrente a muchas personas que me hicieron mucho daño que querían acabar con mi vida y casi lo logran pero algo en mi interior y la esperanza de ver la luz del cambio algún día llego por fin , fui un niño débil enfermizo y malo para los deportes disfrutaba mas la compañía de las niñas y eso me estigmatizo por mucho tiempo a pesar de no ser afeminado o tener demasiada “pluma” como dicen es España los niños y los adolescentes pueden ser tan crueles que si no te formas una coraza para protegerte acabas siendo aplastado por tanta soberbia e ignorancia, comprendí que la madurez no me la dieron los años si no los golpes que o lecciones de vida que recibí desde que era muy niño ello me formo el carácter e influyo para ser la persona que ahora soy me dedique a estudiar termine la carrera de medicina soy medico y trabajo en un instituto, soy amante de la música cinéfilo de corazón y por sobre todas las cosas estoy en contra de la violencia animal No la tolero ni la soporto en lo mas mínimo, soy muy locuaz y ocurrente y casi nunca hago remembranza de mi peregrinar en lo que fue mi salida del closet, de hecho solo estoy mencionando algunos pequeños esbozos de lo que fue en realidad, para no apartarme de el motivo principal de escribirte te reitero lo mucho que admiro y alabo tu fortaleza y tu extraordinaria calidad de ser humano lo que este viejo mundo necesita es tener gente buena como tú.

  2. Víctor Fernández 6 Enero, 2016 at 23:08 Responder

    Tocayo, eres un valiente. La vida es mucho más digna tal cual la has planteado. Hay momentos en la vida en los que estas decisiones te convierten en sublime, en Humano. Lo pongo en mayúscula porque ese aspecto de los hombres es resultado de un proceso arduo, difícil y resultado de un proceso de civilización que nos hace Grandes y en el que ha costado mucho disfrutar de valores, principios y derechos de los que gozamos. Lo que tenemos y vivimos no es gratis: Ni mentar lo que hace el Estado Islámico con los gais. Aunque he pasado por situaciones similares a los catorce empecé a dar rienda suelta a mi razón de ser sexual. Reconozco miedos hasta que después se lo dije a familia y amigos pero su apoyo incondicional se transformó en mi fuerza para ser como soy de pleno derecho y en el hecho de desarrollar empatía por todos los que sufren en el closet, siempre mal cerrado. Has tomado la mejor de las decisiones, coge las riendas y cabalga la vida. Un fuerte abrazo

    • Víctor Berzal de Miguel 7 Enero, 2016 at 21:36 Responder

      Muchísimas gracias, Víctor 😉 Me alegro de que tuvieras la fuerza de vivir conforme eras desde los 14 (mi héroe ^^) y, también, de que tus amigos y familia te dieran su apoyo incondicional. Eso es muy importante y ayuda muchísimo. Un abrazo fuerte y besos 😉

  3. David 4 Enero, 2016 at 18:46 Responder

    Enhorabuena! Es muy triste que aún estén pasando cosas así en los institutos…Me alegro de que hayas pasado ese proceso ya y seas feliz! Y muchos ánimos con el mundo de las citas (si q aún estás en él) que ese da para otro post aparte y muchos quebraderos de cabeza!

  4. Begoña 4 Enero, 2016 at 14:33 Responder

    Quizá la refkexión más bonita que he leïdo nunca. He llorado muchísimo. Olé, tú, Víctor. En un momento dado, hace muchísimos años, creí que querías hablarme de esto. Finalmente, cusndo nos vimos, me hablaste de otra cosa. En aquella época yo tenía por norma no implicarme en la vida de nadie que ya no estuviera en el colegio puesto que llegó a superarme.
    Siento no haber estado ahí, aunque eso no importa.
    Sé tú. Sé feliz.
    Todo mi cariño y admiración. Es difícil vivir, pero, muchas veces, se sonríe.

    • Víctor Berzal de Miguel 5 Enero, 2016 at 14:32 Responder

      Muchísimas gracias Begoña. Siempre me caíste fenomenal, me hacían muchísima gracia tus chistes y, además, aprendí muchísimo inglés contigo. Siempre te vi ”muy yo” o, mejor dicho, alguien en quien convertirme.
      Me hace gracia que pensaras que iba a hablarte de esto. Es exactamente lo mismo que me dijo María Jesús hace unos días ¿Por qué será? XD.
      No te preocupes por no haber estado ahí porque sí estuviste. Además, ahora ya curado, soy consciente de que con la depresión hacía “cosas raras” y mi comportamiento era algo errático. Así que, nada de sentir. Siendo tú me ayudaste muchísimo.
      Un beso y abrazo muy fuertes ;))))

  5. Luis López Vicente 29 Diciembre, 2015 at 23:04 Responder

    Hola Victor. Enhorabuena por tu magnífico trabajo. Estoy de acuerdo contigo en todo. Nos has mostrado tu corazón pero a la vez nos lo entregas y sobre todo a los adolescentes que vienen por detrás en los institutos que después del sufrimiento inicial debe de llegar la gran alegría de vivir simplemente como somos.
    Mi chico que también es periodista me ha sugerido que me suscriba a tu blog y también a Twitter. … y ya está hecho. Siendo tan joven como eres que bien preparado estás y todo lo que nos vas a enseñar.
    Muchas gracias de nuevo por todo y que tengas un muy feliz Año 2016.

  6. Pedro Torres 17 Diciembre, 2015 at 15:37 Responder

    Víctor, tu fuerza está en ti, en la aceptación y liberación de planteamientos irracionales aprendidos que te generaban emociones pocas sanas.
    Vive coherente con tus principios y con esos valores que te aportarán felicidad.
    Un fuerte abrazo

  7. Manuel 16 Diciembre, 2015 at 19:59 Responder

    Me alegro de que hayas decidido llenarte de coraje y dar el paso. Yo lo di muy joven, aunque la verdad, cuando te leía un poco más y pensaba que lo había escrito yo, excepto el tema de ir al psicólogo, porque nunca me atreví a ir, y decidí luchar por mí mismo solo, y fue bien.
    Queda aún mucho por hacer y estoy totalmente de acuerdo en todo. Es más, con lo que he aprendido sobre el amor y las relaciones, corroboro al 100% lo escrito por ti. El amor es amor, pero tú eres tú; son dos cosas diferentes y uno tiene todo el derecho del mundo a ser independiente o a querer a alguien, pero siempre manteniendo su integridad como persona.
    Me acabo de hacer fiel seguidor del tirón! Espero que esta aventura no haya hecho más que empezar!

    • Víctor Berzal de Miguel 17 Diciembre, 2015 at 20:43 Responder

      Me alegra muchísimo que fueras capaz de luchar sin psicólogo ¡Ole tú! Yo lo he puesto, además de que porque es verdad, porque me siento cómodo con ello pero, para mucha gente sigue siendo algo difícil de visibilizar. También, me encanta que te hayas sentido identificado y consideres que mi renovada visión del amor es la acertada porque considero que es la más sana.
      Muchísimas gracias por comentar, por tus palabras y por hacerte seguidor. Un abrazo fuerte fuerte 😉

  8. Jorge Daniel Lucero 16 Diciembre, 2015 at 08:08 Responder

    Hola Víctor. Te escribo desde Medellín, Colombia.

    En octubre cumplí tres años de haber salido del armario ante mi familia. Mis mejores amigos se enteraron un poco antes. Pienso que ha sido de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. La sensación de tranquilidad y de libertad es incomparable.

    Me siento bastante identificado con tu escrito. Viví circunstancias similares. A veces pienso que gran parte de mi pubertad y de mi adolescencia fueron eclipsadas por los malos momentos generados por el matoneo escolar. Lo pasé muy mal. Pero a pesar de ello, he logrado sobreponerme y volver a comezar de cero.

    A estas alturas de la vida, he aprendido a disfrutar de cada instante que tengo y a tomar una actitud distinta ante la gente. Nacemos para ser felices y está en nuestras manos superar cada obstáculo que se interpone.

    Noto que también has podido salir adelante y eso lo aplaudo. Aplaudo también que cuentes tu historia. Mucha gente necesita saber que sí se puede y necesita referentes que muestren el proceso. Te felicito por este primer año de libertad. Me alegra mucho que hayas decidido vincularte al activismo y ayudar un poco a generar más conciencia en busca de la igualdad plena de derechos.

    Un fuerte abrazo. ¡Enhorabuena!

    • Víctor Berzal de Miguel 17 Diciembre, 2015 at 18:50 Responder

      Muchísimas gracias Jorge Daniel. Me alegra muchísimo que mi post haya llegado a Colombia. Muchas personas vivimos estas situaciones de acoso. Cuesta pero, al final, las superamos. Y, creo que es entonces, cuando es recomendable contar nuestr@ historia para concienciar a la sociedad. Sigue ocurriendo. Espero que, en efecto, mi artículo pueda contribuir a que el bullying y la discriminación desaparezcan 😉 Un abrazo muy fuerte 😉

  9. Misabel 15 Diciembre, 2015 at 23:49 Responder

    Buenas Victor!! Decir que todo lo que has escrito me ha conmovido y casi me caen las lágrimás y en parte entiendo como te debiste de sentir en algunos momentos de tu vida… Eres muy fuerte y has sido muy fuerte, yo creo que no sería capaz de hacer lo que hiciste tu (y más con mi forma de ser y todo lo que me pasó a mi desde pequeña) tu caso debería servir de ejemplo para muchos jóvenes que seguro que lo están pasando mal y sufriendo situaciones como la tuya o parecida y no tienen a nadie que les ayude 🙁 Decirte para terminar que te mereces lo mejor, lucha por ser quien eres y por seguir así siempre!!!
    Gracias por compartir tu testimonio, eres muy valiente 🙂
    Y para terminar…. ¡¡¡Que sean muchos años más fuera del armario!!! Felicidades 🙂

  10. Samu 15 Diciembre, 2015 at 22:59 Responder

    Felicidades Víctor!
    Sólo vas a vivir una vez, así que … tienes todo el derecho de ser feliz en esa única vida.
    Esa fue la frase que se me ocurrió y que dio un giro a mi vida hace tiempo.
    Un besazo.

  11. joel 15 Diciembre, 2015 at 22:36 Responder

    bueno, básicamente yo he pasado por todo lo que tu describes, definitivamente no es una tarea fácil el día a día para personas maravillosas como nosotros, y creo que aunque el mundo este lleno de gente intolerante e ignorante (como los estúpidos homofóbicos) vale la pena al final, por que a fin de cuentas sólo estas siendo tu mismo, y que otro estúpido lo vea raro o mal es problema de el.
    suerte en tu carrera a la vida
    🙂 Besos.

  12. Anna 15 Diciembre, 2015 at 15:50 Responder

    Siento,mucho! El dolor y angustia experimentado en tu camino. Hay quienes, a día de hoy , por desgracia , no entienden ni respetan de manera natural que cada cual disfrute de su vida como desee. Que ser homo sirva de perfecta excusa , como blanco perfecto de burla, para ser atacado, reprimido , o querer hundir a una persona…Duele!
    Muy valiente tú.
    Bravo Victor!.
    Féliz de que te quieras y sigas haciendo ver lo mucho que vales (también en tan personal aspecto…).
    Cuídate. Y no permitas NUNCA! que te hagan daño.
    Beso enorme.
    Pd. FELICIDADES x ese primer aniversario.

    • Víctor Berzal de Miguel 16 Diciembre, 2015 at 10:46 Responder

      Gracias por tus palabras, Anna 😉 Afortunadamente, ya he superado todo ese dolor y angustia. Sin embargo, llevaba tiempo queriendo escribir sobre el tema, siempre desde el perdón. No hay rencor en mis palabras. Simplemente, quería mostrar una cara dura de la realidad. Una cosa son las encuestas sobre la aceptación a personas LGTB y, otra la vida del día a día, cuando no jugar al fútbol ya implica que te insulten y, que ese insulto sea “maricón”. Porque sí, aún hoy, es considerado como uno de los peores insultos.
      Muchas veces, cuando superamos una mala experiencia, tratamos de no hablar de ella. Está ya lejos, en el pasado. Pasamos página y seguimos adelante. Yo he hecho todo eso pero, lo que yo he vivido sigue pasando. Si tod@s l@s que lo superamos no volvemos a hablar de ello, no lo hacemos público, esa realidad deja de existir para el ojo público, se minimiza y no se le da solución. Siento que no puedo dejar tirada a toda esa gente que lo ha padecido o lo sigue padeciendo. Desde que superé las secuelas del bullying, he querido ayudar a que desaparezca, en cualquiera de sus formas, para siempre.
      Muchas gracias por tus amables y emotivas palabras 😉
      Un beso y abrazo fuertes!

  13. lesbiantrick 15 Diciembre, 2015 at 13:47 Responder

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. No puedo hacer otra cosa más que apludir BIEN FUERTE.
    Tu historia es similar a la de muchas otras personas, pero única al mismo tiempo. Con ella estás ayudando a muchísima gente. Cada uno/a ha sufrido las consecuencias de “ser diferente” -o lo que quiera que signifique la maldita expresión- y nos hemos perdido muchas cosas por el camino porque vimos negada nuestra libertad.
    Gracias por tu testimonio y por tu trabajo!

    • Víctor Berzal de Miguel 16 Diciembre, 2015 at 10:36 Responder

      Muchísimas gracias, lesbiantrick. Me he perdido cosas pero, eso ya no me importa. La mayoría las estoy viviendo ahora 😉 Y, sí, yo, también, odio las palabritas “diferente” o “normal” ¿Quién es normal? Tod@s y ningun@ a la vez 😉
      De nuevo, muchísimas gracias por comentar y por tus alentadoras palabras 😉

  14. Pau Gomez Conca 14 Diciembre, 2015 at 11:45 Responder

    Enhorabuena, me encanta el artículo que además está muy bien escrito, me he sentido muy identificado pues yo pasé por una situación similar allá por los 70 y 80, en un proceso mucho más lento que el tuyo, y que en muchos aspectos todavía no ha acabado. Tu articulo sería ideal para leerlo en las escuelas; hay todavía mucho que hacer con respecto a la LGTB fobia. Enhorabuena ?.

  15. rosanaelvuelodemifalda 14 Diciembre, 2015 at 11:23 Responder

    ¡Me ha encantado Víc! ¡Real como la vida misma! ¡Basta ya de gente que juzga a la gente…Vive y deja vivir! Lo importante en esta vida es ser feliz y respetar a los demás. Sigo sin entender por qué hay gente que está pendiente de la vida del resto para criticar destructivamente, ¿tanto les afecta?
    Estoy segura de que este post ayuda a mucha gente. Espero verte pronto! Eres genial. Un beso, Rosana

  16. Vero :3 14 Diciembre, 2015 at 09:00 Responder

    Me encanta este post, Víctor, y que te hayas animado a escribirlo me gusta aún más. Salir del armario puede que parezca que da más dolores de cabeza de los que quita pero la paz interior que te da saber que pasas de esconderte y que eres uno mismo no te la quita nadie. En el fondo, es libertad, aunque no lo pueda parecer.
    Me alegro mucho también de que aunque hayas tenido semejante infancia ahora hayas encontrado gente con la que merece la pena estar. Sé bien lo que se siente xD
    Muchas gracias por escribir esto, besos :3

    • Víctor Berzal de Miguel 14 Diciembre, 2015 at 16:24 Responder

      Muchísimas gracias, Vero 😉 Estoy totalmente de acuerdo contigo. Salir del armario produce paz interior y, desde luego, es libertad 😉
      Sobre mi infancia, hubo muchos momentos en mi adolescencia y principio de la juventud en los que me seducía la idea de ser una persona derrotada por la vida, alguien que no puede hacer frente a una infancia dura. Pero, de repente, un día me dije “¿qué prefieres? ¿superar tus problemas y ser feliz? o ¿ser infeliz y no disfrutar de la vida?”. Evidentemente, escogí la primera opción 😉
      Muchas gracias por comentar y muchos besos 😉

Leave a reply