12 discos injustamente ignorados de 2015. Parte I

Todos los años ocurre lo mismo. Se lanzan al mercado una serie de discos que, a pesar de estar dirigidos al público generalista, tienen mucho menos impacto del esperado. Son los comúnmente llamados flops o fracasos comerciales. 

E•MO•TION, California Nights o Breathe In. Breathe Out
entre los doce discos ignorados (elaboración propia)


Sin embargo, a veces sucede que son el propio artista o la discográfica los que no promocionan el disco. En ocasiones, esa dejadez no afecta a las ventas ni al estatus del músico, pero, en otras, de forma misteriosa, los fans desaparecen y sus carreras no vuelven a ser lo mismo. En la siguiente lista, aparecen recogidos seis álbumes que, por un motivo u otro, han sido infravalorados e ignorados por el público, aquellos que Cultura Diversa considera que han sido los discos injustamente ignorados de 2015: 

E•MO•TION – Carly Rae Jepsen

A finales de septiembre de 2011, la artista canadiense Carly Rae Jepsen publicaba el sencillo Call Me Maybe. Tras varias semanas en lista, el 11 de febrero de 2012, alcanzó el primer puesto de la Billboard Hot canadiense. Ese mismo mes, la canción fue lanzada en Europa, Estados Unidos, Brasil y, en marzo, en Reino Unido. 
 
En verano, conquistó la cima de las listas estadounidenses, donde se mantuvo nueve semanas seguidas. Así, se convirtió en la segunda canción más vendida de 2012 y, actualmente, ocupa la vigésimo primera posición de las más vendidas de la historia, con más de once millones de copias. Sin embargo, este éxito no acompañó a Kiss (2012), el disco que la contenía. 
 
En marzo de 2015, la artista publicaba I Really Like You, primer sencillo de E•MO•TION, su tercer trabajo de estudio. 
 
Después de un arranque modesto en la mayoría de los países, finalmente, se convertía en un moderado éxito alcanzando el top40 de Estados Unidos, Francia o Australia y el top10 de Reino Unido, Croacia, Dinamarca, Finlandia, Irlanda o Japón. En total, las ventas del single se acercan a los dos millones de copias.
 
I Really Like You mostraba una ligera evolución del sonido de Kiss, pero, de todas formas, parecía adelantar un sonido continuista con ese disco. 
 
Nada más lejos de la realidad. El 5 de marzo, Jepsen lanzaba All That, un sofisticado medio tiempo de synthpop. Entre junio y agosto, la cantante estrenaba Emotion (synthpop), Run Away With Me (synthpop/electropop), Warm Blood (electropop a lo Kylie Minogue) y Making The Most Of The Night (compuesta por Sia y cercana al sonido de su disco We Are Born), canciones con las que confirmaba que, en esta ocasión, quería un disco no un single de éxito. 
 
Asimismo, la excepcional calidad de todos los temas daban la vuelta a las expectativas creadas en torno al lanzamiento del disco.Sin embargo, este entusiasmo no llegó a la mayor parte de su publicó. Run Away With Me, el segundo sencillo, tuvo una gélida acogida comercial, al igual que E•MO•TION, del que se estiman unas ventas globales de poco más de cien mil copias.
¿Cuál ha sido la causa de este fracaso? Todo parece indicar que, en primer lugar, a la mayoría de los compradores de Call Me Maybe no les interesa la música de la artista y, en segundo lugar, las diferentes fechas de publicación del álbum (24 de junio en Japón, 21 de agosto en la mayor parte del mundo y 18 de septiembre en Europa). 
 
Además de los temas mencionados, también destacan la disco/funk Boy Problems, la electropop a lo Robyn Black Heart y la deep house I Didn’t Just Come Here To Dance.



California Nights – Best Coast

Best Coast es un dúo californiano de rock alternativo e indie rock formado en 2009. Desde entonces, han publicado tres álbumes de estudio: Crazy For You (2010), The Only Place (2012) y California Nights (2015). Sus dos primeros discos pecaban de excesiva duración, difícil diferenciación entre canciones, más allá de los singles promocionales, y unas letras a medio camino entre lo simple y la vergüenza ajena.
 
Con California Nights, solucionan la mayoría de esos problemas. Para empezar, es ligeramente más corto. Tiene doce canciones, mientras que Crazy For You, trece y The Only Place, catorce. 

Asimismo, mientras dura la escucha no se tiene la sensación de que el dúo trata de estirar, hasta la extenuación (algo que sí sucedía en sus anteriores trabajos), la misma fórmula en la composición de las canciones. Tampoco se pierdan en baladas que entorpecen la escucha.

Además de los potentes cuatro singles (la envolvente California Nights, las rockeras Heaven Sent e In My Eyes y la más pop Feeling Ok), destacan Jeaoulousy, Wasted Time, Sleep Won’t Ever Come, Runing Through My Head y So Unaware.

 
Pero no todo son cambios y, en California Nights, continúan apostando por la misma cohesión musical que vertebraba sus dos primeros discos. Eso sí, en este caso, más orientado hacia el rock y menos al indie rock. 

A pesar de todas estas mejorías, Best Coast ha cosechado los peores resultados de su trayectoria con California Nights. Mientras que Crazy For You y The Only Place fueron, respectivamente, top 36 y 24 en Estados Unidos y top 67 y 55 en Reino Unido, este tercer trabajo no ha pasado del top 53 en las listas americanas ni del 108 de las británicas. Tan solo mejoran, ligeramente, sus datos en Australia donde han sido top 43, cuando The Only Place fue top 65.


Portada de California Nights.
Escucha sus mejores canciones en SpotifyDeezer

Breathe In. Breathe Out – Hilary Duff

A finales de julio de 2014, Hilary Duff lanza Chasing The Sun. Se trataba de un correcto y pegadizo corte de folk pop, que recibió una tibia acogida comercial. El 12 de agosto, publica All About You, cercana al sonido country/folk/pop-rock de Taylor Swift.

Casi ocho meses después, llegaba Sparks y el anuncio de Breathe In. Breathe Out, su primer disco en ocho años. Con Sparks, volvía a ingresar en la Billboard Hot estadounidense, aunque sólo en el puesto nonagésimo tercero y, poco más. 

Breathe In. Breathe Out está dividido en dos partes. La primera, la anunciada heredera del sonido de Dignity (2007), discurre por sonidos EDM y Moombathon y, la segunda, por ritmos folk, country y soft rock.

En junio de 2015, el álbum conseguía colarse en el top5 de Estados Unidos, Australia y Canadá, con cifras muy modestas y, fracasaba estrepitosamente en países como Reino Unido (top91) o Italia (top78). Las ventas totales se estiman en poco más de cincuenta mil. ¿Qué ha podido causar semejante descalabro?

Por un lado, la decepción. Hilary Duff había anunciado una continuación de Dignity, pero Breathe In. Breathe Out no es como Dignity. Esto no es malo, pero no es lo prometido. Breathe In. Breathe Out no contiene temas del nivel de Stranger, With Love, Play With Fire o I Wish, pero eso queda compensado con catorce buenas canciones y mucho menos relleno del que hacía gala Dignity.

Por otro lado, el primer videoclip de Sparks, que era más bien un anuncio de la aplicación Tinder y, el no haber sabido aprovechar como singles temas country-folk, como el dueto Night Like This o la preciosa Tattoo (compuesta por Ed Sheeran), máxime cuando Taylor Swift había dejado huérfano el country con 1989.


Confident – Demi Lovato

Hasta 2013, la carrera discográfica de Demi Lovato llevaba una línea ascendente, en cuanto a calidad y estática en cuanto a las ventas. Ese año, publica Demi, un disco con el que conquista el top diez de quince países y del que, según Mediatraffic, logra vender casi un millón de copias mundiales.

Lo malo fue que este éxito llegó con el álbum menos ambicioso de su carrera, un trabajo en el que desterró los ritmos r&b de Unbroken (2011) por un EDM a medio camino entre la Katy Perry y Kelly Clarkson más descafeinadas.

Dos años después del lanzamiento de Demi, Lovato publica Confident, el quinto disco de su carrera. Viene precedido por dos singles: Cool for the Summer y Confident. El primero supone una nueva vuelta de tuerca al sonido Katy Perry y el segundo reconcilia a la artista con el r&b. 

Precisamente, ese estilo musical es el que, unido a los efectivos números trap del álbum (Kingdom Come con Iggy Azalea, Waiting for You con Sirah u Old Ways) devuelven credibilidad a la trayectoria de la artista. Mención especial merecen, también, Mr. Hughes, Lionheart y Stars.Sin embargo, Confident no es perfecto. Demi consigue brillar cuando se aleja del pop, pero vuelve a caer en los mismos errores de discos pasados, como demasiadas y atronadoras baladas y, el que parece que está lastrando su éxito: el trillado mensaje de auto-superación y de “primer disco auténtico y personal” que la artista ha explotado hasta la saciedad a lo largo de su carrera.

Mediatraffic calcula que Confident, en caída libre en todas las listas musicales, ha vendido 443.000 copias (284.000 en 2015), medio millón menos que Demi . Y eso, a pesar de que tanto Cool for the Summer como Confident han sido certificados como Platino (un millón de copias) en Estados Unidos. 



Rebel Heart – Madonna 

La era Rebel Heart comenzó de la peor manera posible. Casi tres meses antes del lanzamiento del primer sencillo, se filtraron trece canciones del disco. 

Ante el desbarajuste de sus planes, el 20 de diciembre de 2014, el equipo de Madonna sube a iTunes Rebel Heart en formato de pre-pedido. De las diecinueve pistas del tracklist, seis podían comprarse: los tres singles Living For Love, Ghosttown y Bitch I’m Madonna y los temas Iluminati, Devil Pray y Unapologetic Bitch.

Sin embargo, las filtraciones continuaron. Así, para cuando Rebel Heart fue publicado (10 de marzo), hasta treinta canciones de esta etapa circulaban por la red.

A nivel musical, Rebel Heart es el disco con el que Madonna ha recuperado su sonido característico: un pop aderezado de otras estilos, pero pop, en definitiva y, con el que pretendía remontar las discretas ventas de MDNA (2012) y Celebration (2009). 

Rebel Heart ha terminado el año como el trigésimo octavo álbum más vendido de 2015, pero con 875.000 mil copias, aproximadamente medio millón menos que MDNA. Son las peores cifras de su carrera. De hecho, es su primer trabajo de estudio que no llega al millón de copias mundiales. Y, por si esto fuera poco, lleva meses muerto en las listas musicales. 

Entre las posibles causas de este descalabro (aquí sí es oportuno utilizar la palabra flop) pueden encontrarse el, prácticamente, nulo impacto de los sencillos, la excesiva duración del álbum y los cambios a peor que experimentan ciertas canciones respecto de las demos filtradas.



Revival – Selena Gomez

Tal vez, se trate del álbum con más posibilidades de salir de nuestra lista de discos injustamente ignorados de este año. Despacito y con buena letra sigue en las listas y gracias a sus tres singles, tres éxitos que empujan las ventas, vende en torno a veinte mil copias cada semana. 

La carrera musical de Selena Gomez se divide en dos etapas fundamentales: junto a The Scene y en solitario. Con los primeros, sus singles tenían un moderado éxito comercial y los álbumes superaban el medio millón mundial. 
 
En cambio, en solitario, la situación se ha revertido. Los sencillos triunfan (de los seis lanzados, cinco han entrado en el top diez de Estados Unidos), pero los discos, a pesar de debutar en altas posiciones, no seducen al público y sus cifras distan mucho de las millonarias ventas de los singles.
 
Revival está compuesto por dieciséis canciones que discurren, en su mayoría, por unos sofisticados electropop, synthpop, deep house (en sus variantes tropical house y future house), trip hop y electro r&b de toque minimalista. 

Selena Gomez nunca ha tenido una gran voz. Puede decirse que canta con gusto. Nada más.  Sin embargo, esa carencia vocal la ha compensado con grandes canciones de pop, dance, house y rock electrónico, principalmente. 
 
En este segundo disco en solitario y primero de madurez, ha dado con un estilo algo más pausado y sedoso que le va como anillo al dedo. Por eso, aunque alguna canción pueda chirriar (las horteras Body Heat, Me & My Girls), escuchar Revival es una delicia para los oídos. 
 
Sin embargo y, a pesar de debutar en el número uno de las listas de Estados Unidos (85.000 unidades) y del mundo (142.000), Mediatraffic calcula que, en 2015, sus ventas se quedaron por debajo del medio millón. El pasado 2 de febrero fue certificado como Oro en su país, pero no ha vendido medio millón de copias sino poco más de 260.000, es decir, el streaming de los tres sencillos de éxito mantienen el álbum en lista con ventas de mentira.

Desde su lanzamiento (9 de octubre de 2015), lleva despachadas 569.000 mil copias mundiales (354.000 en 2015). En cambio, Stars Dance, su predecesor, alcanzó las 900.000 mil.

 

 

Leave a reply