Discos injustamente ignorados

12 discos injustamente ignorados de 2015. Parte II

Continúa el “listado más crítica” de los doce discos que Cultura Diversa considera que han sido injustamente ignorados o infravalorados en 2015. En esta segunda parte, aparecen recogidos Piece By Piece de Kelly Clarkson, Unbreakable de Janet Jackson o The Original High de Adam Lambert.

Discos ignorados en las listas musicales de todo el mundo
(elaboración propia)


I Am – Leona Lewis

La historia de la música pop está repleta de casos de artistas que cuentan con álbumes súper ventas seguidos de otros de menor impacto. En muchos casos, esa pérdida de popularidad es paulatina o simplemente una vuelta a su estatus anterior. 

En el caso de Leona Lewis, ese descenso se ha producido de forma galopante. Si Spirit vendía 6 millones de copias, su sucesor, Echo sólo 2 y Glassheart menos de 100.000.

El descalabro de Glassheart fue debido a una caótica promoción, un cambio de estilo musical y constantes retrasos en la edición del álbum. En 2013, publicaba Christmas, with Love, un álbum inspirado en el sonido Motown, con el que, contra todo pronóstico, conseguía remontar ligeramente su carrera. 

Ante ese pequeño éxito y tras el abandono de su discográfica, Leona se puso a trabajar en I Am,este disco de regreso hacia el sonido r&b, soul con toques dance y pop.

El 7 de junio de 2015 se publicaba Fire Under My Feet, el primer single de I Am. Se trata de una motivadora composición de r&b y soul con la que Leona se acercaba al sonido de Adele. A pesar de la calidad del tema y de la evolución musical, Fire Under My Feet se estrellaba en las listas de ventas de Reino Unido (top 51) o Alemania (top 94) y ni siquiera conseguía debutar en Canadá, Australia o Estados Unidos.

Estos decepcionantes datos y la nula repercusión de Thunder y I Am, los singles posteriores, no hacían presagiar nada bueno para el quinto disco de la carrera de Leona Lewis. Y, esos malos augurios se cumplieron. 

I Am fue publicado el 11 de septiembre y no ingresó en el top 10 de ningún país. Las únicas cifras de ventas conocidas son las que Mediatraffic recogía en su primera semana en el mercado: unas modestas 24.000 copias despachadas.

The Original High – Adam Lambert

El 2012 marcó un punto de inflexión en la carrera de Adam Lambert. Ese año, publicaba Tresspasing, su segundo disco de estudio. Se trataba de un trabajo en el que el artista abandonaba los ritmos rock y glam de For Yor Entertainement (2009) y apostaba de lleno por el dance, electropop con influencias dubstep y syntpop, estilos musicales de éxito comercial esos años. 

A pesar de que con Tresspasing, Adam lambert se convirtió en el primer artista abiertamente gay en debutar en la primera posición del Billboard 200 estadounidense, lo hacía con 77.000, 121.000 menos que For Your Entertainement. 

Tras la primera semana, descendía rápidamente de todas las listas mundiales. Ningún single pudo reflotar un disco que se quedó en el entorno de las 200.000 copias mundiales. En cambio, su predecesor alcanzó el millón. En 2014, tras la publicación de un precoz grandes éxitos por contrato, Lambert abandonaba su discográfica.

El 12 de junio de 2015, llegaba al mercado The Original High, el tercer disco de Adam Lambert, un trabajo en el que, según sus palabras, mejor ha podido plasmar qué tipos de música le fascinan. 

Así, aunque el álbum discurre, sobre todo, por acertados y pegadizos ritmos EDM (After Hours, Rumors, Evil in the Night o The Original High) y Deep House (el primer sencillo Ghost Town y My Light), también hay espacio para el rock (Lucy) y el r&b minimalista (Underground).

El disco debutaba en el top 10 de mercados tan importantes como el estadounidense (top 3), británico (8), australiano (4) y canadiense (3), pero con discretas cifras. A nivel mundial y sumando los números de sus dos únicas semanas en la lista de Mediatraffic, The Original High despachó algo menos de 100.000 copias en 2015. 

Entre las causas de este fracaso, se encuentra la nefasta elección del segundo single. Another Lonely Night funciona bien como canción de disco, pero no como muestra del sonido de The Original High. 

Sobraban mejores alternativas: Rumors con Tove Lo, Lucy con Brian May y así aprovechar la gira que hace con Queen, apostar fuerte por el sonido Deep House con The Light, explotar la popularidad de los últimos años del drum & bass con Evil in the Night o Things I didn’t Say o, incluso, recurrir a una balada marca Lambert como Underground o Heavy Fire.

En su lugar, su discográfica creyó que, tras meses desaparecido de las listas, la mejor manera de levantar las ventas del álbum era con una pieza de sytnthpop genérico más próxima al sonido Tresspasing que al del disco al que pertenece.

La única alegría de esta era ha sido Ghost Town, un éxito en Alemania (certificado como Oro por la venta de 200.000 mil unidades), Holanda (tres veces Platino y 60.000), Suecia (dos Platino y 80.000), Australia (dos Platino y 140.000) y, finalmente, en Estados Unidos (Oro aunque no haya pasado del top 64).

Piece By Piece – Kelly Clarkson

Desde All I Ever Wanted (2009) y, sin contar el álbum navideño Wrapped In Red (2013), Kelly Clarkson ha lanzado el mismo disco, pero con distintos nombres. Todos siguen una línea similar a la última P!nk y se caracterizan por abordar un pop comercial de tintes motivacionales mezclado con dance, electropop, rock y alguna concesión soul.
Tanto All I Ever Wanted como Stronger (2011) fueron promocionados con diversos sencillos, entre los que se encontraban dos éxitos planetarios de similar composición, My Life Would Suck Without You y Stronger (What Doesn’t Kill You).
 
Para Piece By Piece, Kelly quiso repetir la misma fórmula, pero, en lugar de escoger éxitos potenciales como las potentes War Paint, Dance With Me o Invincible, optó por Heartbeat Song, una descafeinada y mala copia de sí misma. 

A pesar de vender un millón de copias en Estados Unidos y llegar al top siete en Reino Unido, la canción no tiró de las ventas del álbum, que, durante sus primeras tres semanas en el mercado sólo despachó, según Mediatraffic, 163.000 copias frente a las 599.000 de All I Ever Wanted o las 374.000 de Stronger, en ese mismo tiempo.

Para remediar la situación, el 18 de mayo, lanza Invincible como segundo single. Se trata del clásico tema motivacional marca Clarkson. Compuesta por Sia, parecía la baza segura para hacer remontar al disco, pero ni siquiera se asomó por el Billboard Hot.

Piece By Piece es demasiado largo y cuenta con demasiadas piezas de relleno (I Had A Dream, Someone, Second One, Let Your Tears Fall o Tightrope), pero ocurría lo mismo en All I Ever Wanted o Stronger (disco con el que recuperó público). 

Además, no todas las canciones estiran la misma fórmula, también hay espacio para la experimentación con las formidables Nostalgic (compuesta inicialmente para David Bowie y Lady Gaga), Take You High e In The Blue. Todo ello, convierte a Piece By Piece en uno de los fracasos más inexplicables de esta lista.
Portada de Piece By Piece.
Escucha las mejores canciones del disco
en estas listas de Spotify o Deezer

Stories – Avicii

Hasta 2011, el productor y DJ sueco Avicii era prácticamente un desconocido para el público internacional. Ese año, dos acontecimientos le dieron fama mundial. El primero de ellos fue el éxito comercial de su sencillo Levels y, el segundo, la polémica con Collide, el single de Leona Lewis que sampleaba, sin permiso, su canción Penguin.

Pero su momento llegó en 2013 con Wake Me Up, una canción de country house, con la que vendió más de 8,6 millones de copias en todo el mundo. Tras él, llegarían You Make Me y su disco debut, True.

En este primer álbum, Avicii dejaba claro su gusto por la inclusión de gran variedad de estilos musicales en un mismo trabajo: country house (Wake Me Up, Hey Brother, Heart Upon My Sleeve), electro house (Dear Boy, Hope There’s Someone), electro jazz (Long Road To Hell), nu disco (Lay Me Down), electro soul (Addicted to You) o dance (You Make Me). 

El 2 de octubre de 2015, tras ocho singles, llegaba a las tiendas Stories. Se trata de un disco en el que Avicii se ha mantenido fiel a lo expresado en el párrafo anterior, es decir, ha publicado otra gran colección de canciones country house (The Nights, The Days,Waiting for Love, For a Better Day, Trouble) y electro soul (Touch Me), salpicadas de otros estilos nuevos como los acertados electropop, trap, electro reggae y folktrónica de Talk to Myself, Pure Griding, Gonna Love Ya y Somewher in Stockhom respectivamente.

Sin embargo, a excepción de Waiting for Love, ninguna canción ni el álbum han seducido especialmente al público. Según Mediatraffic, en las cuatro semanas de 2015 que se mantuvo en lista, vendió tan solo 164.000 copias. True, en cambio, se acerca a los 2 millones mundiales.



Unbreakable – Janet Jackson

 Tras siete años de silencio musical en los que la cantante ha perdido a su hermano, se ha casado con el empresario Wissam Al Mana y se ha convertido al Islam, el 2 de octubre de 2015, Janet Jackson publicaba Unbreakable, su undécimo trabajo de estudio.

Se trata de un disco de r&b “marca Janet” perfecto para un regreso por todo lo alto que no se ha producido. Unbreakable  lo tiene todo para triunfar: grandes baladas, medios tiempos otoñales y potentes temas movidos.

Unbreakable cuenta con diecinueve canciones. Se inicia con el precioso medio tiempo r&b titulado como el álbum. Le siguen dos animados temas de los que no se entiende que no hayan sido singles: BURNITUP y Dammn Baby. El primero es un potente y pegadizo número de electro r&b/hip hop junto a Missy Elliot y el segundo muestra a una Janet que coquetea con el trap, género musical muy popular estos últimos años.

Tras la correcta The Great Forever, llega Shoulda Known Better, un corte que se inicia como una envolvente balada y que se convierte en un efectivo medio tiempo electrónico. A continuación, llega After You Fall, una contenida balada a piano.

Ritmos más electrónicos llegan con Broken Hearts Heal y con Night, la mejor canción de todo Unbreakable. Combina a la perfección el sonido urbano de Janet con un sofisticado house. Tampoco se entiende por qué no ha sido lanzada como sencillo.

Después llega el primer sencillo del disco, No Sleep un elegante y pegadizo número de r&b. A partir de esta canción, la calidad del álbum comienza a decaer. De toda esta zona baja, se salvan la popera de increíble solo de guitarra Take Me Away, la balada country Well Travelled y la rockabilly Gon B Alright.

Unbreakable es un disco en el que Janet Jackson parece repasar toda su carrera y querer dejar atrás el fracaso que fue Discipline (2008). Sin embargo y, a pesar de dar mil vueltas a ese trabajo, Unbreakable ha cosechado las peores cifras comerciales de su carrera. En total, las ventas mundiales no llegan a las 300.000 copias.

Delirium – Ellie Goulding

En los últimos dos años y medio, la británica Ellie Goulding ha pasado de ser una renombrada artista local con algún single de éxito internacional (Lights) a triunfar en medio mundo con el disco Halcyon, la canción Love Me Like You Do (2015) para 50 Sombras de Grey y junto a Calvin Harris en los temas I Need Your Love (2013) y Outside (2014).


El 6 de noviembre del pasado año, Goulding publicaba Delirium, su tercer álbum de estudio. Se trata de un trabajo concebido para encandilar a las masas, en el que la artista vira hacia derroteros más accesibles e inmediatos, pero, también, menos personales. 

Sin embargo y, aunque parezca contradictorio, Delirium es todo un riesgo, ya que, con él, la artista cambia de estilo musical. Pasa de la folktrónica y ritmos dubstep y tribales de corte alternativo a sumergirse de lleno en el pop electrónico comercial.

Este cambio, aún siendo menos profundo de lo que podría parecer tras el estreno del primer sencillo On My Mind (en el disco conviven tanto la Ellie de siempre como la “comercial”), ha sido suficiente para que parte del público que compró sus anteriores trabajos le haya abandonado.Ellie no es la primera a la que la jugada de pasarse a la “música comercial” le ha salido mal. Antes que ella, artistas como Christina Aguilera, Leona Lewis, Adam Lambert, Jewel, Miley Cyrus o Linkin Park también giraron hacia entornos dance con la idea de vender más y fracasaron. De todos los mencionados, por ahora, sólo Miley ha conseguido recuperarse del bache.

El caso de Ellie no parece tan dramático porque, según Mediatraffic, Delirium supera las 500.000 copias mundiales (387 mil en 2015). Aunque se sitúa lejos de los 1,6 millones de Lights o los casi dos de Halcyon, el disco vende en torno a veinte mil copias cada semana, por lo que todavía hay esperanza para que remonte.

Eso sí, con Delirium se está produciendo algo singular. Si, en el caso de Lights y Halcyon fueron singles más comerciales, Lights y Burn respectivamente, los que tiraron hacia arriba las ventas de los álbumes que las contenían, en Delirium, que se supone concebido como un Lights o Burn extendido, la situación ha cambiado. 

Ni On My Mind (el único single de éxito de esta era), ni Arms (un Love Me Like You Do 2.0), ni Something In The Way You Move parecen ser suficientes para convertir a Delirium en el súperventas que parecía que iba a ser. Sobre todo, si continúa lanzando actuaciones grabadas e imágenes de backstage como vídeos musicales.

Y vosotrxs, ¿cuáles consideráis que han sido los discos injustamente ignorados en 2015?

Leave a reply