Crítica de Joanne, el disco country de Lady Gaga

El pasado viernes 21 de octubre, se ponía a la venta Joanne, el quinto disco de estudio de Lady Gaga. En los prácticamente tres años que separan el lanzamiento de Joanne del de ARTPOP, Lady Gaga ha publicado un álbum de jazz junto a Tony Bennett (Cheek to Cheek, 2014), una canción para la película The Hunting Ground (Till It Happens to You) y ha ganado un Globo de Oro por su papel en American Horror Story: Hotel.

joanned

Portada de Joanne

Joanne es, según la propia Lady Gaga, el primer trabajo de la cantante creado sin tener en mente una idea conceptual vertebradora. Simplemente, habla de sí misma, sin más pretensión que la de mostrar su cara más personal. Por eso, lo ha llamado Joanne, su segundo nombre y el de su tía por parte de padre, que murió a los 19 años. Desde que Gaga hiciera las primeras apariciones públicas para presentar este disco, su indumentaria country ha vuelto a reavivar las comparaciones con la Madonna de Music y American Life, pero ¿están justificadas? En este artículo, además de analizar Joanne, respondemos a esta pregunta.

La era Joanne de Lady Gaga

A mediados de agosto, Lady Gaga anunciaba el lanzamiento de un nuevo sencillo, Perfect Illusion, que llegó el 9 de septiembre. Se trata de una canción de disco-rock con toques psicodélicos compuesta por la propia Gaga, Kevin Parker (vocalista y guitarrista de la banda australiana de pop/rock psicodélico Tame Impala), Mark Ronson (el de Uptown Funk) y producida por BloodPop. Perfect Illusion es una canción corta, contundente, difícil de escuchar al principio debido a unos cambios de tono muy bruscos que, sin embargo, no impiden que el tema resulte 100% Gaga e increíblemente pegadizo.

El rendimiento comercial de Perfect Illusion ha sido modesto. La canción debutaba dentro del top 40 de los mercados musicales más importantes (top 15 en Estados Unidos, top 12 en Reino Unido, top 1 en Francia, 14 en Australia o 31 en Alemania), pero se desinfló muy pronto.

Según Mediatraffic, en todo el mundo, lleva casi medio millón de copias más puntos de streaming acumulados en cinco semanas, unas cifras muy diferentes a las que estaba acostumbrada. En ese mismo tiempo, los singles de presentación de The Fame, The Fame Monster, Born This Way y ARTPOP llevaban 415 mil copias (pero cada semana la cifra de ventas subía), 1,24 millones, 2,4 millones y 1,5, respectivamente.

Peor suerte ha corrido Million Reasons, publicada el 6 de octubre como sencillo promocional, pero ese varapalo ha quedado compensado con las excelentes críticas que ha recibido. Y no son para menos porque Million Reasons no es únicamente una preciosa composición country, sino también, una de las mejores baladas de la carrera de Lady Gaga, quien parece haber nacido para hacer brillar cualquier género musical que cante.

Eso sí, no se trata de la primera incursión en el country de la artista, ya que Brown Eyes de The Fame, You and I de Born This Way y Born This Way (The Country Road Version) de la Special Edition de Born This Way ya se movían por ese terreno musical. Además de Million Reasons, tres días antes del lanzamiento de Joanne, Lady Gaga liberaba otro adelanto del disco, A-YO, una original y pegadiza composición entre el country rock y el doo-woop.

Finalmente, el 21 de octubre, llegaba al mercado Joanne. Si contamos la edición Deluxe y la especial para Japón, en las que vienen las versiones demo de Angel Down y Million Reason, respectivamente, son catorce las canciones que componen la etapa Joanne de Lady Gaga.

La estela marcada por Perfect Illusion, es decir de canciones uptempo (de ritmo enérgico o rápido) de inspiración rock, continúa en la empoderadora Diamond Heart (de rock ochentero), la ya mencionada A-YO y la sobresaliente John Wayne, una fantástica combinación de rock electrónico, ecos country y psicodelia.

En la vertiente más Million Reasons, es decir, la más próxima al country/folk americano tradicional, se encuentran la preciosa Joanne (junto a Million Reason, la mejor balada del disco), las correctas Sinner’s Prayer y Grigio Girls, la singular Just Another Day (dedicada a David Bowie, combina country con jazz) y la emotiva Angel Down (dedicada a Trayvon Martin, adolescente afroamericano desarmado que murió tras recibir los disparos de un policía estadounidense).

Además, Joanne cuenta con otras tres canciones que no pueden meterse en ninguno de los dos grupos anteriores: Dancin’ In Circles, Come to Mama y Hey Girl. La primera, co-escrita por Gaga y Beck, es una una extraña y totalmente prescindible composición dancehall que alaba la masturbación. De hecho, Dancin’ In Circles supone el “momento WTF o descoloque” del álbum, una tradición en la discografía de Lady Gaga:

  • En The Fame desentonaban Summerboy, Disco Heaven, Again Again y Brown Eyes.
  • En The Fame Monster, Teeth y Speechless.
  • En Born This Way, Americano.
  • Y en ARTPOP, el título de “canción WTF” recaía sobre MANiCURE y Jewels n’ Drugs.

Entre el pop psicodélico y el funk está Hey Girl, el dueto de Lady Gaga con Florence Welch de Florence + The Machine. No es la colaboración que podría esperarse de estas dos grandes de la música actual, pero sí es un número disfrutable que crece con las escuchas. Por último, llega el turno de Come to Mama, tema en el que los mejores soul y góspel toman las riendas.

Music & American Life de Madonna versus Joanne de Lady Gaga

madonna vs lady gaga

Las portadas de Music y Amreican Life de Madonna y la de Joanne de Lady Gaga (de arriba a abajo empezando por la izquierda)

  • Los sonidos orgánicos de Music & American Life de Madonna pertenecen al estilo folk/pop, nunca al country. Además, la Reina del Pop apoya esas composiciones en bases electrónicas, no como la Lady Gaga de Joanne que, concesiones psicodélicas aparte, se sumerge de lleno en el country y folk más tradicionales.
  • Joanne sí contiene algún escarceo pop o “experimental”, pero nada comparable a Impressive Instant, esa obra maestra techno/trance de Music totalmente alejada de las guitarras acústicas.

  • Joanne y Music sí coinciden en que ambos están presentados por singles, Perfect Illusion y Music, respectivamente, que no son representativos del sonido general del disco. Sin embargo, esta similitud es muy pequeña, ya que Music es una canción comercial y, en cambio, la de Lady Gaga, aunque se pega como el chicle, no puede clasificarse como un sencillo ideado para las masas. Asimismo, Joanne y Music también se parecen en que en las portadas de los dos, tanto Gaga como Madonna llevan sombrero.

Nuestro veredicto final sobre Joanne de Lady Gaga

A finales de 2015, el cantante español Aitor Osuna decía en Sergio Opina que tenemos la mala costumbre de asociar la profesión de cantante o de músico con la fama, como si la una llevara a la otra. En muchos casos, sí ocurre que el artista triunfa, pero su motivación no es el éxito, sino expresarse de la mejor manera que sabe, a través de su voz y las letras de sus canciones.

Lady Gaga comparte esta misma reflexión, algo que dejó ver, con diferentes palabras, a finales de 2015 en una charla en la Universidad de Yale sobre cómo superar la depresión: diciendo no a lo que realmente no quiere hacer o en lo que no cree.

Ahora, con Joanne confirma que su discurso sobre encontrarse a sí misma y centrarse en la idea de que su talento está para ofrecer algo al mundo va más allá de unas palabras bonitas. Joanne es, según la propia cantante, un trabajo auténtico con el que busca conectar de una forma profunda con el mundo. Pero sobre todo, Joanne es el disco que Lady Gaga ha querido hacer en este momento de su vida porque refleja a la perfección cómo es ella ahora. Además de las buenas intenciones, con Joanne, Lady Gaga nos vuelve a entregar un disco repleto de grandes canciones.

En definitiva, con Joanne, Lady Gaga sigue demostrando que puede cantar cualquier estilo musical que se le antoje y seguir sonando indiscutiblemente a ella misma. Por tanto, puestos a pedir, ¿qué os parecería que sacase un disco de rock/metal, a tenor de los cientos de remixes/versiones de sus canciones en ese estilo que circulan por Youtube?

Leave a reply