One More Light de Linkin Park

Crítica canción a canción de One More Light de Linkin Park

Tres meses después de Heavy, el sencillo con el que Linkin Park desconcertó a todxs sus seguidores, llega al mercado One More Light, el sépitmo disco de estudio de la banda estadounidense. Sucede a The Hunting Party (2014), el álbum con el que, tras sucesivos experimentos (Minutes to Midnight, A Thousand Suns y Living Things), regresaban a un sonido próximo al de sus comienzos. One More Light de Linkin Park viene precedido por adelantos muy próximos al pop, pero ¿es así todo el trabajo? Os lo desvelamos a continuación.

Era one more light de linkin park

Las principales portadas que marcan la era One More Light de Linkin Park, las de las canciones Heavy, Battle Symphony, Good Goodbye e Invisible, sobre la portada del disco (fuente: elaboración propia).

Análisis de cada una de las canciones que componen el largo

One More Light de Linkin Park arranca con Nobody Can Save Me, que combina diferentes géneros musicales. Empieza sonando a un sutil tropical house al estilo del de The Chainsmokers y, después, incorpora guitarras eléctricas, batería y ligeros ecos dubstep. En un principio, el adjetivo más apropiado para describir Nobody Can Save Me es decepcionante, pero, sin ser ninguna maravilla, durante las sucesivas escuchas de One More Light, esta canción termina convirtiéndose en una de las pistas más destacadas de todo el disco.

Good Goodbye, el tercer adelanto de One More Light, es clavado a Lost In The Echo de Living Things, solo que en formato medio tiempo y desprovisto de toda la garra electrorock del tema al que recuerda. Aunque cuente con un ritmo sosegado, se trata de una composición 100 por 100 Linkin Park, que no habría desentonado en Meteora (2003) o en ninguno de sus discos posteriores, a excepción de The Hunting Party.

Durante la primera escucha de One More Light, Talking to Myself es la primera canción que convence. Eso sí, resulta tremendamente predecible y está a un nivel muy inferior de cualquier tema de rock electrónico de Linkin Park.

A continuación, llega Battle Symphony, el segundo avance que conocimos de One More Light de Linkin Park. Sigue la estela del popero Heavy, pero con una dosis mayor de protagonismo para las guitarras eléctricas, aunque su sonido haya sido distorsionado. Sin duda, Battle Symphony es un tema que gana con las escuchas, un grower en toda regla, que ha pasado de ser aquel adelanto que enfriaba el interés por el nuevo trabajo de Linkin Park para convertirse en una de las mejores canciones de todo el disco.

Invisible, la siguiente pista, se publicó una semana antes del lanzamiento de One More Light. Es un precioso medio tiempo electrónico, muy en la línea de las grandes canciones más lentas de la banda (podría haber formado parte de A Thousand Suns), pero adaptada al sonido de este trabajo.

A Heavy le ocurre algo similar que a Battle Symphony. En un principio, su sonido tropical house repelía en una banda como Linkin Park, ya que, a pesar de todo lo que han experimentado con su música, los primeros singles de todos sus trabajos siempre hacían gala de mayor potencia sonora.

One More Light de Linkin Park Kiiara

Kiiara, la voz femenina de Heavy, es una cantante estadounidense cuya canción más exitosa es Gold (2015).

Sin embargo, tras unas pocas escuchas desprejuiciadas, esta particular combinación de tropical house, electro r&b y pop/rock atrapa y suena natural en el repertorio de los californianos. Una de las razones de ello es que el estribillo de Heavy está cantado de la misma forma épica que la inmensa mayoría de los estribillos linkinparknianos.

Otra interesante fusión de estilos es Sorry For Now. Cuenta con moombahton, pop, dusbstep y rap “marca Linkin Park” previo a un despliegue guitarrero. Estos 2 últimos resultan muy similares a los mismos de Waiting For The End de A Thousand Suns. De hecho, Sorry For Now sería una canción redonda si no fuera porque recuerda de forma inevitable a la mencionada, por mucho envoltorio del estilo Lean On de Major Lazer que tenga.

Halfway Right es un tema anodino que se mueve entre el trip hop, el hip hop y el piano pop. No está mal, ahí escondido casi al final del disco, pero no solo no deja huella, sino que aburre. Se trata de la clásica canción insulsa que todos los discos de Linkin Park contienen. Algo similar ocurre con One More Light, una minimalista balada donde lo importante es la voz.

Y… el momento folk, una rara vis en la carrera del grupo, llega con la delicada Sharp Edges. Sin duda, la mejor forma de poner punto y final a One More Light.

Nuestro veredicto sobre One More Light de Linkin Park

CBS One More Light de Linkin Park

Chester Bennington, co-vocalista de Linkin Park, durante el concierto de presentación de One More Light en CBS Radio.

Una vez superado que One More Light de Linkin Park no es un disco cargado de rabia roquera como fue The Hunting Party ni de, salvo excepciones, potentes guitarras como el resto de sus trabajos y, tras varias escuchas, queda claro que los componentes de la banda californiana han llegado a la misma etapa musical en la que viven Paul McCartney, Björk, Mónica Naranjo, Lady Gaga, Green Day o The Rolling Stones. Nos referimos a ese momento en el que lanzan la música que les apetece porque pueden, ya que están de sobra consagrados.

Sin embargo, con cada nuevo álbum, Linkin Park pone de manifiesto que, por mucho envoltorio experimental y/o empeño para sonar actuales y, al mismo tiempo, a ellxs mismxs, las ideas se les agotan. Sí, de vez en cuando, dan con algún gancho interesante, pero, en la mayoría de los casos, no es ni la sombra de lo que fueron. Y One More Light es eso, un trabajo inofensivo, repleto de agradables, pero poco memorables melodías.

En definitiva, por mucha evolución que anuncien, con este disco se hace evidente que lxs Linkin Park han perdido la capacidad para sorprender (salvo excepciones tipo Sharp Edges) y que llevan ya bastantes años tirando de las mismas fórmulas. Por todo lo expuesto, concluimos que One More Light es, con diferencia, el peor disco que Linkin Park ha publicado en toda su trayectoria.

25 comments

  1. Maria 1 septiembre, 2017 at 19:54 Responder

    Yo soy fan dsd los comienzos . Este disco … No será d mis favoritos pero hay canciones q m gustan mucho. Reconozco q es un disco personal , íntimo o porque no … Pueden permitirse hacer un giro o un cambio . Acaso en la vida real no lo hacemos el resto ? . Los q pasamos la adolescencia con Linkin park ya bailamos en los treinta y picos . Ya somos maduros , trabajamos , con familia y otras necesidades e inquietudes q tras aquellos años de hastío, cabreados con el mundo ,cambios hormonales , comprendiendo la sutil adolescencia etc en la q Chester con su voz nos hacía el favor de expresar lo q el resto queríamos y darle esa fuerza y sentir como Linkin park eran nuestros colegas , psicoterapeutas y algo muy nuestro . Ya sin Chester y sin saber hacia dnd se dirigirá la banda … Los verdaderos soldiers seguiremos a su lado . Gracias por tu crítica constructiva en toda regla

  2. Camilo 22 agosto, 2017 at 21:57 Responder

    Pues… que decir? El disco si tiene calidad, decir que no la tiene es desconocer todo el trabajo que en cada canción se nota. La primera vez que lo escuché completo estaba decepcionado, creí que era otras 9 “heavy” sin sentido. Pero lo he ido digiriendo cada vez mas y me sorprenden las cosas nuevas que se van encontrando. Por ejemplo, “halfway right” en mis primeras escuchas era basura pura, ahora es la que mas me gusta, y no es porque sea fan de la banda y me haya acostumbrado a su sonido, es que la verdad el álbum tiene mucha calidad que a priori no se detecta.

    Lo que dicen en los comentarios anteriores es cierto, es un disco diferente y no debe ser juzgado por los trabajos anteriores o por el estilo de la banda.

    No quiero parecer parcializado por ser seguidor de la banda, pero de verdad que el disco muestra una faceta interesante, con letras muy sentidas, que a quienes entramos en una etapa de madurez, nos llegan mas que los gritos y las guitarras distorsionadas. Ahora, que tiene puntos malos, si. Creo que a diferencia de lo que piensan quienes esperaban un disco de rock, “talking to myself” es uno de los puntos bajos del álbum, se torna predecible y nos lleva a compararla con anteriores éxitos que suenan parecido, claramente esta canción no tiene el nivel de clásicos como “crawling” o “numb”. También considero punto bajo la canción que le da nombre al disco, “one more light”, a pesar de que tiene un significado especial para los fans y es realmente una balada muy sentida, creo se queda corta la letra, que es el ingrediente especial del disco, da la sensación de que les falto dedicarle un poco mas a su composición.

    “Sharp edges” no es una mala canción, la he ido digiriendo y le he encontrado cosas interesantes que no se esperaban de Linkin Park, no es de mis favoritas pero entrarían en la bolsa de canciones que incluiria en una play list.

    Es curioso que a pesar de no ser un álbum muy apreciado por los criticos ni con buenos comentarios, personalmente no le encontré canción para pasar o u omitir cuando el disco suena completo, situación que si me pasa en el MTM cuando suenan “in between” o “hands held high”, en ATS con “robot boy”, en LT con “skin to bone” y hasta en el THP cuando “war” hastía.

    Mejores canción: “Battle Symphony”
    Tesoro escondido: “Halfway Right” e “Invisible”
    Canciones que sorprenden: “Sorry for now” y “Shap edges”
    Canciones que con cada play se vuelven mejor: “Invisible”, “Halfway Right” y “Heavy”
    Canciones que no incluiria en una play list de LP: “One more light”
    Recuerdan el sonido y estilo de siempre:”Good good bye”

  3. Ana 26 julio, 2017 at 16:54 Responder

    La verdad que este disco me hace recordar cuando Metallica lanzó Load y Re-Load, ocurrió algo muy parecido entre la fanaticada. Respecto a la crítica del disco la encuentro acertada de cierta forma, claramente este disco de la banda es diferente a los cargados de gritos y de rabia por decirlo de alguna manera de los anteriores. Encontré que el disco mezcló muy bien los sonidos actuales y que claramente la voz de Chester no es sólo gritos, de hecho tiene una excelente calidad vocal. La primera vez que lo escuchas es inevitable escucharlo con el cerebro en modo expectativa (pensando en que Chester aparecerá gritando), pero cuando lo escuchas la segunda vez y lo haces sin la expectativa, es un disco en que cada canción tiene un mensaje desde una visión más madura, el sentimiento en cada una de ellas se puede sentir, no es el “enojo” de los otros discos sino mas bien, melodías que causan una reacción positiva (al menos a mí me causó la sensación de “no te rindas”, en particular con Battle Symphony). La verdad que la pérdida de Chester todos la sentimos y para mí este disco demuestra que es una banda que puede hacer un disco totalmente diferente y sigue siendo bueno.

    Saludos 😉

  4. Alex 22 julio, 2017 at 05:55 Responder

    Pues a mi en lo particular me encantó el disco completo! Y lamento tanto no volver a escuchar su voz y quién sabe si el grupo vuelva a tocar después de esta tragedia 🙁

  5. Ignacio 14 julio, 2017 at 18:19 Responder

    Muy objetiva la crítica. Más allá de si me gustó (me encantó, la verdad), el disco es sólido y bien producido, pero en comparación se queda corto. Muy bueno el análisis canción por canción, donde no se limitaron a decir “otra canción pop” y exprimieron cada canción al máximo. Eso sí, creo que las descripciones de Halfway Right y One More Light merecían un poco más de análisis.

  6. Oliver 27 junio, 2017 at 22:54 Responder

    No me gustan la mayoría de las críticas porque la gente lo crítica como si estuvieran criticando un disco de rock y por eso todas las críticas son malas. NO es un disco de rock y no hay que criticarlo como un disco de rock.
    En mi opinión no siempre lo importante es la música, muchas veces el sentimiento y la manera de decir las cosas es la clave y este es un álbum de sentimientos, de nostalgia; donde Chester toma claramente el protagonismo y dice y hace lo que quiere y eso es lo importante.
    Para mí es un muy buen álbum y me encanta que Linkin PARK siga experimentando que eso es lo que siempre les ha hecho únicos.

    • Víctor Berzal de Miguel 28 junio, 2017 at 08:20 Responder

      Como habrás visto, nostrxs lo hemos analizado como disco, sin más, sin la etiqueta rock. Y es justo alejado de esa etiqueta que no nos parece un buen álbum. De hecho, su sonido experimental en este trabajo cae en los mismos vicios de discos anteriores y la originalidad brilla por su ausencia. Las emociones y los sentimientos están bien, pero si sacas un disco, qué menos que tenga cierta calidad.

  7. Ricard 13 junio, 2017 at 23:23 Responder

    Que decir de un disco entero sólo Talking to myself es buena pues el disco es un fracaso un asco… lo siento pero es lo que es… resignacion a esperar el próximo disco.

  8. Jorge13 4 junio, 2017 at 16:14 Responder

    He escuchado el disco una sola vez y, aunque no soy muy de dejarme llevar por la primera impresión (en Living Things encontré más cosas que me gustaban con las escuchas), he de decir que estoy de acuerdo con la valoración general del disco. En “Talking to myself” comencé a emocionarme un poco al ver que Chester metía un poco más de garra en el estribillo, pero con cada canción posterior, a excepción de “Battle shympony”, que me la esperaba y me gustaba, me iba decepcionando un poco más. El concepto general del disco es bastante insulso.
    Creo que estos giros de estilo que pegan en cada disco se deben a eso que tu llamas “falta de ideas”, aunque mi impresión no llega hasta este punto, ya que The Hunting Party me pareció un discazo y sí encontré muchas y muy buenas ideas en él, tras discos donde ya mucha gente señalaba esa supuesta falta de ideas. Creo que buscan frescura en estas reinvenciones, pero la banda tiene unas líneas rojas, por llamarlo de algún modo, para muchos de sus seguidores, y una de ellas es la garra. Creí que Linkin Park no haría nunca un disco sin un solo grito de Chester. Bueno, pues lo ha hecho y no me ha gustado.

    Supongo que con las escuchas se me irá haciendo más ameno y digerible, pero creo dificil que salga de la posición de “peor disco de Linkin Park”. Lo que más rabia me da es que no volveremos a tener material nuevo de la banda hasta, por lo menos, otros tres años.

  9. alejandro 4 junio, 2017 at 05:19 Responder

    bueno pues a mi me gustaron algunas canciones desde la primera hasta la septima por que las ultimas tres me parecieron feas no me gusto que hayan vuelto a ser pop yo queria algo mas rockero pero es buena la critica saludos desde mexico

  10. Facundo 25 mayo, 2017 at 22:40 Responder

    A mí me gustó el disco. Igualmente en un primer momento pensé “qué mierda es esto?”. Sin embargo al escucharlo por segunda vez lo percibí más melódico que al principio.
    Me parece que la crítica que escribieron es correcta aunque no estoy para nada de acuerdo en la forma en la que analizaron a halfway right, al tildarla de insulsa. Creo que ese tema es de lo mejor del disco. Tampoco coincido en que sea el peor disco. A mí me resulta mucho menos agradable escuchar the hunting Party, una placa en la que chester se dedicó más a gritar que a cantar. Pero Bueno, este es mi punto de vista, tan subjetivo como la crítica a one more light. Abrazo.

  11. Nico 25 mayo, 2017 at 22:26 Responder

    Es un disco perfecto para dormirse, en serio intente ponerlo en mi playlist de spotify y no aguante, casi me duermo jajaj, para mi el ultimo trabajo decente de ellos fue minutes to midnight, y un par de canciones de living things. Buena critica, saludoss

  12. José Antonio 24 mayo, 2017 at 21:07 Responder

    Buena crítica. Estoy completamente de acuerdo en todo… En fin, que después de ‘The Hunting Party’ (que fue un álbum muy notable, y de mis favoritos del grupo), saquen esta mierda tan gorda, dan ganas de no volver a escuchar nada más de ellos xD

Leave a reply