Melodrama de Lorde

Melodrama de Lorde: la soledad forma parte de la vida

El pasado 16 de junio se puso a la venta Melodrama de Lorde, el disco que sucede al exitoso Pure Heroine (2013) de la artista neozelandesa. Este trabajo llega precedido por Green Light, su primer sencillo en año y medio, y Perfect Places, 2 canciones que se han quedado muy lejos de las millonarias cifras de Royals y Team.

Review Melodrama de Lorde

La preciosa portada del Melodrama de Lorde.

¿Quién es Lorde?

Ella Maria Lani Yelich-O’Connor, conocida internacionalmente por su nombre artístico Lorde, nació el 7 de noviembre de 1996 en Auckland, la ciudad más poblada de Nueva Zelanda. Inició su carrera artística en 2008, cuando fue descubierta por Scott Maclachlan, productor musical de la discográfica estadounidense Universal Music Group (Justin Bieber, Ariana Grande, Chenoa o Tokio Hotel [estxs 2 últimxs, en el pasado]).

Tras firmar un contrato con Universal en 2009, Lorde comenzó a componer sus propias canciones y, a finales de 2012, autopublicó en SoundCloud su EP debut, The Love Club. En un principio, el EP pudo descargarse de forma gratuita, pero cuando se superaron las 60.000 descargas, Universal Music Group lo lanzó de manera oficial a la venta, en marzo de 2013. De esta manera, The Love Club llegó al número 2 de las listas neozelandesas, australianas, al 22 de las canadienses y al 23 de las estadounidenses.

Royals, la puerta al reconocimiento internacional de Lorde

The Love Club contenía el mayor éxito de Lorde hasta la fecha, Royals, la 191ª canción más vendida de la historia. Fue número 1 en 10 países, entre los que se encuentran Nueva Zelanda, Canadá, Israel, Reino Unido y Estados Unidos. En este último, además, Lorde se convirtió en la cantante más joven en colocar un sencillo en la cima del Billboard Hot 100 desde que lo lograra la estadounidense Tiffany Darwish en 1987 (ambas lo consiguieron con 16 años).

Melodrama de Lorde Pure Heroine

Portada de The Love Club EP y las ventas totales de Royals, según Media Traffic.

En Royals, considerada un himno para la generación Millennial (lxs nacidos entre 1982 y 2004), Lorde canta sobre la ostentación desmedida de muchxs cantantes, un lujo con el que, en la época en la que el tema fue compuesto (2012), ella solo podía soñar.

Antes de su disco debut, Pure Heroine (publicado en septiembre de 2013), Lorde lanzó las canciones Tennis Court y Team, muy parecidas al estilo de Lana del Rey. A pesar de la similitud entre estas composiciones y otras del álbum con la música de la artista estadounidense, Lorde negó estas influencias al asegurar que las alusiones de del Rey al alcohol, los coches y la ropa apestaban.

Un año después, en una jugada similar a la del Swish Swish de Katy Perry, Lana del Rey declaraba que la canción Fuck My Way Up to The Top de Ultraviolence iba dirigida a “una artista que le criticó, pero que después triunfó copiando descaradamente su estilo”.

Polémicas aparte, sí es cierto que, aunque la voz de Lorde recuerde irremediablemente a la de Lana y muchas de sus canciones cuenten con bases, entre el hip hop y el trip hop, parecidas a las del disco Born to Die, Pure Heroine es un disco de música minimalista alejado del baroque pop de del Rey. Entre 2013 y 2014, según Media Traffic, Pure Heroine vendió, al menos, 2,9 millones de copias en todo el mundo.

El camino hasta Melodrama

Durante 2014, Lorde fue la encargada de escoger los temas que conforman la banda sonora de The Hunger Games: Mockingjay, Part 1 (la 3ª película de Los Juegos del Hambre). Además de seleccionar, Lorde cantó en 4 de las pistas incluidas, en las sensacionales Meltdown y Yellow Flicker Beat y en el remix con Kanye West de esta y en Ladder Song (original de la banda estadounidense Bright Eyes).

Asimimo, participó en la composición de las 3 primeras, All My Love (de Major Lazer junto a Ariana Grande) y This Is Not a Game (de The Chemical Brothers junto a Miguel).

Mockingjay, Part 1 no fue el primer contacto que tuvo Lorde con la saga de Los Juegos del Hambre, ya que en 2013, su versión del clásico de Tears for Fears Everybody Wants to Rule the World aparecía en la pista 8 de la banda sonora de esa película.

Casi un año después de la BSO de Mockingjay, Part 1, se publica una nueva canción en la que interviene Lorde, Magnets. Se trata de una colaboración con el dúo británico de música electrónica Disclosure y su primer contacto con el uk garage.

Antes de todo esto, durante la primera mitad de 2014, Lorde anuncia que su segundo disco de estudio será totalmente diferente a Pure Heroine. ¿Ha cumplido con lo prometido?

¿En qué consiste Melodrama de Lorde?

Más de 3 años después de la publicación de su debut, el pasado 2 de marzo, Lorde lanzaba Green Light, el primer sencillo de Melodrama. La canción se aleja de los ritmos hip hop/synthpop de Pure Heroine y se sumerge en un sutil y bailable electropop de tintes oscuros, que funciona a la perfección para hacernos partícipes de la historia que narra Lorde.

Green Light es una canción sobre olvidar a la persona amada (de hecho, Melodrama es un disco post-ruptura). Lorde aún no lo ha conseguido, pero quiere hacerlo. Está en el camino, deseando que en su corazón aparezca esa luz verde que le permita seguir con su vida.

Tras alcanzar el número 1 en Australia, el 4 en Australia, el 9 en Canadá, el 20 en Reino Unido o el 19 en Estados Unidos, según Media Traffic, 907 mil son las copias que vendió Green Light durante las 9 semanas que formó parte del top 40 mundial.

Esta aceptable, pero, al mismo tiempo, modesta cifra para una artista venida de un debut tan exitoso como Pure Heroine, denota que el cambio de sonido no ha encandilado a la mayor parte de sus seguidores. De esta manera, Lorde se ha sumado a la lista de cantantes femeninas cuyos singles de regreso en 2017, sin considerarse fracasos, no han entusiasmado como se esperaba: Katy Perry, Nicki Minaj, Miley Cyrus y Selena Gomez.

El segundo sencillo del Melodrama de Lorde es Perfect Places, la última canción del álbum. En este tema, la cantante nos habla de cómo es la visión que tiene, en la actualidad, de lo que es la vida de lxs jóvenes de 19-20 años. Concretamente, de la vida nocturna, de lo que supone salir por la noche y beber: evadirse hacia lugares perfectos, ligar y tener sexo, vivir y morir de forma figurada. Las noches dan mucho de sí.

Alegría, tristeza, sufrimientos, soledad, decepciones… eso es la vida

Todo Melodrama transcurre en una fiesta nocturna, la excusa perfecta para que Lorde nos cante sobre los altibajos emocionales propios de la juventud (sí, lxs jóvenes también nos ponemos tristes. Gracias Lorde por recordárselo al mundo del entretenimiento) y sus reflexiones sobre:

  • Cómo creemos ser (Liability Reprise, Homemade Dynamite).
  • El amor (The Louvre, Sober II).
  • El dolor y las formas de disfrazarlo (Sober, Perfect Places).
  • La soledad (Liability, Loveless).
  • Las rupturas (llevan aparejadas soledad) y el proceso de superación de las mismas (Green Light, Hard Feelings, Supercut, Writer In The Dark).

En definitiva, durante más de 40 minutos, Lorde nos enseña la vida tal y como es, sin adornos. “Así lo he vivido, así es para mí y así os lo hago llegar” podría haber sido, perfectamente, la descripción de este trabajo.

Y esta sinceridad es el principal valor de Lorde, una virtud de la que ha hecho gala desde el inicio de su carrera. En Pure Heroine mostraba que lxs adolescentes son mucho más que lo que saca Disney Channel o muchas películas comerciales, es decir, personas preocupadas por el paso del tiempo y que pueden sentirse viejas/acabadas, a pesar de su juventud.

En ninguno de sus 2 discos, Lorde soluciona sus problemas de fiesta (no hay una fórmula mágica), sino que convive con ellos si no es todo el tiempo, una gran parte de él, como hacemos todxs, porque así es la vida.

La música del Melodrama de Lorde

A nivel lírico, Melodrama es impecable, sobre todo, porque, como hemos dicho, es auténtico (Lorde tiene 20 años y no pretende disimularlo). Pero, a nivel musical, ¿cómo es Melodrama?

Se trata de un disco mucho más variado en ritmos que Pure Heroine, que era bastante monótono y, por momentos, aburrido. Además, Melodrama presenta un sonido más convencional que su antecesor y, aunque mantenga la pátina alternativa de estribillos sutiles, también resulta mucho más inmediato.

Asimismo, el segundo álbum de Lorde se debate entre los estilos musicales similares a los de Pure Heroine (Sober, Homemade Dynamite, Perfect Places, Liability Reprise, Hard Feelings, Loveless y la magistral Sober II) y los nuevos, más orientados a la pista de baile (las excelentes Green Light, Supercut y The Lovre) o a las baladas a piano (Writer In The Dark [recuerda muchísimo a Lana del Rey] y la preciosa Liability).

Por tanto, respecto a la pregunta que nos hacíamos al principio, Lorde cumple a medias, ya que incluye nuevos ritmos, pero sigue fiel a esas originales bases hip hop/trip hop de Pure Heroine. Aunque, eso sí, lo hace con unas canciones mucho más pegadizas.

Leave a reply