Crítica The Thrill of It All de Sam Smith

Lo nuevo de Sam Smith y otros discos pendientes

Ya está aquí The Thrill of It All de Sam Smith, el segundo disco del artista conocidx como la versión masculina de Adele. Presentado por Too Good at Goodbyes, una delicada balada de un sonido continuista respecto a In The Lonely Hour (un debut que ya ha superado la barrera de los 7 millones de copias mundiales), The Thrill of It All de Sam Smith llega con el objetivo de convertirse en uno de los mayores éxitos comerciales de 2017.

The Thrill of It All de Sam Smith crítica

Portada de The Thrill of It All de Sam Smith.

Sam Smith versus Adele

Datos de interés SAM SMITH ADELE
País de nacimiento Reino Unido Reino Unido
Estilo predominante en su discografía Soul Soul
Disco que le dio fama mundial In The Lonely Hour (2014, debut).
Más de 7 millones de copias mundiales.
21 (2011, segundo trabajo).
Más de 28 millones de copias mundiales.
Sucesor The Thrill of It All (2017).
Cifras por ver.
25 (2015).
Más de 21 millones de copias mundiales.
Canciones más exitosas
(fuente de cifras: Mediatraffic)
Stay With Me (#1 en 6 países, incluido RU y #2 en EEUU). 8,3 millones mundiales.
I’m Not The Only One (top 10 en RU, EEUU y 12 países más). Más de 4 millones mundiales.
Lay Me Down. Más de 1,2 millones mundiales.
La La La (junto a Naughty Boy). Más de 3 millones mundiales.
Too Good at Goodbyes (#1 en RU y #5 en EEUU, entre otrxs). Casi 1,7 millones mundiales en 8 semanas.
Rolling In The Deep (#1 en 16 países, incluido EEUU). 11,9 millones mundiales.

Someone Like You (#1 en 15 países, incluidos RU y EEUU). 9,7 millones mundiales.

Set Fire to the Rain (#1 en 6 países, incluido EEUU). 6,7 millones mundiales.

Skyfall (#1 en 15 países, #2 en RU y #8 en EEUU). Más de 5,4 millones mundiales.

Hello (#1 en 32 países, incluidos RU y EEUU). 11,1 millones mundiales.

Send My Love (To Your New Lover). En torno a los 3 millones mundiales.

Globos de Oro Writing’s on the Wall, tema oficial de James Bond Spectre (2015). En torno al millón mundial y primer número 1 en Reino Unido para un tema de James Bond. Skyfall, tema oficial de la entrega de James Bond del mismo nombre (2012).
Óscars Writing’s on the Wall. Sky Fall
Vinculación al colectivo LGTB Gay visible.

Respecto a su identidad de género, no sabe cómo etiquetarse (no hace falta que lo haga), pero ha declarado que se siente tanto hombre como mujer.

Defensora del matrimonio igualitario.

Educa a su hijx Angelo al margen de los roles de género.

La canción Set Fire to the Rain. Es un himno LGTB, ya que, según sus propias palabras, habla del amor y del dolor universal, sin diferenciar heterosexualidad de las realidades no normativas.

¿Qué ofrece The Thrill of It All de Sam Smith?

En el plano lírico, The Thrill of It All de Sam Smith no trae consigo ningún cambio. La mayoría de las canciones tratan sobre algún tema vinculado a las relaciones de pareja, ya sea el amor, la soledad o el arrepentimiento por errores cometidos.

Canción a canción The Thrill of It All de Sam Smith

Tracklist de The Thrill of It All de Sam Smith (elaboración propia).

La única que se sale un poco de esa tónica es Scars. En ella, Smith agradece a sus padres, divorciadxs y felices con sus vidas, todo el amor recibido por cada unx de ellxs, ya que ese afecto ha logrado que se desvanezcan sus cicatrices.

The Thrill of It All de Sam Smith canción a canción

Las pistas clave
  • Too Good At Goodbyes (soul con góspel).
  • Say It First (balada sin góspel, mucho más pop de lo que nos tiene acostumbradxs). Se trata de uno de los cortes más novedosos, a nivel musical, de todo The Thrill of It All de Sam Smith. Eso sí, se encuentra muy lejos de Money On My Mind, el primer sencillo de In the Lonely Hour.
  • One Last Song (soul acompañado de ecos jazz).
  • Midnight Train (medio tiempo pop). La edición Drowning Shadows del debut del cantante contenía 2 canciones versionadas, How Will I Know de Whitney Houston y Love Is a Losing Game de Amy Winehouse. Pues bien, debido a la increíble similitud entre Midnight Train y Creep de Radiohead, en Cultura Diversa, nos preguntamos si la cuarta pista de The Thrill of It All de Sam Smith es el cover de rigor del álbum.

  • HIM (soul con góspel en segundo plano, que nunca llega a explotar del todo). Es una composición en la que Sam Smith se reafirma como gay ante Dios.
  • Baby, You Make Me Crazy (soul, góspel y jazz). Dentro de lo clásicas que son la inmensa mayoría de las canciones de Smith, esta no es excepción, existen aquellas que, como Say It First, resultan innovadoras si las comparamos con el estilo musical predominante en su trayectoria. Baby, You Make Me Crazy es una de ellas.
  • No Peace, junto a YEBBA (r&b/soul/pop). Es la canción más revolucionaria de The Thrill of It All de Sam Smith y, de haber llegado a manos de Beyoncé, no habría desentonado ni en su disco homónimo ni en Lemonade.
  • Pray (soul acompañado de un emotivo góspel).
  • Nothing Left for You (muy parecida a Pray). En este caso, la similitud entre este corte y Pray no es un defecto porque no da la sensación de que una sea la versión menos inspirada de la otra. Ambas, simplemente, son el reflejo de que donde más suele brillar Sam Smith es en las baladas de soul con góspel.

Son 9 las canciones esenciales de The Thrill of It All de Sam Smith, 4 más que las que componían lo mejor de In The Lonely Hour (Money On My Mind, Stay With Me, Good Thing, I’m Not the Only One y I Told You Now). Por tanto, tan solo con este dato, ya puede afirmarse que The Thrill of It All es mucho mejor trabajo que su predecesor.

Las canciones agradables, pero del montón
  • Burning, porque solo se vuelve verdaderamente interesante cuando el góspel hace acto de presencia.
  • Palace. Se trata de una balada a guitarra acústica que pasa sin pena ni gloria entre No Peace y Pray.

De nuevo, en este apartado, se hace evidente la notable mejoría de The Thrill of It All de Sam Smith respecto a In The Lonely Hour. Si en ese primer disco, eran 6 los cortes “agradables sin más” (Leave Your Lover, Like I Can, Life Support, Restart, Drownimg Shadows y Nirvana), en el que nos ocupa, la cifra se reduce a 2.

El relleno
  • The Thrill of It All (balada pop). Siempre da rabia que justo la canción que titula un trabajo discográfico forme parte del grupo de las menos inspiradas. Aunque escuchar la melodiosa voz de Sam Smith suele ser un placer, en este caso, eso no es suficiente, puesto que The Thrill of It All no podría ser más anodina.
  • Scars (balada folk/pop).
  • One Day at Goodbye (balada folk/pop muy similar a Scars). Es una pena despedir The Thrill of It All de Sam Smith con una canción tan prescindible como esta. Eso sí, al menos, es un bonus track y no una composición situada en medio o al final de la edición estándar.

Son 3 cortes, 2 menos que los que incluía In The Lonely Hour: Not In That Way, Lay Me Down (para Sam Smith no era relleno, puesto que se lanzó como sencillo oficial), Make It to Me, Latch Acoustic y Omen Acoustic. Estas últimas eran perfectas en sus versiones originales, 2 colaboraciones garage house para el primer y segundo disco de Disclosure, respectivamente.

The Thrill of It All de Sam Smith crítica

Fechas de presentación por Europa de The Thrill of It All de Sam Smith. Sí, vendrá a España.

Lust For Life de Lana del Rey

Crítica Lust For Life Lana del Rey

La sonriente portada de Lust For Life de Lana del Rey.

¿Es Lust for Life un nuevo Born to Die? Esa es la pregunta que muchxs nos hicimos al escuchar Love, el primer single del cuarto disco de Lana del Rey como Lana del Rey.

La artista neoyorkina disfrutó de un gran éxito comercial con Born to Die (2012), un melancólico álbum de chamber pop, baroque pop y hip hop que vendió 5,2 millones de copias en todo el mundo.

A partir de Ultraviolence (2014), el sucesor de Born to Die, sus fans se dividieron en 3, lxs que se conviertieron en detractores, lxs que aplauden que su sonido evolucione y lxs que le reclaman que vuelva a publicar canciones como Video Games, Ride o Summertime Sadness.

Precisamente, eso último es lo que trató de hacer con su siguiente entrega, Honeymoon (2015). Sin embargo, aunque algunos cortes de dicho trabajo recordaban a Born to Die (Terrence Loves You, Art Decó o 24), lo hacían a mucha distancia de los grandes clásicos de la discografía de Lana del Rey.

Menos de 2 años después de Honeymoon, a finales de julio, llegaba al mercado Lust for Life. Se abre con la ya mencionada Love, que recrea con gran acierto el sonido de Born to Die.

Esta tónica borntodienana, aunque menos orquestal que la de ese disco, continúa en las magistrales Lust for Life (dueto con The Weeknd), 13 Beaches, Cherry, White Mustang, Groopie Love (junto a ASAP Rocky) e In My Feelings.

También presentan similitudes con Born to Die las correctas Coachella – Woodstock in My Mind, Heroin y Get Free. Esta última, además de cerrar Lust for Life, cuenta con un sonido que reconcilia a todxs lxs fans que continúan a su lado, puesto que fusiona música folk (en este caso, supone innovación) con ecos a lo Born to Die.

Get Free no es la única canción de Lust for Life que muestra a una Lana del Rey más próxima a la música tradicional estadounidense. De hecho, los sonidos folk y acústicos son los que la artista ha escogido para la mayoría de las que son las primeras composiciones políticas de su carrera, para el fantástico dueto con Stevie Nicks (Beautiful People Beautiful Problems) y, en general, para los cortes siguientes a Coachella (a excepción de Heroin).

Ese interés por diferentes situaciones políticas se deja notar en Coachella – Woodstock in My Mind (trata sobre la creciente tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte), God Bless America – and All the Beautiful Women in It (tema feminista y patriótico. Lana es anti-Trump) y When the World Was at War We Kept Dancing (también de contenido patriótico). La mejor de todas ellas es, sin duda, la tercera.

Truth Is A Beautiful Thing de London Grammar

Crítica de Truth Is A Beautiful Thing LOndon Grammar

Truth Is A Beautiful Thing, el segundo disco de lxs británicxs London Grammar.

Exitoso, pero bastante aburrido. Así era If You Wait (2013), el álbum debut de London Grammar.

Baroque Pop, downtempo, electrónica y trip hop eran los géneros musicales principales de un trabajo que vendió, al menos, 925.000 copias mundiales entre 2013 y 2014, según Mediatraffic, y que nos dejó, también, grandes canciones, como Hey Now, Flickers o Wasting My Young Years.

En cambio Truth Is A Beautiful Thing, su segundo asalto, una preciosidad de principio a fin, pese a arrastrar alguno de los defectos de If You Wait, corrige la inmensa mayoría de ellos.

Sin embargo, como ocurre a veces, las ventas de The Truth Is A Beautiful Thing (100.000 en Reino Unido y 50.000 en Francia), aunque aceptables, quedan muy lejos de las logradas con su primer álbum (solo en Reino Unido despacharon más de 600.000 copias).

Respecto a lo estrictamente musical, en Truth Is A Beuatiful Thing, que aborda, prácticamente, los mismos géneros musicales que su antecesor, podemos encontrar verdaderas obras maestras, como Non Believer, Big Picture, Oh Woman Oh Man, Wild Eyed, Rooting For You, What A Day, May The Best (Church Mix) y Hell To The Liars.

En cuanto a las piezas menores de este trabajo, distinguimos 2 tipos, aquellas que dan vueltas a la misma fórmula de similar manera que en If You Wait (Everyone Else, Bones Of Ribbon, Truth Is A Beautiful Thing, Control y Trials) y las que, pese a que, también rizan el rizo, lo hacen de manera muy satisfactoria (Who Am I y Different Breeds).

A pesar de esos flecos que aún les quedan por pulir, Truth Is A Beautiful Thing es, al igual que If You Wait, una magnífica obra de música anti-estrés, repleta de composiciones que nos hacen sentir bien.

Todo ello convierte Truth Is A Beautiful Thing en uno de los discos más ensoñadores de 2017 junto a Silver Eye de Goldfrapp.

Meaning Of Life de Kelly Clarkson

Crítica Meaning Of Life de Kelly Clarkson

Portada de Meaning Of Life.

En 2015, Kelly Clarkson se enfrentó al primer fracaso comercial de su carrera con Piece By Piece.

Aunque después de Breakout (2004 y 31º disco más venido de la primera década del siglo XXI con 11 millones de copias), el giro hacia el pop/rock alternativo de My December (2007) solo interesó a un, aproximadamente, 9% de lxs compradores de Breakout, se quedó muy por encima de las estimadas 200.000 copias mundiales que despachó Piece By Piece en 2015.

Más de 2 años después de aquello y con nueva discográfica, Atlantic, en lugar de RCA, Kelly Clarkson publicaba el pasado 27 de octubre Meaning Of Life, el octavo trabajo de estudio de su carrera.

Este álbum, compuesto por 14 canciones, llega presentado por el doble sencillo Love So Soft y Move You. La primera canción fusiona, de manera magistral, r&b y soul clásicos con trap y el segundo presenta un sonido r&b/soul/gospel más tradicional.

Ambos, que han tenido un recibimiento muy tibio en las listas de ventas, nos recuerdan la increíble voz que posee Kelly Clarkson y dejan claro que la intérprete de Stronger (What Doesn’t Kill You) ha decidido abandonar el pop/rock que ha marcado su carrera desde 2004 y, de esta manera, volver a competir en la liga de las grandes cantantes soul (algo que intentó, en una dirección más r&b, pero con resultados muy dignos, en su debut de 2002 Thankful, canción compuesta por Christina Aguilera mediante).

Sin embargo, aunque Meaning Of Life cuente con cortes tan magistrales como la citada Love So Soft, la misma Meaning Of Life y Whole Lotta Woman cae en el mismo error que los últimos discos de Kelly Clarkson. Este es el de la inclusión de demasiadas canciones, agradables, sí, pero absolutamente olvidables y de sonido similar.

Y, de esas, en Meaning Of Life hay a montones: Heat, Medicine, Cruel, I Don’t Think About You y Don’t You Pretend

Además de las canciones destacadas, también son dignas de mención A Minute (Intro), Didn’t I, Would You Call That Love (la más pop de todo el disco), Slow Dance (sobre todo, por el solo de guitarra eléctrica y el resto de canción desde ese momento) y Go High, que recuerda a la mejor Anastacia.

Esta última, al igual que Love So Soft, coquetea con el trap y debido a su originalidad podría ser lanzada para dar aire en listas a un trabajo que, a pesar de sus defectos, merece disfrutar de un rendimiento comercial que todo apunta a que no va tener (se ha estrenado en listas con 17.000 copias menos que Piece By Piece).

Tell Me You Love Me de Demi Lovato

Portada de Tell Me You Love Me (edición estándar) de Demi Lovato.

Hasta Games, la décima canción de Tell Me You Love Me, no se le puede poner ni un pero al disco de Demi Lovato que sucede al ignorado Confident.

Esto es algo nunca visto en la discografía de la intérprete de Cool For The Summer, plagada de grandes canciones, pero también de mucho relleno.

Al igual que Meaning Of Life de Kelly Clarkson, el sexto trabajo de estudio de Demi Lovato se mueve por derroteros r&b/pop (You Don’t Do It For Me Anymore) y r&b/soul/góspel (Tell Me You Love Me, Concentrate o Hitchhiker) de corte clásico.

E igual que en el sucesor de Piece By Piece esas melodías se encuentran, en ocasiones, aderezadas, de forma más marcada, con sonidos trap (Sorry Not Sorry [primer sencillo del disco y su primer top 6 en Estados Unidos] o Games), disco/funk (la genial Sexy Dirty Love y Daddy Issues), pop minimalista (Only Forever o Lonely) y jazz (Ruin The Friendship).

Eso sí, como también sucede en Meaning Of Life, pero en menor medida, el conjunto queda deslucido con las baladas finales, Games, Concentrate y Hitchhiker. Y no porque sean malas canciones, que no lo son (en ese sentido, la única de un nivel de calidad más bajo es Games), sino porque suenan algo descolgadas de un disco en el que las composiciones uptempo están perfectamente integradas entre otras más tranquilas.

Salvo por esta pequeña pega, Demi Lovato ha entregado, 9 años después de su debut, el primer gran álbum de toda su carrera y el trabajo que la convierte, ya de manera contundente, en una digna sucesora de la mejor Christina Aguilera.

Las mejores canciones son Tell Me You Love Me (segundo sencillo), Sexy Dirty Love, Daddy Issues, Ruin The Friendship, Only Forever, Lonely (junto a Lil Wayne) y Cry Baby.

Nada Fue Casualidad de Münik

Nada Fue Casualidad Munik crítica

Nada Fue Casualidad, el primer disco de Münik.

En 2014, Münik estrenaba Sígueme, un magnífico primer single pop/rock, que, de hecho, seleccionamos como una de las 100 mejores canciones españolas de ese año.

Al año siguiente, esta banda compuesta por Nika (concursante de Operación Triunfo 2), Jordi Roselló y Aleix Vilardebó lanzaba Otra Dirección, su EP debut. Finalmente, el pasado 1 de septiembre, llegaba al mercado su primer largo, Nada Fue Casualidad.

Consta de 10 cortes, entre los que destacan potentes composiciones de electropop/synthpop de ecos ochenteros, Disparar, Puede Esperar y Suerte. También se puede meter en este grupo Héroes Sin Inventar, aunque desluce un poco el conjunto.

En cualquier caso, todos ellos beben del sonido de Sígueme y, sobre todo, del de Solo Amigos del EP Otra Dirección. Este último tema, por desgracia, no forma parte de Nada Fue Casualidad.

Y decimos por desgracia porque este primer disco de Münik pierde fuelle en la mayoría de los temas lentos que lo componen. Nos referimos a No Me Quiero Ir de Aquí, Esquimal (junto a Alberto Jiménez, vocalista de Miss Caffeína) y Para Volver a Ti (solo cobra interés, en la recta final, cuando explota y muestra guitarras eléctricas).

Eso sí, no todas las baladas/medios tiempos de Nada Fue Casualidad son una decepción, puesto que Münik también ha incluido 2 grandes aciertos, Otra Dirección (perteneciente al EP homónimo) y Museo Particular. Es, esta segunda, ¿la mejor canción de Münik hasta la fecha? Sí, sin duda.

Se trata del clásico bombazo electropop de toques ochenteros y tono melancólico del estilo de Dancing On My Own de Robyn, Supercut de Lorde o Friends de Justin Bieber. Esa querencia por los ritmos ochenteros se hace más evidente que nunca en la agradable Diferente Pero Igual, que, por momentos, también podría ser una canción del Born to Die de Lana Del Rey.

V.A.M.P.Y.R. – EP de Yuzna

V.A.M.P.Y.R. de Yuzna crítica

Portada del EP V.A.M.P.Y.R. de Yuzna.

A veces, sucede que las mejores canciones de los discos son las más cortas. Y, claro, nos dejan con ganas de más.

Pues bien, ese problema no es tal en V.A.M.P.Y.R. , el EP debut de lxs italianxs Yuzna. Por ejemplo, si Witch Sister, la primera canción, sabe a poco, ya está Medusa Nervous Breakdown, ligeramente más electrónica, eso sí, para complementarla.

El rock electrónico, el techno rock y el synthpunk son los estilos musicales de V.A.M.P.Y.R., un sonido muy similar al de Hamen (2016) de lxs españoles Belako.

Tras Medusa Nervous Breakdown, llega el momento “más suave” y más electrónico (sin olvidar, tampoco, las guitarras eléctricas) de todo el EP, Silent Siren. Se trata de una canción que acerca a Yuzna al sonido de Cherry Lips de Garbage.

Le Vampire y Spire, las 2 últimas composiciones, se complementan de manera muy similar a las 2 iniciales (ambas están cortadas por el mismo patrón que las primeras pistas del EP), pero en sentido contrario.

Si Medusa Nervous Breakdown eleva, un poco más, la potencia respecto a Witch Sister, Spire ralentiza la de Le Vampire.

Lo único malo que tiene V.A.M.P.Y.R. de Yuzna es que cierra con la peor canción, con diferencia, de todo este destacado EP de rock electrónico.

Leave a reply