Crítica Younger Now de Miley Cyrus

Miley Cyrus se reconcilia con Hannah Montana en Younger Now

En el último año y medio, 3 cantantes del panorama internacional, cuyas discografías han estado dominadas por el electro y el dance pop, han optado por orientar sus carreras hacia el country, la música tradicional de Estados Unidos. Cyndi Lauper fue la primera con Detour (mayo de 2016) y, meses después, llegó Lady Gaga con Joanne.  Este 2017, se les han unido Kesha con Rainbow y Miley Cyrus. El caso de esta última es diferente al del resto, puesto que el country ha marcado gran parte de su carrera. Pero ¿es, estrictamente country todo Younger Now de Miley Cyrus?

Younger Now de MIley Cyrus Review

Portada de Younger Now de Miley Cyrus.

El camino de Miley Cyrus para convertirse en una artista honesta

Cuando la vida oprime, cuando han impuesto a una persona comportarse de determinada manera durante años y cuando cualquier acción, ligeramente alejada de esa dirección, se ha producido y ha traído consigo enormes polémicas y lavados de imagen para recuperar el único y “válido” camino, en cuanto esa persona es y se siente libre para tomar las riendas de su vida suele seguir estos pasos:

  • Cuestionar todo lo impuesto.
  • Darse tiempo para decidir si lo impuesto le gusta realmente y refleja lo que ella es.
  • Poner en práctica todo aquello que siempre ha deseado.
  • Dar un giro de 180ºC, tomar decisiones y arriesgarse.

Pasado un tiempo, a veces unos meses, otras, años, puede ocurrir que las aguas “vuelvan a su cauce”, pero, eso sí, fusionadas con todo el aprendizaje propio adquirido durante la liberación personal. Se produce así una reconciliación entre pasado y presente que conforma a una persona más auténtica, conocedora de sus limitaciones, capacidades y segura de sí misma.

Este ha sido el camino que ha seguido Miley Cyrus (Nashville, capital del country, Tennessee, 23 de noviembre de 1992) desde que empezó a rondar la mayoría de edad. Reina de Disney, como lo fueron en su día Hilary Duff y Lindsay Lohan, a nivel musical, comenzó a dar muestras de que necesitaba explorar nuevos géneros y actuar de forma más sugerente en los escenarios, es decir, de dejar de comportarse como una niña y empezar a hacerlo como adulta, con las interpretaciones en directo de Party In The USA (número 2 en Billboard).

En ellas, la que por aquel entonces continuaba siendo Hannah Montana, bailaba vestida en una barra de streapteasse ¡escándalo! y su mano acariciaba, de cuando en cuando, su zona genital. Esa puesta en escena fue duramente criticada, pero igualmente Miley la mantuvo durante el Wonder World Tour, la gira asociada a Breakout (2008) y al EP The Time Of Our Lives (2009), en el que venía incluido Part In The USA.

Durante los meses de la gira, Cyrus escribió el que fue su primer intento en firme para dejar de ser considerada una niña, el álbum Can’t Be Tamed. En este tercer disco de la carrera de Miley Cyrus como Miley Cyrus, la artista abandonaba, salvo en su versión de Every Rose Has Its Thorn, el country pop, pop/rock y pop a secas de sus anteriores trabajos y abrazaba un dance pop y electropop con los que cosechaba los peores resultados comerciales de su vida.

De hecho, Cant’ Be Tamed es el único de sus discos, anteriores a Younger Now, que no ha alcanzado la cima de Billboard y no ha obtenido certificación.

Pero la gran revolución en la carrera de Cyrus no llegaría hasta Bangerz, el disco con el que se sacudió cualquier viso de niñez, sobre todo en sus actuaciones en directo y declaraciones de gran carga sexual y de apología de la marihuana. Bangerz devolvió el éxito a la carrera de Miley (29º álbum más vendido en el mundo de 2013, según Mediatraffic) y le brindó su primer número 1 en la lista de singles estadounidense con Wrecking Ball (19ª canción más vendida del mundo ese año, según Mediatraffic).

Entre medias de Bangerz y Younger Now, Cyrus publicó Miley Cyrus & Her Dead Petz junto a The Flaming Lips. La psicodelia y el pop experimental son los géneros principales de un trabajo lanzado de manera independiente (en un movimiento similar al del Not.com.mercial de Cher en el año 2000) y que podía ser descargado, de forma gratuita, mediante SoundCloud.

Tras 7 años de riesgos, Miley Cyrus regresa con Younger Now, un álbum precedido por 3 canciones influidas por la música tradicional estadounidense (Malibu, Inspired y Younger Now).

Lo bueno y lo que sobra de Younger Now de Miley Cyrus

Las 11 canciones con las que cuenta el sexto disco de Miley Cyrus se pueden dividir en 2 grupos:

Aciertos:
  • Younger Now. Esta es la composición con la que empezó a torcerse la promoción de todo el nuevo álbum de Cyrus. Fue publicada como sencillo de Younger Now tras el correcto funcionamiento de Malibu (#3 en Australia, #4 en Canadá, 10 en Estados Unidos, #11 en Reino Unido y 1,8 millones mundiales, según Mediatraffic, hasta la fecha). Younger Now se estrenó al mismo tiempo que su videoclip. Ni su estética (años 50 y estilo Elvis Presley) ni su mensaje (todxs cambiamos, nadie permanece igual, da igual la edad que tengamos para evolucionar y sentirnos jóvenes) calaron entre el público (#48 en Canadá, #49 en Australia, #54 en Reino Unido o #79 en Estados Unidos). Desde entonces, la era Younger Now de Miley Cyrus no ha levantado cabeza. Eso sí, esta canción de country tiene poco.

  • Malibu. Un pegadizo medio tiempo de folktrónica con un lejano eco country. Así es Malibú, la canción con la que Miley Cyrus rompió con la imagen desatada de Bangerz y Miley Cyrus & Her Dead Petz. Es un gran acierto como single porque sí es representativo del sonido del disco (pop fusionado con algo de folk y algo de country) y prepara al oyente, sobre todo a lxs fans de la Miley de Bangerz en adelante, de cara a un trabajo mucho más pausado como es Younger Now.
  • Rainbowland. A diferencia de Bangerz, álbum en el que la artista colaboraba con 6 artistas (Britney Spears, Nelly, Ludacris, Future, Big Sean y French Montana), Younger Now de Miley Cyrus solo contiene Rainbowland como dueto. Dolly Parton, legendaria figura country de Estados Unidos, reciente colaboradora en Rainbow de Kesha y madrina de Cyrus, es la artista que acompaña a la cantante en el corte más country de todo el trabajo. Rainbowland es, además, una de las 3 canciones de temática LGTBI de Younger Now de Miley Cyrus. El mensaje, en este caso, es que podemos conseguir un mundo sin odio, juicios de valor y miedo. No es una canción de postureo, puesto que Miley Cyrus es una persona de género neutro y pansexual.
  • Week Without You. Fue publicado, poco más de una semana antes del lanzamiento del disco, como sencillo promocional. Se trata de un pegadizo medio tiempo folk con toques rock de temática amorosa.
  • Thinkin’. Si Rainbowland es la canción más country de todo Younger Now de Miley Cyrus, Thinkin’ es la más pop, en el sentido más amplio de la palabra. No habría desentonado en Bangerz y, a pesar de que su ritmo funk pop se aleja de la tónica general del álbum, Thinkin’ tampoco queda descolgada de Younger Now gracias a la instrumentación folk que se deja notar durante sus más de 4 minutos de duración. La era Younger Now está siendo un auténtico fiasco (vendió solo 93.000 copias mundiales su primera semana y lleva menos de 200.000), pero, tal vez, Thinkin’ podría hacerlo resurgir en listas.

  • Bad Mood. Se trata de la pieza más alternativa de todo Younger Now de Miley Cyrus. De ritmo country y temática amorosa, combina coros oscuros con una machacona (en el mejor de los sentidos) melodía marcada por la batería. Sin duda, Bad Mood, es el mejor medio tiempo de todo el álbum.
  • Love Somenone. Funk pop y sonidos folk rock se funden, con grandes resultados, en el tercer corte pop de Younger Now.
  • She’s Not Him. Bad Mood es el mejor medio tiempo del sexto álbum de la intérprete de We Can’t Stop y She’s Not Him la mejor balada. Se trata, además, de la segunda composición de Younger Now de Miley Cyrus en la que sale a relucir, con total naturalidad, la orientación sexual de la cantante. En She’s Not Him, Miley se despide de una chica a la que no puede querer porque no es él (su actual prometidx, Liam Hemsworth).
  • Inspired. Younger Now se cierra con esta preciosa balada country pop dedicada al colectivo LGTBI.

Errores:

Younger Now de Miley Cyrus no se libra de las tradicionales e innecesarias baladas insulsas que pueblan la mayor parte de los discos que se publican cada año. En este caso son:

  • Miss You More. Es una versión descafeinada de Rainbowland desprovista de estribillo.
  • I Would Die For. Es agradable, pero no llega a cuajar en ningún momento.

Conclusiones sobre Younger Now

En estos tiempos en los que, prácticamente, ningún artista fideliza público, lanzar un álbum más de 2 años después del último es un riesgo si se aspira a vender millones, cambiar de estilo es un riesgo y volver al que te vio nacer como artista y del que te sacudiste, también.

Por tanto, sin necesidad de oírlo, Younger Now de Miley Cyrus es un trabajo arriesgado.

Una vez escuchado, lo primero que llama la atención es que este disco está mal vendido. Tal y como Cyrus ha llevado la promoción, sobre todo la previa al lanzamiento del álbum (por ejemplo, cantando Party In The USA y See You Again como si nunca hubiesen sido canciones pop), parecía que Younger Now iba a ser un disco solo de música country.

Y, no es así. Como hemos visto, Younger Now sí cuenta con diferentes canciones que reconcilian a Miley Cyrus con los ritmos country de Hannah Montana (Inspired, Rainbowland, Miss You More o I Would Die For), pero para nada abandona el pop (Malibu, Thinkin’ o Love Someone) ni los guiños a su gusto por lo experimental (Bad Mood). No se entiende, entonces, por qué Cyrus ha vuelto a adoptar la estética country.

Lo que sí está claro de esta era son 2 cosas. Por un lado, que con Younger Now, Miley Cyrus demuestra que ya no necesita contentar a nadie, solo a ella misma y, por otro, que, aunque este álbum no se trate de un trabajo brillante ni perfecto, sí resulta más equilibrado y de mucho mayor valor artístico que Bangerz.

 

2 comments

Leave a reply