Accelerate de Christina Aguilera

Accelerate de Christina Aguilera y otros regresos desconcertantes

Casi 6 años después de Lotus, la reciente publicación del sencillo Accelerate de Christina Aguilera, junto a Ty Dolla $ign y 2 Chainz, ha inaugurado la era Liberation de la artista de canciones tan famosas como Gennie In A Bottle, Fighter, Beautiful, Ain’t No Other Man o Hurt. Accelerate de Christina Aguilera es, cuanto menos, arriesgado y, por ejemplo, la ausencia de sus características notas altas ha causado estupor en muchxs de sus fans.

accelerate de christina aguilera canción

Diferentes momentos del vídeo musical de Accelerate de Christina Aguilera. La instantánea morada de los ojos podría ser un homenaje al videoclip de Fighter.

El sorprendente regreso de la co-intérprete de Moves Like Jagger (2011), producido por Kanye West, nos ha recordado otros de artistas españoles e internacionales que también causaron confusión y sorpresa. De ellos y de Accelerate de Christina Aguilera os hablamos a continuación.

¿En qué consiste Accelerate de Christina Aguilera?

Trap, r&b, electrónica, música tribal africana y disco son los géneros musicales a los que pertenece Accelerate de Christina Aguilera.

Se trata de la canción más experimental y menos inmediata que Aguilera ha publicado jamás como adelanto de un disco. Por tanto, es un regreso muy valiente para una artista que no conoce el éxito en solitario desde antes de la era Bionic (2010).

Christina Aguilera es una maestra en generar el desconcierto entre sus fans. Después de su debut (1999) orientado a adolescentes, volvió con la sexual Dirrty y un álbum, Stripped (2002), en el que dejaba claro que su carrera no iba a ser un clon de la de Britney Spears por aquel entonces.

Tras el magistral Back To Basics (2006), trabajo en el que llevaba más allá las incursiones soul de Stripped y rendía homenaje al swing, funk y r&b clásicos, en 2008, Aguilera sorprendía al lanzar 2 composiciones electro, Keeps Gettin’ Better y Dynamite, para hacer más atractiva la compra de su primer disco de grandes éxitos y adelantar el sonido que marcaría Bionic.

También generó gran confusión en 2012 con Your Body, el primer sencillo de Lotus. La artista había anunciado que en este séptimo álbum volvería con un sonido personal, diferente, pero nada de eso fue verdad. Your Body es una canción muy petarda y disfrutable, pero genérica a más no poder.

Eso sí, ninguno de esos regresos se acercaba a lo que ha supuesto Accelerate de Christina Aguilera. Esta es la primera vez en la que la artista vira hacia la música alternativa y lo muestra como presentación de un trabajo (Birds Of Pray o Little Dreamer de Bionic eran alternativas, pero bonustracks).

Accelerate tiene paralelismos con Dirrty y Not Myself Tonight, 3 canciones de ruptura con eras pasadas. Todas hablan de sexo y lo demuestran en videoclips muy explícitos (en Accelerate, las evidencias son la lengua en la leche, la purpurina en la boca, el gel por el cuerpo y el gesto que sugiere un cunnilingus).

De las 3 composiciones, la más fácil de digerir, es decir, la más inmediata, es Dirrty. En cambio, al primer single de Bionic, aunque se comparó con el trabajo de Lady Gaga (algunos estilismos y planos del videoclip sí se acercaban a los de Bad Romance), costaba cogerle el tranquillo.

Eso, sí, una vez que se le cogía, se convertía en un tema muy disfrutable. Esto mismo sucede con Accelerate. La primera escucha es, como hemos dicho, desconcertante, pero lo es, sobre todo, porque, sin saber qué exactamente, esperábamos otro tipo de canción después de tantos años.

A pesar de todo, tras ese primer acercamiento, Accelerate de Christina Aguilera pide más. Hay algo en ella que provoca que el estupor se convierta en ganas de volverla a oír. Es, entonces, en las sucesivas escuchas, cuando Accelerate comienza a mostrar sus ases.

accelerate de christina aguilera colaboradores

2 Chainz y Ty Dolla $ign son lxs 2 artistas que colaboran en Accelerate de Christina Aguilera

Primero, la repetición de las palabras accelerate y stamina se clavan en el cerebro, después las voces en segundo plano de lxs colaboradores, los destellos electrónicos, tribales y disco, el rap y, por último, los uh uh uh del final de la canción. Y así, a base de escuchas, es como Accelerate de Christina Aguilera termina atrapando.

Tal vez tenga éxito comercial o tal vez no, pero lo que está claro es que Accelerate no es una canción para un público masivo. Lo que no lo está es lo que nos deparará Liberation, el álbum que la contiene, que se publica el 15 de junio.

Otros 13 regresos musicales sorprendentes

Gone Fishing de Róisín Murphy

Overpowered (2007) es el trabajo más inmediato y de mayores posibilidades comerciales que Róisín Murphy ha lanzado jamás. No contaba con una inmediatez del tipo Teenage Dream de Katy Perry o The Fame de Lady Gaga, pero sí podría haber jugado en la liga comercial de la Kylie Minogue post-Fever o de la Sophie Ellis-Bextor de Read My Lips (2001).

Sin llegar a las cifras de esas artistas, Overpowered vendió más de 60.000 copias en Reino Unido y es, a día de hoy, el disco de mayor éxito de la carrera en solitario de la ex-Moloko.

Pues bien, después de Overpowered y una serie de sencillos sueltos, siempre recubiertos de la pátina alternativa de Murphy, pero bastante pegadizos, en febrero de 2015, la artista lanzó Gone Fishing.

Se trataba del primer adelanto, que no primer single, de Hairless Toys, el sucesor de Overpowered. Cero pegadizo en las primeras escuchas, minimalista, árido y 100% experimental, dejaba claro que la era Overpowered no había sido más que un espejismo.

Dicho de otra manera, había que ser muy fan de la artista para llegar a descubrir y apreciar las virtudes de esta tema que juega con la electrónica y el jazz.

Desde Gone Fishing, el disco que la contenía y el siguiente Take Her Up To Monto (2016) ha quedado claro, que, salvo excepciones, con las canciones de Róisín Murphy ocurre lo mismo que con las de Little Boots desde 2010, normalmente, no entran en la primera escucha, pero al igual que Accelerate de Christina Aguilera, fascinan en las sucesivas.

Bat For A Heart de Ashlee Simpson

Bittersweet World (2008) fue el primer álbum en el que la cantante estadounidense Ashlee Simpson se atrevió a acompañar sus canciones de ritmos synthpop y r&b, sin perder de vista las guitarras eléctricas que convirtieron sus discos Autobiography (2004) y I Am Me (2005) en 2 éxitos.

El cambió no gustó a sus fans y Bittersweet World solo logró convencer a 57.000 compradores (47.000 mil en Estados Unidos) durante su primera semana a la venta, según Mediatraffic. Para sus álbumes anteriores no hay cifras de arranque mundiales, pero sí en su país natal, donde Autobiography se estrenó con 398.000 (después, fue el 29º disco más vendido en el mundo en 2004) y I Am Me, con 220.000 mil (en total, llegó al millón de copias).

Bittersweet World fue su último trabajo con Geffen Records, la discográfica que la lanzó al estrellato. Después de 4 años dedicada a la actuación y a su línea de moda, en 2012, Ashlee Simpson realizó una jugada similar a la de Accelerate de Christina Aguilera con Bat For a Heart.

Se trataba de una arriesgada canción de corte electrónico y temática sexual, co-producida por ella misma y, también, al igual que la de Aguilera, por una gran figura del pop internacional. En este caso, Linda Perry, responsable de, por ejemplo, Beautiful, Hurt o You Lost Me de la intérprete de Genie In A Bottle.

Tal vez por los 4 años de ausencia o por no tener nada que ver con ningún lanzamiento previo de Ashlee Simpson, Bat For a Heart no tuvo nada de repercusión. Casi 6 años después, seguimos a la espera del álbum que adelantaba, que, según la cantante, llegará en 2019.

Con Fuego de Soraya

En 2012, después de abandonar Sony, discográfica con la que se intentó un desembarco internacional de Soraya, a través del genial Dreamer (2010), la cantante iniciaba una nueva etapa en su carrera como artista independiente para crear trabajos “con más esencia”.

El primer paso fue solicitar en octubre de 2012, vía crowdfunding, 30.000 euros para publicar el sencillo Con Fuego y un cortometraje a modo de videoclip extendido.

En febrero de 2013, tras conseguir el dinero, Soraya estrenaba Con Fuego, un bailable, potente y, también, petardo tema dance en el que rapeaba el estadounidense Aqeel. La canción no estaba mal, pero no había nada de “más esencia”, respecto a, por ejemplo, los temas de Dreamer.

Respecto al cortometraje, lo primero que pudimos ver fue un confuso-cómico videoclip en el que Soraya se convertía en Molly Roberts, artista internacional y protagonista de una historia policíaca. Supo a poco para haber costado 30.000 euros, pero, en realidad, el clip fue publicado como adelanto del corto On Fire, de 10 minutos de duración, que se estrenó en 2014.

The Cure de Lady Gaga

Gracias a su actuación en el intermedio de la Super Bowl de 2017, el disco Joanne de Lady Gaga superó el millón de copias vendidas en todo el mundo y el segundo single del mismo, Million Reason, se convirtió en el primer tema de la artista en alcanzar el top 10 de sencillos más vendidos en Estados Unidos desde Applause (2013) de ARTPOP.

Durante la promoción de Joanne, la discográfica de Lady Gaga anunció que, a diferencia de lo sucedido en la era ARTPOP, este álbum de la co-autora de Bad Romance estaba concebido como el de un artista indie debutante. Dicho de otra manera, que con el country/folk de Joanne dejaban a un lado las expectativas comerciales en favor de la libertad artística de Lady Gaga.

A principios de marzo de 2017, se anunció que Lady Gaga sustituía a Beyoncé como cabeza de cartel de Coachella. En su actuación en dicho festival, la cantante estrenó The Cure, una genérica e intrascendental fusión de r&b, pop y retazos tropical house, similar al sonido con el que The Chainsmokers o Justin Bieber llevaban bastante tiempo triunfando en todo el mundo.

Dannaya de Dover

Let Me Out y el disco que lo contenía, Follow The City Lights (2006), marcaron un punto de inflexión en la carrera de Dover. Después de los discretos resultados comerciales de The Flame, el grupo dejaba aparcado el rock duro y comenzaba una nueva era en la que las guitarras eléctricas siguieron presentes, pero en composiciones electropop.

Está claro que esta evolución fue el primer shock al que se enfrentaron lxs fans del grupo, pero la estocada definitiva llegaba con Dannaya, el sencillo de presentación de I Ka Kené (en el que, como Accelerate de Christina Aguilera, coquetearon con la música africana).

Electropop y música celta son los géneros musicales de esta pegadiza e infravalorada canción que dio lugar a afirmaciones del tipo “¿pero esto qué es?” o “Dover, antes molabáis” y convirtió I Ka Kené (2010) en el mayor fracaso comercial de la desaparecida banda madrileña hasta ese momento. En 2015, su regreso al rock, Complications, desbancó I Ka Kené como mayor batacazo comercial de Dover.

Dancing de Kylie Minogue

Como ya dijimos al analizar el reciente Golden y toda la discografía de Kylie Minogue, que la intérprete de All The Lovers hiciera country provocaba pereza, por no ser la primera en hacerlo en los últimos tiempos y por tenernos acostumbradxs a música, en general, más bailable.

Dancing, el primer sencillo, no solo es country, sino que también incorpora tropical house, un género musical del que estamos ya muy saturadxs. Es un estilo muy disfrutable y que sigue dando fantásticas canciones, pero que una artista consolidada recurra a estos ritmos sin hacerlos suyos, sorprende.

Pero lo que convirtió en desconcertante Dancing no fue solo la mezcla de géneros musicales sin pulir, sino la pésima producción de la canción. Con la escucha de Golden, quedó claro que todo el álbum presentaba un sonido como sin rematar.

Castigo Divino de Nuria Fergó

Tras quedarse a un paso de convertirse en finalista de la primera edición de Operación Triunfo (2001), Nuria Fergó inició una carrera musical marcada por composiciones de flamenco pop y canción española.

En 2012, 3 años después del que es hasta ahora su último álbum, Tierra de Nadie, dejaba atónitxs a propixs y extrañxs con Castigo Divino, un mediocre tema de dance, que salvo por el toque dubstep, ya habría sonado antiguo una década antes. Después de Castigo Divino, Fergó solo ha lanzado otra canción, la pachanguera Bailando Bajo la Lluvia (2016).

Loca de Shakira

Cuando en 2009 Shakira lanzaba Loba/She Wolf, el primer sencillo del disco homónimo, la sorpresa fue mayúscula. Loba/She Wolf suponía un fuerte cambio de estilo para la cantante, que aparcaba el pop/rock de toques latinos para abrazar el synthpop y el disco.

Con el sencillo no perdió público, según las posiciones en listas que consiguió, pero sí sufrió un importante descenso en ventas para el álbum. Desde entonces, Shakira sigue lanzado discos, pero solo disfruta de éxito masivo con sus singles.

Loba fue un shock, de acuerdo, pero nada que ver con lo que supuso Loca (2010). La letra de Loba era muy simple, pero sus frases tenían sentido, es decir, estaban bien construidas. En cambio, Loca decía cosas como “así conmigo enfrente ella se hace la gata en celo contigo”, “te cotorrea el oído pa tenerte en alta” o “se colan lo ra-ta-ta”.

Rabiosa (2010), Gordita (2010) o Me Enamoré (2017), por poner algunos ejemplos, han seguido la misma senda de letras absurdas, lo que confirma que Loca no era ninguna broma.

Four Five Seconds de Rihanna

También parecía una broma esta canción de 2015 en la que Rihanna colaboraba con Kanye West y Paul McCartney. Folk pop y soul son los géneros musicales de un tema que se anunció como primer sencillo del octavo disco de estudio de Rihanna, aunque finalmente no se incluyera en Anti (2016).

Four Five Seconds fue una rotunda sorpresa por lo alejado que estaba de la música que había hecho Rihanna hasta ese momento.

Aunque disfrutó de un buen rendimiento comercial (fue número 1 en 7 países, llegó al 4 en Estados Unidos y fue la 15ª canción más venida de 2015, según Mediatraffic), la composición no podía estar más alejada del tipo de música que vendía ese año.

En 2015, Rihanna sacó otros 2 sencillos para su octavo álbum, que tampoco formaron parte de él al final: Bitch Better Have My Money (más comercial y de sonido trap) y American Oxygen (también alternativa y de trip hop, toques tribales y dubstep). Ninguna logró igualar el éxito de Four Five Seconds.

Heavy de Linkin Park

Al igual que con Shakira, lxs fans de Linkin Park ya se llevaron un susto cuando la banda del fallecidx Chester Bennington publicó un sencillo de música techno, The Catalyst (2010), al que siguió un disco, A Thousand Suns, mucho más electrónico que los anteriores.

Sin embargo, hasta la llegada de Heavy (2017), todos sus experimentos habían estado plagados de gorgoritos marca de la casa, melodías agresivas y, en muchos casos, potentes guitarras eléctricas y toques metaleros.

En cambio, el primer adelanto de One More Light, les colocó en un terreno The Chainsmokers y Justin Bieber demasiado pop. En definitiva, demasiado alejado de la esencia de Linkin Park.

The 2nd Law: Unsustainable de Muse

Dentro de unos parámetros de rock alternativo, la banda británica Muse siempre ha destacado por su gusto por la evolución. Electrónica, funk y música sinfónica son los principales complementos con los que han aderezado su sonido en distintos momentos de su carrera.

En 2009, publicaron The Resistance, un álbum que definieron como electrónico. Desde luego que lo fue, pero los característicos guitarrazos del grupo de Matt Bellamy siguieron muy presentes.

Por eso, a pesar de la trayectoria de Muse, cuando el 6 de junio de 2012, la banda subía a Youtube un trailer del disco, en el que sonaba The 2nd Law: Unsustainable, el estupor se adueñó de buena parte de sus fans. Este primer adelanto de The 2nd Law ¡llevaba a Muse al dubstep!

Esa inclusión en el dubstep tampoco era tan descabellada por 2 motivos principales:

  1. En esa época, era raro no encontrar a un artista que no coqueteara con el dubstep, como antes sucedió con el dance (por influencia ladygaguiana), luego, con el disco funk (por Pharrell Williams y Daft Punk) y ahora con el tropical house y ecos reggaeton (gracias a Robin Schulz, Kygo, Major Lazer y Justin Bieber). Britney Spears abrió la veda dubstep para la música comercial en 2007 con Freakshow de Blackout (volvió a él en varias canciones de Femme Fatale, 2011),  le siguió Rihanna en 2009 con Mad House o Wait Your Turn de Rated R, llegó Skrillex y Taylor Swift, Kesha, Lady Gaga, Kylie Minogue, Adam Lambert, Ellie Goulding, Auryn, Avril Lavigne, Cher Lloyd, Mónica Naranjo o Tokio Hotel no quisieron ser menos.
  2. El dubstep de Muse es más bien brostep, un subgénero que bebe, también, del rock y el heavy metal.

Don’t Wanna Know de Maroon 5 y What About Us de P!nk

Maroon 5 y P!nk son artistas que han llegado a lo más alto gracias a composiciones pop/rock. La banda de Adam Levine lo ha hecho, a menudo, tirando hacia un pop/rock de influencias funk y soul y P!nk, acompañada también de pop punk y dance pop.

En 2016 y 2017, Maroon 5 y P!nk, respectivamente, decidieron probar suerte con un sonido diferente para ellxs, pero ya muy sobado, y se arrimaron al calor del tropical house en forma de la genérica Don’t Wanna Know (junto a Kendrick Lamar) y de la descafeinada What About Us, primer single de Beautiful Trauma.

En el caso de P!nk fue un coqueteo puntual que no tuvo continuidad en el resto del trabajo. En cambio, para Maroon 5 ha supuesto el inicio de una senda artística perseguidora de modas. A la exitosa Don’t Wanna Know le siguieron Cold, muy parecida al sonido de One Dance de Drake, más tropical house en What’s Lovers Do o Wait y retazos trap en Bet My Heart.

2 comments

  1. Fuego #1 8 mayo, 2018 at 15:58 Responder

    jajajajaja me parto con el contraste. Christina Aguilera, Muse, Maroon 5 y, de repente… ¡Nuria Fergó! No me lo esperaba para nada.

Leave a reply