Crítica Bangerz Miley Cyrus

Bangerz de Miley Cyrus: pretenciosa mediocridad

Miley Cyrus es una artista estadounidense mundialmente conocida por su papel de Hannah Montana en la serie homónima de Disney Channel. El pasado 8 de octubre salió a la venta Bangerz, su cuarto álbum de estudio. El disco ha debutado en la primera posición de ventas de 5 países, entre ellos, su país natal y Reino Unido, debido, en gran parte, al arrollador éxito de los 2 sencillos que han precedido Bangerz.

Crítica del disco Bangerz de Miley Cyrus

Una de las 6 portadas de Bangerz.

Este trabajo cuenta con 16 cortes. Es, por tanto, el disco más largo de toda la discografía de Miley Cyrus como Miley Cyrus.

Bangerz de Miley Cyrus canción a canción

Analizamos los sencillos primero

Después de 3 años dedicados a su carrera como actriz, Miley Cyrus publicó We Can’t Stop, el primer single de Bangerz, el 3 de junio de 2013. Este regreso supuso una importante decepción en un principio.

Su anterior lanzamiento Can’t Be Tamed (2010) no tuvo un gran éxito de ventas, debido a la imagen sexualizada de la artista y al cambio de género musical al dance pop/electropop.

Por tanto, con la primera escucha del nuevo material no se apreciaba ni un regreso al pop/rock de aires country ni una clara continuidad con el dance, puesto que We Can’t Stop combina r&b, pop y electropop.

Además de ello, se trata de una canción simple que, a fuerza de escuchas, acaba gustando, pero es sosa y no se merece para nada el éxito que ha tenido.

Si la hubiese sacado una desconocida, nadie se habría molestado en escucharla 2 veces. De hecho, cualquiera de Can’t Be Tamed le da 1000 vueltas.

Wrecking Ball

El segundo sencillo de Bangerz convence mucho más. Se trata de una emocionante balada synthpop, que se encuentra entre las mejores canciones del disco.

Icónica desde que se estrenó su videoclip (por la bola de demolición y el homenaje a Sinéad O’Connor), ya se alza como una digna sucesora de otras baladas de la cantante, como The Climb, Need a Little Love, These For Walls, Stay o One in a Million.

Además, con Wrecking Ball, Miley Cyrus ha conseguido su primer número 1 en la lista Billboard 100.

El resto de las canciones que componen Bangerz

Adore You

Sin duda, está muy bien escogido como primer tema, ya que se trata de una solvente balada r&b de ecos trip hop, que crea altas expectativas sobre el álbum.

SMS (Bangerz)

Esas expectativas se mantienen con el que es uno de los mayores reclamos del disco: la colaboración con Britney Spears.

SMS Bangerz, dúo entre Miley Cyrus y Britney Spears

Britney Spears con Miley Cyrus en el documental Miley The Movement.

Como en su aportación (Whiplash) al álbum When The Sun Goes Down (2011) de Selena Gomez & the Scene, Spears no defrauda y, junto a Cyrus, proporciona a Bangerz un bailable y adictivo corte, a medio camino entre Toxic, 3 y el álbum Blackout (2007).

4×4

En este momento, la ilusión se desvanece por completo y continúa el chasco de We Can’t Stop con 4×4, canción en la que colabora Nelly.

Dotada de toques circenses y  country, es una horterada de tema al que no le ayuda, en absoluto, la tan de moda parte rapeada de rigor.

My Darlin’

En esta otra colaboración, Future canta como una máquina, mientras escuchamos un sample del clásico Stand By Me (1961) de Ben E. King. El corte incorpora trap, dubstep y quiere ser una balada emocionante, pero no lo consigue en absoluto.

No obstante, tampoco puede decirse que My Darlin’ sea de lo peor del disco. Se deja escuchar y las partes instrumentales/con sintetizadores ayudan a que se aleje de la mediocridad general de Bangerz.

Love Money Party

Rihanna suele sacar muy buenos sencillos, pero sus discos incluyen bastante relleno. Pues, en Bangerz, Love Money Party (interpretada junto a Big Sean) funciona como uno de esos rellenos.

Hip hop y r&b componen un tema que se reproduce sin pena ni gloria.

#GETITRIGHT

Producida por Pharrell Williams, #GETITRIGHT lleva a Cyrus a elegantes derroteros disco funk. Sin embargo, resulta demasiado larga y monótona, por lo que haberle recortado un minuto habría resultado lo más apropiado.

Drive

Ni Wrecking Ball, ni We Can’t Stop, ni SMS, la gran joya de Bangerz es Drive. Prácticamente un oasis en medio del desierto, combina electro hip hop y un sutil dubstep.

FU

4×4 y FU compiten por el título a mayor horterada de Bangerz. La que nos ocupa es un tema electrónico con toques dubstep y circenses. En ella, colabora French Montana, cuyas aportaciones no sobran y eso hay que alabarlo.

Mucho mejor que 4×4 por su carácter experimental, se trata de un decente tema de relleno.

Do My Thang

Estamos ante una de las mayores decepciones de todo Bangerz. En este caso, la culpa recae sobre el estribillo trap-dubstep, que arruina por completo unas satisfactorias estrofas hip house.

Maybe You’re Right

Empieza como una balada a piano, que quiere ser buena, pero no lo logra. De hecho, conforme avanza la canción y llega el estribillo, queda patente la poca inspiración en la composición de la melodía (guitarras eléctricas incluidas) y la letra (parece un tema de Eurovisión, en el mal sentido).

Someone Else

Synthpop, house e influencias trance acompañan una composición que suena desfasada. Además, la excesiva duración (casi 5 minutos) no le hace ningún favor.
Portadas de Bangerz de Miley Cyrus

Las diferentes portadas de Bangerz de Miley Cyrus.

Rooting For My Baby

Es un tema de folk tranquilo, una joya en comparación con el tema anterior. Así, gracias a Rooting For My Baby, la puntuación final de Bangerz se inclina hacia el terreno positivo.

Como punto a favor, en muchos momentos, la voz de Miley Cyrus recuerda a la de Stevie Nicks.

On My Own

Similar a Michael Jackson en la melodía y en el desgarro que Cyrus imprime en su voz (también recuerda a Lady Gaga), se sumerge en un satisfactorio disco funk. Típico tema que se espera escuchar con la portada escogida, se trata de uno de los momentos álgidos de todo Bangerz.

Hands In The Air

Bangerz se cierra con la enésima colaboración del disco. En este caso, Miley Cyrus se acompaña de Ludacris en la, a ratos, estridente Hands In The Air, que recuerda sobremanera a Lost In Paradise del álbum Unapologetic (2012) de Rihanna.

Veredicto sobre Bangerz de Miley Cyrus

La sensación que surge al escuchar los últimos acordes de Hands In The Air es la del alivio. Al fin, el mal trago pasó.

Desde luego que Bangerz cuenta con canciones reseñables (SMS, Hands In The Air, Wrecking Ball, On My Own o Drive), pero son las menos, lo que hace de este trabajo el más arriesgado, sí, pero también el peor de toda la discografía de Miley Cyrus.

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies