El contenido pro-etarra, pro-GRAPO o pro-violencia en la música ¿Hasta dónde llega la libertad de expresión?

Hasél, de 23 años, fue acusado en 2011 de apología del terrorismo por el contenido de una de sus canciones, ‘Libertad presos políticos‘, en la que incluye frases como  “me importa menos que la muerte de concejales del PP”, “deberíamos colgar reyes como Rusia hizo con los zares” o “quienes manejan los hilos merecen mil kilos de amonal”, con las que ensalza a presos anarquistas como Amadeu Casellas, conocido por repartir el dinero que robaba a entidades bancarias.
Imagen de apoyo a Marc Falcó
Esta detención de hace un año ha vuelto a ser noticia a raíz del arresto del productor del rapero, Marc Falcó, el pasado 10 de octubre.
Falcó, que está acusado del mismo delito que Hasél, declaró el 12 ante el juez, que dictó prisión provisional bajo fianza de 500 euros.

El blog comunista de Rap/Hip Hop “Nikone’s Blog” publicó una entrada el día 15 pidiendo ayuda económica para el proceso judicial al que tendrá que hacer frente el productor. También ha recibido muestras de apoyo en la red social Twitter.

En el caso de Pablo Hasél, la detención tuvo lugar el día 3 de Octubre de 2011 en Lérida. La Policía le detuvo por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo por honrar en una de sus canciones a un miembro de los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO).

Inmediatamente fue trasladado a la Audiencia Nacional, desde donde se ordenó su detención, para tomarle declaración sobre el contenido de sus canciones a favor del terrorismo y en contra de la monarquía. Los agentes  registraron durante tres horas su domicilio, donde confiscaron material informático, libros, revistas y letras de sus canciones.

Pablo Hásel
Tras el arresto se puso en marcha una campaña de protesta en redes sociales como Twitter o Facebook a favor de la liberación del joven rapero. Este cantante es conocido en círculos de extrema izquierda por sus letras en defensa de ETA o los GRAPO.

En una de ellas, titulada Políticamente incorrecto, Hasél canta: “Vivan los GRAPO, acúsame de desacato, estoy preparado”. Y una de las últimas lleva por título Muerte a los Borbones.

Una vez hubo declarado ante el juez, fue puesto en libertad con cargos, tal y como recogió “amnistíapresosblogspot“.
Estos arrestos abren, una vez más, el debate sobre la libertad de expresión y sus límites. ¿Qué convierte unas opiniones en delito? ¿La ley coarta la libertad de expresión? Estas son algunas de las preguntas que suelen ser planteadas por la sociedad cuando se da un caso como este.

En la Constitución Española se recoge el Derecho a la Libertad de Expresión y de Información, en el “capítulo II sección primera”, artículo 20.1¸ que recalca que las personas tienen derecho a expresar y a difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones.

Si tan sólo se leyera este apartado, las detenciones de Hasél y Falcó serían inconstitucionales. Sin embargo, la Constitución también  reconoce, el Derecho al Honor en el artículo 18.1. , que dice así: “Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y la propia imagen”.

Por tanto, si una persona, al expresarse libremente daña el honor o la imagen de alguien, incumple la Constitución y realiza una ilegalidad. Esto es lo que pasó con el rapero y lo que sucede ahora con su productor.

Atentaron contra el honor de todas las víctimas del terrorismo, de sus familiares y de la mayor parte de la sociedad española que lleva conviviendo con el terrorismo etarra durante muchos años.

Además, Hasél, también ofendió a la Familia Real española, y esto, además, constituye un delito de injurias a la Corona.

Según la Declaración de los Derechos Humanos, toda persona tiene libertad para expresarse, siempre y cuando no difunda un discurso de odio o llame a la violencia.

Teniendo esto en cuenta, tanto Pablo Hasél como Marc Falcó van más allá de la libertad de expresión, ya que sus letras (Muerte a los Bobones, muerte a concejales del PP o la apología a los asesinos de Miguel Ángel Blanco) sí que incitan a la violencia sin sentido contra inocentes. Por tanto, la aplicación de la legislación penal está justificada.

Leave a reply