Avril Lavigne en Rock n Roll

Un buen regreso que parece interesar poco

El pasado 1 de noviembre salió a la venta Avril Lavigne, el quinto álbum de estudio de la artista canadiense. Su anterior trabajo, Goodbye Lullaby (2011) marcó una ruptura con su tradicional sonido punk/rock, que intenta recuperar en este disco homónimo.

La siniestra portada del álbum homónimo de Avril Lavigne.

De momento, ha recibido mejores críticas, pero le ha supuesto un nuevo descalabro comercial en las listas musicales. En su país natal, por ejemplo, debutó en la cuarta posición con tan solo 8.500 copias (5.000 mil menos que en 2011) y en Estados Unidos, en la quinta con 44.000 (la mitad que en 2011).

Hasta la fecha y, según datos de Mediatraffic, ha vendido un total de 305.000 copias en todo el mundo. El anterior, Goodbye Lullabye, vendió un millón más.

Avril Lavigne a través de sus singles

Here’s To Never Growing Up, Rock N Roll y Let Me Go son los 3 sencillos que han precedido el lanzamiento de Avril Lavigne. El primero es el más cercano al pop adolescente y el que mayor éxito ha cosechado de esta etapa.

De hecho, ha vendido más de un millón de copias entre Estados Unidos, Canadá y Australia. No es el único tema de teen pop del álbum, puesto que 17  y Bitchin Summer continúan con este sonido, aunque la primera introduce guitarras eléctricas y la segunda es heredera del sonido de Goodbye Lullaby.

De vuelta a los singles, tras Here’s To Never Growing Up se lanzó Rock N Roll, que ha triunfado, sobre todo, en países de Asia, como Japón (puesto 5 en listas). El estilo de esta canción es punk pop/punk rock. Muy pegadiza, sin duda, se trata de una grata sorpresa para les fans de la antigua Avril Lavigne.

La estela más rockera del álbum se completa con You Ain’t Seen Nothin’ Yet y la colaboración con Marilyn Manson: Bad Girl, la mejor canción movida del álbum, puro rock con ligeras influencias del rock industrial de Manson.

El único “pero” es la corta duración, algo habitual en las incursiones más rockeras de los recientes discos calificados como pop. Ejemplos de ello son Dirty Love de Kesha (2012) o MANiCURE de Lady Gaga (2013).

En Let Me Go, Avril Lavigne cuenta con la colaboración de su actual marido, principal vocalista de Nickelback, Chad Kroeger. Se trata de la mejor balada de la artista desde Innocence (2007). Además, cuenta con la baza de sonar a clásico. Dentro del disco también destacan los temas tranquilos Hush Hush, Falling Fast y, sobre todo, Give You What You Like.

Japón, el reducto comercial de Avril Lavigne

En la edición japonesa del álbum, aparece incluida How You Remind Me, una versión impecable y de un tono más melancólico (si cabe) de la original, el mayor éxito de la banda de su marido.

Precisamente, en Japón es donde mejor está funcionando el álbum, donde ya ha sido certificado Oro (equivale a 100.000 copias).

El resto de canciones del sucesor de Goodbye Lullaby, Slippin’ On Sunshine y Hello Heartache, se mueven en el pop/rock tan propio de la artista.

Por último, la composición más sorprendente y que, inicialmente, genera rechazo es Hello Kitty, donde la intérprete canta en inglés y japonés. En ella, Avril Lavigne realiza una combinación de los géneros pop-rock con el dubstep. El resultado es una canción muy pegadiza que recuerda al trabajo del dúo británico Modestep.

Veredicto sobre Avril Lavigne

Después de los descafeinados Alice (2010) y Goodbye Lullaby (2011), Avril Lavigne es el trabajo de más intención “antigua Lavigne” de la artista desde Under My Skin (2004). Así, la cantante vuelve a sus orígenes tomando lo mejor de su debut Let Go (2002) y The Best Damn Thing (2007).

Lo único preocupante es su voz, que, en ocasiones, suena chillona. De hecho, recuerda mucho a la de Kesha. En general, resulta patente en todo el álbum, pero en You Ain’t Seen Nothing Yet, Hello Kitty y Sleepin’ on Sunshine se hace aún más evidente.

2 comments

  1. Víctor Berzal de Miguel 1 diciembre, 2015 at 09:24 Responder

    Hola Diego, gracias por comentar. Pasado el tiempo, sí coincido contigo en que es similar a The Best Damn Thing, o sea que situaría a Avril Lavigne como 4º mejor álbum de su carrera. Sin embargo, Goodbye Lullaby no me parece mejor. Aunque, a nivel madurez, Avril Lavigne sí es un paso atrás. En fin, a ver con qué nos sorprende en su próximo disco 😉

  2. Diego 1 diciembre, 2015 at 09:03 Responder

    mmm.. sinceramente no estoy muy de acuerdo con lo que dices, considero a este álbum inferior a Goodbye Lullaby y diría que esta casi a la par con The Best Damn Thing, ambos se mueven en las mismas aguas, pareciéndome incluso The best damn thing mas original. El álbum tiene una gran calidad y coherencia, mis favoritas give you what you like, falling fast, hush hush y la potente Here's To Never Growing Up, pero creo que es el disco mas debil de Avril.

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies