All We Know of Heaven All We Need of Hell de PVRIS

Recomendamos: All We Know Of Heaven, All We Need Of Hell de PVRIS

El 25 de agosto fue lanzado al mercado All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS, el 2º trabajo de estudio de la banda formada por Lynn Gunn (vocalista, guitarra rítmica y teclados), Alex Babinski (teclados y guitarra principal) y Brian MacDonald (bajo eléctrico y teclados). All We Know Of Heaven All We Need Of Hell llega casi 3 años después de su debut, White Noise, top 88 y 55 en Estados Unidos y Reino Unido, respectivamente.

Portada de All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS

Portada del disco All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS.

Un día de abril de 2014, cuando estaba haciendo las prácticas de Periodismo en Radio Círculo, la radio del Círculo de Bellas Artes, en un momento en el que hablaba con mi jefe sobre nuestros gustos musicales, él me dijo: “el rock está bien, pero pronto te cansarás de él en favor de la electrónica”.

En ese instante, no creí en sus palabras, pero fueron proféticas, puesto que, desde 2015, la mayor parte de la música que escucho tiene que ver con la electrónica.

Y sí, muchas veces las nuevas canciones rock que se publican producen en mí cierto hartazgo, puesto que muchas de ellas repiten hasta la extenuación las mismas fórmulas agotadas de siempre (algo que, de momento, no me molesta con la electrónica).

Sin embargo, no acertó del todo, ya que, cada vez que algún artista nuevx o que sigo desde hace años anuncia que vira hacia el rock, mis expectativas se disparan. De hecho, espero con ansia el día en el que Christina Aguilera, Lady Gaga, Miley Cyrus, Chenoa, Lindsay Lohan, Adam Lambert, Madonna, Fergie, Lana del Rey o Marta Sánchez se animen a publicar un disco de auténtico rock.

Por tanto, puede decirse que el rock aún me fascina, pero que la electrónica también, por lo que no es de extrañar que también disfrute con la música electrónica de toques rock de la banda británica Ladytron o la cantante neozelandesa Ladyhawke.

Eso sí, estxs músicxs siempre tienden más a los sintetizadores que a las guitarras eléctricas, por lo que si os apasiona el rock de influencias metaleras y góticas y no os espanta que se fusione con electropop y synthpop, PVRIS es vuestra banda.

¿Quiénes son PVRIS?

La ciudad estadounidense de Lowell (Massachusetts) es el lugar que vio nacer la banda PVRIS en 2012, conocida durante unos pocos meses bajo el nombre de Operation Guillotine.

En un primer momento, el grupo estuvo formado por 4 miembrxs: la vocalista Kyle Anthony, lxs mencionadxs Alex Babinski y Brian MacDonald y Brad Griffin (batería). Muy pronto, también en 2012, Kyle fue sustituida por Lynn (cuenta con una voz similar a la de Taylor Swift o Sydney Sierota de Echosmith) y, en 2013, fue Brad quien abandonó PVRIS.

Tal y como puede apreciarse nada más comenzar el vídeo de debajo, donde Lynn Gunn habla de la primera vez que se sintió lesbiana, PVRIS se pronuncia como Paris, el personaje que desencadenó la Guerra de Troya de La Ilíada de Homero.

Después de publicar 2 Eps, Paris (2013) y Acoustic (2014), a finales de 2014, lanzan su debut, White Noise (reeditado con nuevas composiciones en 2016). En este primer largo, PVRIS suena a una suerte de Paramore con canciones mucho más fáciles de escuchar y más electrónicas que la mayoría de las de la banda de Hayley Williams (After Laughter de 2017, excluido) y a lo que podría ser Evanescence, si apostara más a menudo por los sintetizadores (ejemplo Even In Death de Lost Whispers).

White Noise dejó grandes temas de electrorock, electropop/synthpop de toques góticos y heavy metal, como Empty, You and I, Smoke, St. Patrick, Fire, Eyelids, Mirrors o Let Them In.

All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS canción a canción

Electropop, synthpop e influencias metaleras se fusionan en la desgarradora Heaven, la primera canción de All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS, un tema que nos avisa de que estamos ante una versión más oscura de lxs PVRIS de White Noise.

Le sigue Half, igualmente oscura, pero más próxima al electropop e incluso al drum & bass, en la que Lynn expresa el torrente de sentimientos que siente algunos días en contraposición de otros en los que parecen estar dormidos.

El primer corte luminoso del All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS llega con Anyone Else. Dotado de envolventes coros, tímidos ecos disco y una potente base electropop, este tema muestra a una Lynn sorprendida y agradecida por haber encontrado a esa persona que, de repente, le da sentido a todo.

A continuación, llega el turno de What’s Wrong, el segundo sencillo de este trabajo. Electropop y metalpop son los géneros musicales de una épica composición sobre una relación destructiva, ya superada, del pasado, que vuelve. El tono musical es oscuro, pero el mensaje, positivo, puesto que Lynn se declara desvinculada emocionalmente.

En Walk Alone, la primera vez en la que PVRIS coquetea con el hip hop, pero sin perder de vista sus aires góticos y electrónicos (de nuevo, próximos, por momentos, al drum & bass), asistimos a las reflexiones de Lynn sobre un amor que se extingue. Además, Walk Alone, pese a ser una canción bien construida y sorprendente (por las partes “hiphopeadas”), supone el primer resbalón de calidad de All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS.

Inmediatamente después, eso sí, el nivel repunta con la magnífica Same Soul. Combina, de manera magistral, metalpop con synthpop, lo que la convierte en una de las mejores canciones de todo el disco. A nivel lírico, en Same Soul, PVRIS nos habla, en el marco de una relación de pareja que se marchitó hace tiempo, de las preguntas que se hace una de las partes respecto a dónde ha ido la conexión del pasado.

Otra destacada muestra de electropop-synthpop gótico, al estilo de Heaven, es Winter. En este caso, Lynn descubre que la relación sentimental que mantiene con su novia es solo sexo para su pareja.

Seguidamente, llega el turno de No Mercy, la composición más metalera de todo el trabajo, título que en White Noise recaía sobre Mirror. La letra es difícil de interpretar, pero podría ser una versión agresiva del Chained to the Rhythm de Katy Perry, es decir, una forma de denunciar que somos testigxs de la miseria, pero que no hacemos nada porque esa situación desagradable es nuestra zona de confort.

Al terminar No Mercy, la calidad del disco se resiente de manera notable con Separate, una agradable, pero aburrida balada que quiere ser positiva, pero esconde un mensaje tóxico:

“Pull away the world from me (Aleja el mundo de mí)
I don’t mind (No me importa)
As long as they don’t separate you from me, I’ll be fine (Mientras no te separen de mí, estaré bien)”

¿Por qué es tóxico? Porque Lynn vincula su felicidad a estar con una persona (debemos ser felices sin depender de la gente de alrededor), que, además, para más inri, según parece, le aleja del mundo, le aisla.

Tras Separate, All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS se cierra de forma decepcionante, en el terreno musical, con Nola 1, que es como una continuación sin gracia de What’s Wrong. En el plano lírico, Nola 1 permite finalizar este trabajo con la sensación de que, a pesar del dolor de la vida, somos capaces de salir adelante y, como Lynn, “seguir cantando”.

Veredicto sobre All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS

Para la promoción de este disco, Rise Records, la discográfica de PVRIS, fue publicando en Youtube los videoclips de los 3 singles principales, Heaven (el 1 de mayo), What’s Wrong (13 de junio) y Anyone Else (23 de agosto). Tras ellos, llegaron los clips “Visualette”de Half (14 de julio) y Winter (3 de agosto).

Todos ellos, además de contar con una innegable calidad, hacían prever que el All We Know Of Heaven All We Need Of Hell de PVRIS contaría con melodías mucho más oscuras que las de su predecesor.

Durante la primera escucha del álbum, esas sospechas se confirman, pero eso no es lo más destacado. No, lo llamativo es detectar que PVRIS ha publicitado las mejores canciones del álbum antes de la salida del mismo, ya que Walk Alone, Separate y Nola 1 desmerecen bastante un trabajo que podría ser redondo.

En esa estrategia comercial contraria a la del Glory (2016) de Britney Spears se encuentra el primer defecto de All We Know Of Heaven All We Need Of Hell. El segundo y último problema de este largo está en la mencionada letra de Separate, vinculada al amor romántico.

“Solo es una canción”, podéis estar pensando. Y, en efecto, lo es, pero la música contiene mensajes que pueden forjar personalidades y maneras inadecuadas de afrontar la vida, es decir, de impedir que seamos personas felices.

A pesar de estos rasgos negativos, All We Know Of Heaven All We Need Of Hell guarda 2 magníficos ases en la manga, las potentes Same Soul y No Mercy.

Por tanto, aunque este disco no es perfecto (tampoco lo era White Noise), sí mantiene y robustece un sonido roquero de fuertes influencias electrónicas y heavy metal que funciona como un rock adaptado a una época en la que bandas de rock comercial, como Foo Fighters, Bon Jovi o U2 están de capa caída a nivel artístico.

Leave a reply