El Mal Querer de Rosalía crítica

El Mal Querer: ¿Rosalía es una revolucionaria?

Transcurridas 2 semanas desde la publicación de El Mal Querer de Rosalía, es decir, los primeros días de máximo impacto tras las grandes expectativas y debates apasionados que ha despertado un trabajo presentado por Malamente, Pienso en Tu Mirá y Di Mi Nombre, analizamos el que es uno de los discos de 2018 en España.

El Mal Querer de Rosalía crítica

Portada de El Mal Querer de Rosalía, diseñada por Filip Custic.

El Mal Querer llega casi 2 años después del debut de Rosalía, Los Ángeles (incluía De Plata, una de las mejores canciones españolas de 2017), un trabajo que lleva más de 80 semanas en lista y que alcanzó su máxima posición en PROMUSICAE la misma semana en la que El Mal Querer debutaba en el número 2 de ventas puras (la siguiente semana, este último ascendía al 1).

Co-producido por Rosalía y El Guincho, El Mal Querer es un álbum de flamenco fusión que la artista sasrovirense presentó como su trabajo de fin de carrera en la Escuela Superior de Música de Cataluña, donde se ha licenciado con matrícula de honor en el Grado de Interpretación de cante flamenco.

El Mal Querer de Rosalía: crítica del disco

Concepto del álbum

El segundo trabajo de estudio de Rosalía está basado en la novela del siglo XIII Flamenca. Escrita por Daude de Prada, un trovador francés, es la clásica obra de la época y de otras posteriores sobre un triángulo amoroso formado por un matrimonio y un hombre que se propone seducir a la esposa, una mujer de buena reputación, recluida en una torre por los celos de su marido.

Unos 800 años después de la creación de esta novela, cuyo final se ha perdido, Rosalía se sirve de ella para narrar la historia de una relación amorosa y tóxica marcada por el machismo del hombre. Cada canción de El Mal Querer de Rosalía es un capítulo de esta historia: augurio, boda, celos, disputa, lamento, clausura, liturgia, éxtasis, concepción, cordura y poder.

Conforme avanza el álbum, nos damos cuenta de que la historia de Flamenca sigue de plena actualidad, cuando ha transcurrido casi un milenio desde que fuera concebida.

Eso sí, tal y como indican Cordura, A Ningún Hombre (las últimas canciones del disco) y Preso, hay lugar para la esperanza porque, una vez que la Flamenca del siglo XXI (interpretada por Rossy de Palma) es consciente de que es una mujer maltratada, tiene muy claro que este tipo de relación no es amor, sino una cárcel y ya conoce cómo funciona para no verse atrapada por ella nunca más. Y esto es una conquista feminista en toda regla.

Los tipos de canciones de El Mal Querer de Rosalía

Aunque la fusión de géneros musicales es evidente en todo el trabajo, los temas incluidos en El Mal Querer pueden dividirse en 2 grupos: los que tiran más hacia el flamenco tradicional (el que más vimos en Los ángeles) y los que juegan con la experimentación y ritmos urbanos.

Más hacia el flamenco de siempre:

Que No Salga la Luna. Capítulo 2. Boda

Se trata de una soberbia bulería donde se incluyen frases tan alarmantes como “Quiera o no quiera, quiera, ella no quiera, va estar conmigo ella hasta que se muera” o “Sin decir na’ a mi m’a jurao’ que ella por mí se mata”.

Reniego. Capítulo 5. Lamento

Vocalmente, es uno de los momentos más puros de flamenco de El Mal Querer de Rosalía. Eso sí, del mismo modo que la canción anterior incluía voces autotuneadas, el toque de fusión en esta viene dada por un acompañamiento de música de cámara.

Di Mi Nombre. Capítulo 8. Éxtasis

Dotada de una sutil querencia hip hop, su estribillo se construye en torno a los Ali Yali Ya de los tangos de La Repompa de Málaga. El resultado es una pegadiza composición con la que ha logrado su primer número 1 en singles en España.

Más hacia la experimentación y los ritmos de moda:

Malamente. Capítulo 1. Augurio

El tema que abre El Mal Querer de Rosalía es también el primer sencillo de este trabajo. Ecos trap, una base de palmas y piano eléctrico, diferentes recovecos electrónicos y la repetición constante de la palabra malamente conforman una composición, tan minimalista como irresistible, con la que ha ganado 2 Grammy Latinos: Canción Alternativa y Fusión/Interpretación Urbana.

Pienso en Tu Mirá. Capítulo 3. Celos

También minimalista es esta pista que lleva el palo flamenco de las bulerías por soleá hacia sutiles derroteros electrónicos. Esta es, sin duda, una de las canciones más pegadizas, que no inmediatas, de todo El Mal Querer.

De Aquí No Sales. Capítulo 4. Disputa

La voz autotuneada de Rosalía y el uso de sonido de motos, coches que arrancan y una sirena parecen contar la historia del comienzo del maltrato físico (“con el revés de la mano yo te lo dejo bien claro”, “mucho más a mí me duele de lo que a ti te está doliendo”) hacia la Flamenca del presente.

La mezcla de todos los elementos conduce a un clímax que estalla con palmas y el lamento de Flamenca, de nuevo con voces tratadas, que da lugar a un fandango de un tibio deje electrónico.

Preso. Capítulo 6. Clausura

El primer momento en el que la protagonista de la historia se dirige a nosotrxs es con este interludio. Rossy de Palma se encarga de poner voz a este personaje, que, mientras da testimonio de su experiencia como víctima de maltrato machista, en su mente (voz autotuneada de Rosalía) no para de pensar que todo por lo que ha pasado duele. Preso es uno de los pocos momentos de El Mal Querer de Rosalía en los que se oye el sonido de una guitarra española.

Bagdag. Capítulo 7. Liturgia

Dream pop, r&b y un ligerísimo toque de recursos propios del tropical house son los géneros musicales que componen el tema en el que Rosalía samplea Cry Me a River (2002) de Justin Timberlake.

Salvo por la forma de cantar, Bagdag (nombre de un local porno de Barcelona) puede considerarse el gran momento de pop experimental de El Mal Querer. A nivel lírico, este séptimo capítulo da a entender que Flamenca ha escapado de su maltratador y que, rota de dolor, se gana la vida dando palmas.

Nana. Capítulo 9. Concepción

Casi björkiana (una de las artistas que han influido en el trabajo de Rosalía, según la propia cantante), por la forma en la que está tratada la voz de Rosalía al cantar “nana”, es esta espectacular nana flamenca, que salvo por los juegos electrónicos del estribillo parece cantada a cappella.

Maldición. Capítulo 10. Cordura

Afrontar y superar el maltrato, así como deconstruir el amor romántico, no es un camino de rosas, pero Flamenca tiene claro que saldrá, aunque le cueste la vida. Desde el punto de vista musical, este décimo capítulo se nutre de un original r&b de ritmo aflamencado, acompañado de piano eléctrico.

A Ningún Hombre. Capítulo 11. Poder

El Mal Querer de Rosalía llega a su fin con otro tema en el que solo se aprecia la voz de Rosalía, de las 2 maneras en las que se muestra en el álbum: autotuneada y orgánica. La letra de A Ningún Hombre no puede ser más empoderadora, puesto que incluye versos como “a ningún hombre consiento que dicte mi sentencia o “yo era tuya compañero hasta que fuiste carcelero”.

La mala memoria de España al afrontar El Mal Querer de Rosalía

“Está todo inventado”

No lo decimos nosotrxs, sino la propia Rosalía. Sin embargo, esta declaración no ha impedido que, las semanas previas y posteriores al lanzamiento de El Mal Querer, algunas de las frases más repetidas hayan sido aquellas en las que se afirma que Rosalía ha revolucionado el flamenco porque lo ha acercado a lxs jóvenes al fusionarlo con la música urbana.

Este tipo de afirmaciones es verdad a medias. Programas como La Voz demuestran, edición tras edición, que el flamenco está lejos de considerarse un género musical propio de personas de más de 40.

Sí es cierto que El Mal Querer, al estar Rosalía vinculada a artistas urbanxs de gran éxito en streaming España, como C Tangana (co-autor de 8 de los 11 temas disco) o J Balvin (en la canción Brillo) y al no tener reparos en defender estas músicas, es muy posible que haya despertado el interés por el flamenco de lxs seguidores del trap y reggaetón-trap.

Fusionar flamenco con música moderna ocurre desde hace décadas

Antes que Rosalía, otrxs artistas del mundo del flamenco han lanzado discos en los que fusionan este género musical único en el mundo con otro tipo de estilos, como la electrónica, el rock, el jazz, la bossa nova, el tropical house, el indie rock, el techno, el funk, el soul, el hip hop/rap…

Ejemplos de ello son o han sido, desde hace más de ¡50 años!, Paco de Lucía (en solitario y junto a Pedro Iturralde), Enrique Morente, Camarón de la Isla, Triana, Medina Azahara, Rosario Flores (por ejemplo, con su debut De Ley en 1992) o Las Grecas.

Ya en el siglo XXI, la lista de artistas que han llevado el flamenco a una nueva dimensión, al mezclarlo con otros géneros, se ha hecho mucho más larga.

Entre todxs ellxs, se encuentran, por ejemplo, Chambao, Pitingo, Fuel Fandango (al hablar de su último disco, Aurora, 2016, dijimos que mezclaba lo mejor de la música internacional con la que hace única a España), Ojos de Brujo, Buika, Soleá Morente (su disco Ole Lorelei, 2018, también fusiona electrónica minimalista con flamenco y ha pasado mucho más desapercibido que El Mal Querer), Diana Navarro, Ariadna Castellanos & Ed Is Dead (en 2016, firmaron el maravilloso MJU:ZIK, explicado en el mismo artículo que Aurora), Exquirla o Pablo Alborán (No Vaya a Ser, por ejemplo).

Algunos más experimentales, otros más mainstream, pero todxs sin excepción hacen, en mayor o menor medida, lo mismo que Rosalía en El Mal Querer: fusionar flamenco con géneros musicales contemporáneos.

Conclusión y veredicto sobre El Mal Querer de Rosalía

Magnífico, sólido y cuidado al detalle son los 3 rasgos principales que caracterizan El Mal Querer de Rosalía, un trabajo muy ambicioso, repleto de fantásticas melodías y un sinfín de experimentos electrónicos y vocales. Rosalía ha declarado, en multitud de ocasiones, que su base es el flamenco, un estilo que domina, pero que, en este álbum, quería hacer algo diferente.

Desde luego que lo ha conseguido y, sin ningún ápice de duda, El Mal Querer aparecerá, tanto en medios nacionales (incluida Cultura Diversa) como internacionales, en las listas de los mejores discos del año.

Eso sí, como españoles, nos conviene recordar nuestros logros y aportaciones a la cultura universal. Por eso, aunque el foco de la industria musical, según la propia Rosalía, esté ahora apuntando a España (“está en el mapa”, suelen ser sus palabras), lo que ha hecho la cantante existe desde hace más de medio siglo y colgarle a ella el título de revolucionaria invisibiliza el esfuerzo y dedicación de una interminable lista de artistas.

En definitiva, a pesar de las circunstancias políticas y de otros factores, la vanguardia, de una u otra manera, siempre se las ha ingeniado para entrar en contacto con España y para crear, en este caso, composiciones reconocidas a nivel internacional y nacional, aunque, a veces, nuestro sentimiento de inferioridad nos impida tenerlas presentes.

3 comments

  1. Malamente 1 diciembre, 2018 at 20:00 Responder

    No has hablado del tema de la apropiación cultural y me parece ok. Desde mi modesta opinión, Rosalía no se ha apropiado del flamenco en el sentido que se denuncia porque ella está muy preparada, lleva estudiando mucho tiempo y sabe qué significa todo lo que rodea esa música.
    Sobre lo de Yeli leí por ahí que aunque sea una tradición de las bodas gitanas, es machista. Vamos que el tema es complicado de narices!!!!!

  2. He dicho 30 noviembre, 2018 at 11:00 Responder

    Dime alguien que baile y cante como en el disco. Si hasta Beyoncé hace pregrabados. Además tener una gran voz tampoco es para tanto. Si no mira a Madonna (éxito) y Christina Aguilera (fracaso)

  3. Chelo 29 noviembre, 2018 at 20:49 Responder

    No tenéis ni idea de música. Rosalía es una DIOSA y punto!!! Estoy de broma, obvio. Ella es solo marketing, ni siquiera canta bien en directo…

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies