Lenguaje Inclusivo neutro revista Cultura Diversa

Nuevo lenguaje inclusivo en Cultura Diversa

Desde hace unas semanas, las equis del lenguaje inclusivo empleado en Cultura Diversa han desaparecido en los nuevos contenidos. También, en los mensajes compartidos en Twitter y Facebook.

El motivo de este cambio es el resultado de una serie de conversaciones con Marcos Ventura (activista trans no binaria y vicepresidenta de Gamá) y Edin Massana (lingüista), así como la ponencia en MariCorners de Begoña Martínez-Pagán (escribe, interpreta, traduce y enseña).

De izquierda a derecha: Begoña Martínez-Pagán, Edin Massana y Marcos Ventura (fuente foto: composición propia con imágenes de Twitter e Instagram).

Todo ha tenido lugar este 2019, pero el desencadenante del gran clic en mi cabeza ha sido, sin duda, el momento en el que Ventura me comentó que los programas empleados por las personas invidentes o con problemas de visión, para leer en Internet, son incapaces de descifrar los textos escritos con el lenguaje inclusivo de la equis.

Reacción ante mi situación de privilegio y mis dudas sobre el género neutro

Un poco de contexto

Cuando, en 2016, decidí terminar de profesionalizar lo que antes eran los blogs Primera Plana VB y En el punto de mira, además del cambio de nombre, aspecto de la web y aumento de la periodicidad de las publicaciones, la gran novedad fue empezar a utilizar el lenguaje inclusivo con la equis.

Recuerdo que la primera vez que vi un texto escrito de esta manera, el lenguaje inclusivo me pareció una tontería innecesaria. Esto ocurrió transcurridos pocos meses de mi salida del armario y apenas unas semanas después de iniciar mi vida como activista LGTB.

¿Por qué me pareció una tontería? Por ignorancia, privilegio y prejuicios. Lo he dicho mil veces, cuando salí del armario (diciembre de 2014) yo era machista y no lo sabía. También, arrastraba bastante homofobia interiorizada y transfobia.

Poco a poco, fui conociendo diferentes personas, realidades, experiencias, formas de ver el mundo y, como consecuencia, mi mente se abrió y comenzó el camino de la deconstrucción (aún continúa).

Pues bien, de todo ello, la inclusión se convirtió en mi principal objetivo. Los razonamientos que lo sustenta eran y son:

  • Yo he sentido y sufrido la exclusión miles de veces y no quiero que nadie pase por ello
  • Al incluir se visibiliza
  • La visibilización de la diferencia genera referentes y empatía
  • La aparición de referentes provoca que millones de personas no crezcan en la terrible soledad de verse diferentes y que no justifiquen el maltrato que sufren por ello
  • La empatía lleva al respeto y al cambio social

Para lograr la visibilización de todas las realidades, el lenguaje inclusivo con equis se convirtió en mi gran aliado. Era perfecto, puesto que yo me desentendía de presuponer una identidad de género para el público y las personas de las que hablaba y les dejaba a elles la opción de leer la equis con la vocal que deseasen.

Descubrimiento del privilegio de la visión: el final de la era de la equis

Una de las cosas que más me sorprendieron durante el primer consejo de FELGTB al que acudí fue lo que muestra el siguiente gif:

Lenguaje inclusivo aplausos en lengua de signos

Generalmente realizado con un poco más de brío, esto es aplaudir en lenguaje de signos. Al preguntar por qué se levantaban las manos así (yo no entendía nada), me explicaron la razón: inclusión.

Pero las personas con problemas de oído y/o habla, hasta donde sé, no tienen problemas para leer, por lo que estaban incluidas en Cultura Diversa, al igual que todas las identidades y orientaciones del colectivo. Eso sí, jamás pensé en les invidentes.

Por eso, cuando Marcos Ventura me abrió los ojos, el mundo se me cayó encima y tuve clarísimo que no podía continuar, como si nada, con el lenguaje inclusivo de la equis.

El camino a seguir era comenzar a utilizar el neutro de la e, el de nosotres, elle… pero, junto a mi creencia de que solo se empleaba para visibilizar identidades de género no binarias, entonces, la RAE hizo acto de presencia en mi cabeza y surgió esta gran duda:

“Ok, cambio al lenguaje neutro de la e, lo que pasa es que ahora no veo la diferencia entre el nosotros y el nosotres. La RAE dice que nosotros es el neutro del español y lo consideramos machista, pero ¿utilizar nosotres no es, entonces, lo mismo?”

De nuevo, Marcos me iluminó con su sabiduría: “lo que se pretende con el lenguaje neutro no es visibilizar la identidad no binaria, sino eliminar la marca de género en el lenguaje, es decir, apostar por uno de género no marcado”.

Lenguaje inclusivo eliminar marca de género

Y se hizo la luz en mi cabeza sobre el lenguaje inclusivo de la e.

¿A qué se debe que la e elimine la marca de género?

La respuesta tiene que ver con que, en general, las palabras que finalizan en “o” están asumidas como propias de lo masculino y las que terminan en a, como propias de lo femenino. En cambio, la e, que ya existe en castellano (esto conecta con Edin Massana. Lo explico más adelante) no suele dejar clara la identidad de género.

Por ejemplo, si digo de alguien que es guapo, pensamos en un hombre y si digo guapa, entendemos que hablo de una mujer. En cambio, si afirmo que una persona es independiente, ¡magia y caos!, ¡no sabemos si es hombre o mujer!, ¡alerta, género no marcado!

De lo anterior se extrae que el objetivo del lenguaje inclusivo neutro no es crear un tercer género, sino deshacerse de las imposiciones normativas de los géneros masculinos y femeninos tradicionales. En este sentido, la e no se propone para representar el no binarismo, sino para ser no marcada, con la gran baza de que en muchas palabras ya funciona como terminación sin marca de género.

Por tanto, no es lo mismo decir los que les. Los es claramente masculino, pero les no es claramente no binario, es decir, no tiene ningún género marcado. Sí, es cierto que muchas personas no binarias emplean el elle, pero lo hacen porque quieren un pronombre sin marca masculina o femenina, no porque elle tenga la marca no binaria.

El problema para el castellano del lenguaje inclusivo de la equis

Además de lo explicado sobre que resulta imposible de descifrar para los programas de lectores invidentes, Edin Massana, como lingüista que es, me comentó lo que trae consigo un lenguaje inclusivo de la equis para el idioma:

  • Rompe con una de las características más óptimas del castellano, la identificación entre el signo escrito y su pronunciación, lo que, además, dificulta la lectura e interpretación de los textos
  • La lengua tiene una capacidad sorprendentemente conservadora, incluso por parte de quienes la hablan (véase, por ejemplo, que sigamos diciendo coñazo cuando somos conscientes de que es una expresión machista)

Por tanto, dejar atrás el lenguaje inclusivo de la equis y abrazar el de la e es lo mejor, ya que la e sin marca de género ya existe y se emplea al hablar castellano.

Además, se puede leer y no choca tanto como unas palabras con terminaciones en equis, que, sí, lo reconozco, pueden entorpecer la lectura, así como llevar a pensar que el texto contiene faltas de ortografía y, que se entienda la broma, por ahí, no paso 😝.

La guinda del pastel de género no marcado: Begoña Martínez-Pagán en MariCorners

En un momento dado de su ponencia, Martínez-Pagán nos contó trucos para entregar textos traducidos, de tal manera que la marca de género desapareciera. Por ejemplo, no siempre es necesario decir “ella” en una frase del tipo “salió a correr por Madrid”.

Cuando yo escuché en qué consistía su trabajo y sus “pillerías”, todo me pareció correcto, pero, hasta cierto punto, ajeno a mí y mi realidad. No fue hasta que comprendí lo del género no marcado que entendí del todo el mérito de la “traducción queer” de Martínez-Pagán.

maricorners lenguaje inclusivo cultura diversa

MariCorners, I Congreso Internacional sobre Comunicación y Espacios LGTBIQ+.

Desde entonces y podéis verlo en los 3 últimos artículos de Cultura Diversa, las equis han desaparecido. En su lugar, a veces, se ven palabras como arquitecte, pero, en general, lo que estoy haciendo es escribir con palabras de género no marcado.

Por ejemplo, en este mismo texto, podría haber puesto que Begoña Martínez-Pagán es traductore, profesore, escritore e intérprete, pero, en su lugar, he preferido poner “escribe, traduce, enseña…” Otra opción podría haber sido: “Begoña Martínez-Pagán, docente que también…”

Sí, lleva bastante más trabajo, pero resulta muy satisfactorio jugar con la gran riqueza léxica del español y descubrir todas las palabras de género no marcado que tenemos y que ya empleamos.

Palabras de género neutro perfectas para el lenguaje inclusivo

Seguramente, sería mejor coger el diccionario y explorarlo a fondo para sacar todas las palabras de género no marcado en castellano, pero a mí me ha resultado más estimulante apuntarlas conforme venían a mi mente. Os dejo todas las que llevo, por ahora:

Las que terminan en “e”

Nadie, tripulante, transeúnte, caminante, adolescente, representante, cantante, responsable, independiente, indemne, amable, incólume, componente, confidente, incompetente, prudente, impaciente, sensible, preferente, coherente, docente, debutante, extravagante, omnipotente, simple, principiante, gerente, repelente, pedante, habitante, simpatizante, deleznable, alarmante, ligue, alegre, triste, delincuente, decepcionante, cargante, votante, rebelde, superviviente, vidente, feriante, irreverente, asaltante, atacante, teniente, agente, terrateniente, célebre, clemente, ferviente, honorable, terrible, horrible, ponente, navegante, ignorante, clarividente, enclenque, expectante, visible, impertinente, vehemente, creyente, elegante, fascinante, amenazante, inquietante, irritante, insoportable, perenne, gente, le, arrogante, jinete, paciente, caliente, valiente, intérprete, migrante, procedente, brillante, inteligente, pobre, referente, vigilante, figurante…

Género no marcado con otras letras

Huésped, comensal, modelo, maniquí, figura, sinvergüenza, profesional, bromista, veraz, sensual, veleta, peculiar, baladí, mejor, peor, ruin, gentil, tirillas, virgen, secuaz, idiota, imbécil, pareja, singular, feliz, ciudadanía, criminal, genial, sensual, sexy, visceral, coleccionista, bedel, hindú, indígena, nacionalista, estadista, periodista, demócrata, fascista, puntual, mecenas, cursi, analista, especialista, intelectual, sentimental, guionista, novelista, cineasta, víctima, policía, colega, fiel, temperamental, guitarrista, pianista, flautista, febril, servil, gentil, plasta, senil, joven, chófer, machista, feminista, psicópata, terapeuta, increíble, persona, sutil, pueril, voz (entendido como cantante de una formación musical), batería, lingüista, violinista, activista, familiar, ensayista, novelista, equipo, figurinista, taxista, dentista, veloz, sagaz, tenaz, plantilla…

Lenguaje inclusivo de género no marcado con e

Una de las reflexiones sobre el lenguaje inclusivo de la ponencia de Begoña Martínez-Pagán en MariCorners.

1 comment

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies