Crítica de Break de Catnapp, Nude de The Irrepressibles, Haus Party de Todrick Hall y más

Pentacrítica: Catnapp, RuPaul, The Irrepressibles, Chromatics y Todrick Hall

Uno de los primeros lanzamientos musicales de 2020 ha sido You’re a Winner Baby, el decimotercero disco de RuPaul. A propósito del mismo, recuperamos otro trabajo house reciente, Haus Party de Todrick Hall, que junto a Break de Catnapp, Closer to Gray de Chromatics y Nude de The Irrepressibles conforman la primera pentacrítica musical del año en Cultura Diversa.

Crítica de Break de Catnapp junto a otros discos

Amparo Battaglia Lopez, alias Catnapp, actuó en el Sónar de 2019.

Break de Catnapp: una irresistible y nebulosa unión de electrónica y rap

Portada de Break de Catnapp

La portada que ilustra Break de Catnapp.

Crystal Castles y BANKS son 2 de los nombres que asaltan el pensamiento cuando se escucha este Break de Catnapp, su disco debut, lanzado el pasado 2019.

Al igual que multitud de artistas, en otros lugares y épocas, tuvo que dejar su país para tener futuro en la industria.

Natural de Olivos (Argentina), reside en Europa desde mayo de 2015. Su primera opción fue Londres, pero pasado un tiempo (en el que no consiguió conectar con la ciudad) se mudó a Berlín.

Allí ha conseguido que su melancólico y ecléctico sonido (en sus composiciones, convergen r&b, pop, breakbeat, drum & bass, trip hop, rap o electrónica), alejado de lo convencional y de lo que se suele pinchar en la radio, encuentre su sitio.

Empezó su carrera en 2010 y, 7 años después, crea su propio sello NAPP Records, con el que ha publicado los EPs Back (2017), Fear (2018) y Fear Remixes (2018), así como distintos sencillos.

¿Qué encontramos en Break de Catnapp?

Titulado de manera muy acertada, Break de Catnapp no emplea la palabra inglesa para expresar ruptura con sus temas anteriores, sino de descanso en el sentido de ofrecer solo canciones sobre asuntos sentimentales.

En Break, Catnapp lo que quería y ha plasmado son mensajes con los que nos anima a recomponernos y seguir adelante. Bajo este paraguas, nos proporciona un himno LGTBI (Fight For A Fight) y, también, habla sobre:

  • Dejar atrás una relación tóxica (Give It Back)
  • Miedo relacionado con aceptación (Down In The Basement)
  • Atreverse a manifestar que quiere algo más que una amistad (Thunder)
  • Confianza (The Mover)
  • Pasar de marrones (I Don’t Care)

Los géneros musicales presentes en Break de Catnapp

A nivel estrictamente musical, Break de Catnapp contribuye a pulir su sonido sin que eso signifique dejar atrás sus raíces.

Nada más lejos de la realidad, como demuestra la inicial Down In The Basement, de un árido electroclash, cuyo ritmo aparece marcado por una profunda y seca percusión que conecta tanto con su tema Back como con un rap que se deja seducir por el trap.

También, entre el rap y el trap, entrelazado con r&b y ecos trip hop, se mueve la primera colaboración de Break de Catnapp: la adictiva The Mover (junto a Modeselektor, a quienes pertenece Monkeytown, el sello que ha publicado el álbum).

Break de Catnapp, el disco que suena en la disco de la serie Unorthodox

Actualización de abril de 2020, The Mover, Down in the Basement y Thunder son 3 canciones del Break de Catnapp que ella misma interpreta en la recomendable serie de Netflix Unorthodox. También, canta otra ajena al álbum, No Cover (2018).

En una línea similar a The Mover, se encuentra la machacona I Don’t Care, aunque, en este caso, acompañada de una percusión mucho más pronunciada. Mismo camino sigue, de forma muy acertada, Fight For a Fight, que es todo potencia contra la opresión al colectivo LGTBI.

Give It Back, la segunda pista de Break de Catnapp que incluye una colaboración (junto a El Plvybxy) y la peor de todo el trabajo, marca un punto de inflexión en el álbum. Casi desaparece la percusión, cuyo espacio es ocupado por r&b, sintetizadores y más rap.

A continuación, se reproducen las 2 mayores joyas del disco: los sombríos medios tiempos Thunder y Lengua (esta última, junto a Doxxed), donde se intuye otra influencia, la de Grimes.

You’re a Winner Baby: RuPaul brilla en terrenos house

Crítica de You re a Winner Baby de RuPaul junto a Break de Catnapp y 3 discos más

You’re a Winner Baby de RuPaul, como Break de Catnapp, incluye mensajes empoderadores para el colectivo LGTBI (sobre todo, ligados al mundo drag).

Este 10 de enero RuPaul sorprendía con la publicación de su décimo tercero álbum de estudio.

Consta, tan solo, de 8 cortes, todos co-escritos por RuPaul, Jack Wilson y Lior Rosner.

Tal y como adelanta el titular, You’re a Winner Baby suma más números house, destacables, a la extensa carrera musical de RuPaul.

De los que contiene este disco, los mejores son London, I’m a Winner Baby (ambos de puro deep house noventero) y Blessed.

Esta última, sin abandonar el terreno deep house, evoluciona hacia derroteros tropical house.

Mención especial merece el remix disco house para Ruby Is Red Hot (a cargo de Kummerspeck Redux), cuya versión original podrá escucharse en la banda sonora de AJ and the Queen, la nueva serie de RuPaul.

¿Cómo es el resto de You’re a Winner Baby?

La respuesta puede resumirse en un conjunto de buenas ideas, cuya ejecución resta puntos a You’re a Winner Baby. De todas, el mayor despropósito es Birthday Song, una canción para desear un feliz cumpleaños, de un tono muy animado y estridente, que no puede desentonar más en el álbum.

A continuación, se reproduce una oscura pieza, Bring Back My Girls (perfectamente, podría haber salido de las sesiones con Miley Cyrus para She Is Coming), que se desinfla en su repetitivo y simple estribillo, compuesto por la frase que emplea en RuPaul’s Drag Race para que las concursantes vuelvan al escenario.

Tras I’m a Winner Baby, llega Condragulations. Se trata de un corte EDM y mensaje empoderador sobre el esfuerzo que le ha llevado a convertirse en la drag queen número 1, lo que significa que merece la más honorable de las felicitaciones: las enhoradragbuenas.

Por último, entre Condragulations y Blessed, se sitúa Super Sexy Lady, un mediocre medio tiempo disco funk sobre haber superado las adversidades y, en consecuencia, ser una sexy mujer segura de sí misma (drag queen, se entiende).

La cautivadora sensibilidad de The Irrepressibles en Nude

Crítica de Nude de The Irrepressibles junto a Break de Catnapp y 3 discos más

Nude de The Irrepressibles, música que acompaña y sana como Break de Catnapp.

Instagram, Youtube, Facebook, Twitter… las redes sociales más utilizadas del mundo funcionan por algoritmos.

Si manifestamos interés por determinadas palabras, cada poco tiempo, estos sistemas matemáticos llevan a cabo “su magia” y nos ofrecen justo lo que buscamos o alternativas relacionadas.

Así, a finales de 2019, una de las recomendaciones de Youtube que llamó nuestra atención fue Two Men In Love de The Irrepressibles.

Data de 2012 y forma parte de Nude, el segundo disco de esta banda liderada por Jamie Irrepressible (nombre artístico de Jamie McDermott).

¿Quién es Jamie Irrepressible?

Pianista de altas capacidades para la composición desde la infancia y gay visible, McDermott (natural de Scarborough, Inglaterra) se trasladó a Londres nada más llegar a la mayoría de edad (años 90).

Allí amplió sus horizontes musicales y sumó el grunge y el rock a su pasión por Queen, Jean-Michel Jarre, Mike Oldfield, Erasure o Pet Shop Boys.

De forma paralela, empezó a desarrollar su talento como cantante y a convertirse en una figura emergente dentro del universo acústico londinense.

Nacimiento de The Irrepressibles, una formación de vocación honesta

Ser arreglista para diferentes grupos o artistas es una buena manera de hacerse un nombre, pero no la vía definitiva para realizarse al completo.

Al menos, no para McDermott, que necesitaba regirse por su propia visión. De esta manera, en 2002, funda The Irrepressibles, una banda concebida para expandir los límites del pop y mostrar, con toda honestidad, cómo es ser gay y dedicarse a la música.

La evolución musical de The Irrepressibles

Debido a los gustos personales de Jamie McDermott (su pseudónimo Jamie Irrepessible llegaría en 2013, cuando trabajó junto a Röyksopp, por ejemplo, en la extraordinaria I Had This Thing), responsable también de la composición de todas las canciones, sus primeros trabajos como banda recogieron las grandes influencias que había arrastrado desde su niñez.

Así, el sencillo doble My Friend Joe (2007), que incluye el tema homónimo y The Knife Song, suena a un cruce entre el mundo del cabaret y los momentos más estrafalarios de Queen (A Night At The Opera, 1975), aunque cambia el rock por acompañamiento orquestal.

Precedieron a My Friend Joe los EPs My Witness y Knife Song (ambos de 2005), pero no sabemos del todo cómo sonaban, dado que no conocemos su lista de temas.

Eso sí, dado que tanto My Friend Joe como The Knife Song forman parte de su disco debut, Mirror Mirror (2010), y que los cambios en ambas son mínimos, resulta más que posible que el My Witness original también fuera un combo de los mundos del cabaret, circo, los musicales y sus artistas fetiches.

Emerge el sonido soñado por Jamie McDermott para el pop

Un año antes de Mirror Mirror, The Irrepressibles lanzaban el EP From The Circus to The Sea, banda sonora de la película independiente The Forgotten Circus de Shelly Love, muy similar a los trabajos ya citados.

No obstante, la melodiosa voz de Jamie McDermott, sumada a unos arreglos alejados del circo y más en la línea del baroque y chamber pop, en The Tide e In This Shirt (su mayor éxito, acumula más de 18 millones de escuchas en Spotify) ya anuncian el nacimiento de la personalidad de The Irrepressibles.

Esto, asimismo, era complementado por los ecos electrónicos de la instrumental Transition.

Mirror Mirror, una carta de presentación

Como disco debut, Mirror Mirror recoge años y años de trabajo, lo que se traduce en diferentes sonoridades.

Por un lado, aunque mejor producidas y, en muchos casos, rebajadas con música de cámara, se encuentran las composiciones más circenses-grandilocuentes (My Friend Joe, Anvil, Knife Song, My Witness, Splish! Splash! Sploo!)

Por otro, aquellas que se sumergen en las envolventes atmósferas que ya habíamos disfrutado en las también incluidas The Tide e In This Shirt (I’ll Maybe Let You, In Your Eyes, Forget the Past, Nuclear Skies), entre el chamber pop, baroque pop y folk-dream pop.

De cualquier forma, las fronteras entre el sonido original y el ya característico de The Irrepressibles son muy tenues, signo inequívoco de que Jamie Irrepressible ya había dado con la clave para expresar su mundo interior.

En el contexto del álbum, In This Shirt despuntó como sencillo de éxito. Como consecuencia, fue remezclado por grandes de la electrónica (Röyksopp, la formación LGTB Hercules & Love Affair y Zero 7) e incluido en las bandas sonoras del corto homoerótico The Lady is Dead (Israel, 2010) y la película Tengo Ganas de Ti (España, 2012).

Crítica de Nude, el último disco de The Irrepressibles
Jamie Irrepressible en 2013

Jamie Irrepressible en 2013 (que no pase desapercibido el detalle de la bandera LGTBI en su mejilla derecha).

Al igual que Mirror Mirror, Nude todavía no es el disco redondo que The Irrepresibles, tarde o temprano, entregarán.

Eso sí, a diferencia de su debut, los pros de Nude son más potentes que los contras.

Para empezar, en todas y cada una de las canciones del álbum, The Irrepressibles cuentan con la virtud de acariciar el alma y llevarnos a un espacio seguro donde brotan las mejores emociones y capacidades:

  • Identificación
  • Empatía
  • Amor
  • Reparación interior
  • Libertad de ser

Todo esto lo consiguen, gracias a la angelical voz de McDermott, letras honestas sobre crecer, enamorarse y superar adversidades siendo LGTBI, así como a los diferentes géneros musicales abordados.

Respecto a estos últimos, podemos distinguir 2 tipos principales de canciones: las que apuestan por un depurado chamber-baroque pop y las que lo integran con electrónica.

Dentro del primer grupo, destacan Time Passing (instrumental), Pale Sweet Healing, Two Men In Love y To Be.

En cuanto al conjunto que se deja seducir por la electrónica, las mejores composiciones son New World (incorpora synthwave. Empata con Two Men In Love como momento cumbre de Nude), Tears (ambient y synthwave) y Arrow (synthpop. Todo un himno de Orgullo LGTBI, parece rendir homenaje a Sebastián: el santo considerado icono gay).

¿Habrá tercer álbum de The Irrepressibles?

Además de 3 EPs complementarios para Nude (Landscapes [2013], Viscera [2014] y Forbidden [2014]), desde 2018, The Irrepressibles han lanzado 7 sencillos sueltos, por lo que es muy posible que este 2020 tengamos su esperado tercer trabajo de estudio.

Según el sonido de los mismos, resulta muy posible que este disco sea el primero de la banda donde la electrónica, en general, y el synthwave, en particular, primen.

Closer to Gray de Chromatics, ¿una sorpresa satisfactoria?

Crítica de Closer to Grey de Chromatics, Break de Catnapp y 3 discos más

La sangrienta portada de Closer to Grey de Chromatics, un trabajo que, como Break de Catnapp, crea una atmósfera de sonidos evocadores.

Un silencio, en largo, de casi 8 años

Cuando hablamos del álbum Lover de Taylor Swift, expusimos la teoría de que ese iba a ser el sucesor de 1989, pero que las circunstancias obligaron a la artista a cambiar sus planes.

Siendo su realidad muy diferente a la de Swift, Chromatics tuvo un disco listo para publicarse (Dear Tommy), pero que está escondido en algún cajón.

La historia se remonta a 2014 (2 años después del álbum Kill for Love), cuando la formación estadounidense anunciaba que ya había terminado de grabar el que iba a ser su quinto trabajo de estudio.

Con Dear Tommy, Chromatics publicaría su tercer álbum consecutivo dotado con el sonido synthwave, disco, synthpop y dream pop que ha hecho tan célebre a la banda.

Llevan años mareando la perdiz

Ya en 2015, lanzaron las extraordinarias I Can Never Be Myself When You’re Around, Just Like You y Shadow (aunque solo esta última sonaba en la tercera temporada de Twin Peaks, 2017, ninguna desentonaría como banda sonora de la serie), además de In Films.

Pasaron los años y, en 2017, Johnny Jewel (multinstrumentista y responsable de la producción dentro del grupo) informaba de que, después de estar a punto de morir, quiso rehacer y mejorar Dear Tommy. Por eso, destruyó el álbum, lo volvió a construir y, tal vez, lo escuchemos algún día.

Salvo Shadow, I Can Never Be Myself When You’re Around, Black Walls y Blue Girl (ambas de 2018), ninguna de las otras canciones puede escucharse en Spotify, aunque sí en Youtube (menos In Films).

Eso sí, pese a que el séptimo álbum de Chromatics (este Closer to Grey que nos ocupa) haya llegado antes, Dear Tommy sigue en los planes futuros de Chromatics y como el sexto de su carrera.

¿Un paso adelante? o ¿una señal de decadencia?, ¿dónde se sitúa Closer to Grey?

Con solo 24 horas de antelación, Chromatics anunciaba el lanzamiento de Closer to Grey para el 2 de octubre de 2019 y dejaba claro que ninguna de sus canciones tenía nada que ver con Dear Tommy.

Dada la cercanía de Halloween y la sangrienta portada de Closer to Grey, parecía que iba a ser el Turn Off the Light de Chromatics y que la ausencia de material deartommyano no restaría atractivo al proyecto (más allá de la frustración).

Sin embargo, este séptimo disco hace aguas en demasiados momentos. Aunque justo las versiones incluidas no pertenecen al grupo de decepciones en términos de calidad, sí acrecientan la sensación de que la larga espera para escuchar Dear Tommy está generando unas expectativas muy difíciles de saciar.

Además, resulta triste que de 12 temas, solo la mitad (You’re No Good, Closer to Grey, Light As a Feather, Touch Red y las 2 versiones) se acerquen al nivel de los mejores adelantos de su álbum fantasma.

Luces y sombras en la Haus Party de Todrick Hall

Crítica de Haus Party de Todrick Hall junto a Break de Catnapp, Closer to Gray de Chromatics y 2 discos más

Haus Party de Todrick Hall, un proyecto que engloba 3 EPs, 2 se lanzaron en 2019 y el tercero llegará en mayo de 2020.

“Oh, chica, yo no bailo, yo trabajo. Yo no juego, no camino, sino que deslumbro” suelta Todrick Hall en el mayor éxito de su carrera, la orgullosa Nails, Hair, Hips, Heels.

Se trata de un extraordinario corte voguing (fusión de house y dance, preludio del eurodance), donde Hall muestra todo su talento para la composición y el rapeo, además de sus ya famosas dotes para coreografiar y bailar.

Aunque no se escucha en la serie Pose, bien podría formar parte de su banda sonora, puesto que recoge la esencia de la cultura ball de la comunidad LGTBI afroamericana y latina en Harlem (Nueva York), durante los 80 y 90.

De hecho, el mismo título de todo el proyecto, Haus Party, rinde homenaje a los bailes-desfiles-posados en los que cada Casa (familias compuestas por personas LGTBI discriminadas) compite en diferentes categorías.

De Somebody’s Christmas a Forbidden, la discografía de Todrick Hall hasta Haus Party

Tras participar en la novena edición (2010) de American Idol, Hall publicó su primer álbum: Somebody’s Christmas.

Como se deduce del título, se trata de un trabajo de villancicos, que poco o nada debía de representarle, dado que no está disponible en ninguna plataforma.

Youtube, la base de su estatus actual

Unos años antes de este lanzamiento (2006), Todrick Hall daba los primeros pasos para convertirse en el youtuber de éxito que es hoy en día (tiene casi 3,5 millones de suscriptores).

Su canal se nutre de diferentes contenidos, entre los que destacan vídeos musicales y series propias, parodias, versiones o flash mobs. De hecho, gracias a su actividad y éxito en Youtube, llegaron los EPs Pop Star High (2014) y MTV’s Todrick: The Music, Vol. 1 (2015), que ponían música a 2 series propios en la plataforma de vídeos.

Del primero tampoco se sabe mucho porque ha corrido la misma suerte que Somebody’s Christmas. En cambio, sí se puede escuchar MTV’s Todrick: The Music, Vol. 1, donde todavía no había visos de que Hall fuera a tener una carrera diferente a la de Jason Derulo (además, lejos de su impacto en sencillos).

Su vínculo con RuPaul’s Drag Race y nacimiento de su estrella propia

El 7 de marzo de 2016 arrancó la octava temporada de RuPaul’s Drag Race. Poco más de un mes después, se emitió el sexto episodio del reality, el mismo en el que Hall formó parte del jurado junto a Marc Jacobs (la otra estrella invitada del día).

Casualidad o no, todo el capítulo giraba en torno a El Mago de Oz, obra de la que Todrick Hall se valió para dar forma a Straight Outta Oz, su segundo álbum y el primero de contenido original (todo escrito por Hall).

Publicado en junio de 2016, el disco emplea el universo de Oz para descubrirnos cómo fue la vida, en general, para Hall y el 2015, en particular.

Muy difícil, como para la mayoría de personas que prueban suerte en Los Ángeles (clasismo, por ejemplo), Todrick Hall tuvo que enfrentarse a sufrimientos extra por las opresiones que le atraviesan: la homofobia de su familia y la industria, además del racismo.

Junto a esos temas, también se aborda la necesidad del control de armas para evitar tiroteos como el de la discoteca LGTBI Pulse de Orlando. Sucedido en 2016, Guillem Clua y Madonna (God Control) han sido otras figuras que han tratado este mismo tema en los últimos años.

Lo audiovisual, esencial para Todrick Hall

Straight Outta Oz, su primer trabajo visual, cuenta con la colaboración de Nicole Scherzinger, Jordin Sparks o Bob the Drag Queen (ganadora de la octava edición de RuPaul’s Drag Race) en la edición estándar, a quienes se les unieron RuPaul, Joseph Gordon-Levitt en la deluxe (marzo de 2017).

Para cuando se lanzó esa reedición, Todrick Hall ya se había convertido en jurado fijo de la segunda temporada de RuPaul’s Drag Race All Stars (emitida de agosto a octubre de 2016) y de la novena de RuPaul’s Drag Race (marzo a junio de 2017).

Ball culture, una constante en la discografía de Todrick Hall

Trap, rock y soul envueltos (o no) en la grandilocuencia instrumental de los musicales, pero también piezas más desnudas (la folk Over the Rainbow), otras del tipo que podemos escuchar en cualquier álbum r&b (Black & White, Color, Little People), temas disco por los que Adam Lambert mataría (Lyin’ to Myself), EDM (Low) o, incluso, influencias tropical house-moombahton (Dumb).

Como puede apreciarse, los géneros incluidos en Straight Outta Oz son diversos y, en general, no del todo vinculables a la cultura ball. Sin embargo, sí lo es la obra El Mago de Oz en la que se basa.

Además, en la inicial del álbum, No Place Like Home, ya habla de tacones, pero, sobre todo, del lugar donde se encuentra el hogar (diferente al que dicta la sociedad). Y, por supuesto, la estética, bailes o actitudes ball son un recurso que, tanto de forma sutil como ostentosa, emplea en hasta 7 de los 13 vídeos del álbum y en las actuaciones de su gira.

Crítica de la discografía de Todrick Hall, como Straight Outta Oz, junto a Break de Catnapp y más

Todrick Hall, interpretando Wrong Bitch, durante la gira de Straight Outta Oz.

Problemas para sintetizar

Tras aparecer entre el cuerpo de baile del Look What You Made Me Do de Taylor Swift e interpretar, de manera temporal (30 de noviembre de 2017 a mediados de enero de 2018) a Billy Flynn en el musical de Broadway Chicago, el 28 de marzo de 2018 llegaba su último álbum de estudio hasta la fecha: Forbidden.

Todrick Hall con Taylor Swift desde Look What You Made Me Do

Todrick Hall en el vídeo de Look What You Made Me Do de Taylor Swift, a quien volvió a acompañar en el de You Need to Calm Down (2019).

Straight Outta Oz no era un trabajo perfecto (no había unidad de estilos y sobraban bastantes canciones), pero sí muy entretenido. En cambio, el también visual Forbidden, aunque más centrado en ritmos r&b, soul, hip hop, resulta bastante más tedioso de escuchar.

Para empezar, cuenta con 30 canciones, pero solo merecen la pena 11:

  • Wanted
  • Lullaby
  • All American
  • What’s Going On
  • Dem Beats
  • Play
  • Doll Hairs
  • Forbidden
  • Painting In The Rain
  • Heaven
  • Boys Wear Pink

En términos líricos, la secuencia también habría agradecido la tijera. Por ejemplo, Trust No Bitch, What’s Going On, Ka-Ching, Type, Thug, B, Dem Beats, Doll Hairs, 2003, Animals y Forever no aportan nada a la trama (una distopía llamada Nacirema, donde las personas afroamericanas y las LGTBI son la norma y, por tanto, quienes discriminan a las blancas y cisheterosexuales).

Apple Pie y Boys Wear Pink tampoco aportan mucho, pero pueden entenderse como los 2 cierres del musical. Por un lado, de la historia, que da esperanza por la igualdad para personas heterosexuales en esa realidad paralela donde sufren heterofobia. Por otro, la moraleja de esta distopía: todo el mal que produce la discriminación y de ahí que verse sobre que cada persona haga lo que le dé la gana.

Haus Party, un proyecto dividido en 3 partes

El 23 de mayo de 2019 se ponía a la venta Haus Party, Pt. 1, un EP de 7 canciones, que como los otros 2 siguientes (el tercero todavía no ha visto la luz), está dedicado al Orgullo y cultura LGTBI, sobre todo, al drag (algo evidente en las letras).

Un agresivo trap y desbocado dance nos dan la bienvenida, de forma espectacular, con Attention, que reclama los focos a su persona. Le sigue más trap y hip hop en I Like Boys, un corte en el que reproduce cómo salió del armario con su madre.

A continuación, la calidad musical de Haus Party se mantiene alta con el medio tiempo voguing y de temática amorosa Glitter, además de con el número de house noventero Chapstick. Esta última, interpretada junto a Trixie Mattel (ganadora de la tercera edición de RuPaul’s Drag Race All Stars, 2018), es otro homenaje a la lucha por ser la mejor drag queen.

Por último, el tramo final del primer volumen de Haus Party está marcado por la mejor canción del EP, Nails, Hair, Hips, Heels y 2 cortes que prometen mucho en las estrofas, pero que se desinflan durante los estribillos:

  • Amen (deep house que evoluciona en un mediocre disco de ecos góspel. Este último recuerda a la tendencia por la épica de Imagine Dragons o Fall Out Boy)
  • Relove (compensa la decepción con un post-estribillo instrumental EDM)
¿Cómo es Haus Party, Pt. 2?, ¿mejor o peor que su antecesor?

Del mismo modo que la primera entrega, Haus Party, Pt. 2 (salió el 19 de septiembre) cuenta con 7 pistas. Sin embargo, en esta ocasión, 3 de ellas son remixes (de Wig, original de este EP y una pareja para Nails, Hair, Hips, Heels).

Salvo las remezclas y la eurodance Wig (recuerda a Up N’ Down de Britney Spears), este trabajo se mueve por ritmos trap, rap y hip hop, en los que Hall se regodea en su éxito actual, su dominio del twerk y en cómo ha superado todos los insultos homófobos con los que creció.

Además, en 2 ocasiones, baña sus composiciones con samples puntuales de These Boots Are Made for Walkin (Cake Pop) y This Old Man (Fag), pero pincha al aportar country y canto tirolés a la ya de por sí floja Y.A.S.

En definitiva, Haus Party, Pt.2 suma más canciones empoderadoras a la discografía de Todrick Hall, que solo tiene pendiente aprender a prescindir de los números redundantes, tanto a nivel lírico como musical.

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies