Crítica Bloom de Troye Sivan

Bloom de Troye Sivan ¿su Melodrama particular?

Casi 3 años después de Blue Neigbourhood (diciembre de 2015), el pasado 31 de agosto se ponía a la venta Bloom de Troye Sivan. Presentado por My My My!, The Good Side, Bloom, Dance to This y Animal, desde que el también compositor, actor y youtuber iniciara la promoción del álbum, se ha comparado su estrategia con la que puso en marcha Lorde con Melodrama en 2017.

Bloom de Troye Sivan Clash Magazine

Troye Sivan en Clash Magacine (julio de 2018), medio en el que apareció para promocionar Bloom.

La cantante neozelandesa es una de las artistas favoritas de Sivan, además de una de sus grandes influencias musicales. Según esto, ¿ha podido esa fascinación convertir Bloom de Troye Sivan en un Melodrama 2.0? Respondemos a esta y otras preguntas a continuación.

¿Quién es Troye Sivan?

En Johannesburgo, la ciudad más poblada de Sudáfrica, nacía Troye Sivan Mellet el 5 de junio de 1995. Cuando Sivan contaba con 2 años de edad, se trasladó junto a su familia a Perth (Australia), donde ha residido hasta 2018 (ahora vive en Los Ángeles).

Desde muy joven, Troye Sivan mostró aptitudes para la música y, en 2006, debutó sobre los escenarios al actuar en el programa benéfico Channel Seven Perth Telethon. En 2007 y 2008 volvería a actuar en dicho programa.

Después de participar y quedar finalista en StarSearch (2007), Troye Sivan lanzó su primer EP, Dare to Dream, que no tuvo ningún impacto comercial. Hasta la llegada de su debut largo, Blue Neigbourhood (2015), Sivan publicó otros 3 EPs más: June Haverly (2012), TRXYE (2014) y Wild (2015).

Paralelamente a su carrera de cantante, Troye Sivan se convirtió en el tercer youtuber más seguido de Australia (tiene 6,4 millones de suscriptores) y se desarrolló como actor.

Bloom de Troye Sivan y discografía de Troye Sivan

Fachada del Regal Theatre (1938) de Perth, joya Art Decó en la que Troye Sivan inició su carrera de actor (foto: Wikimedia Commons).

Además de debutar sobre las tablas en el Regal Theatre, como el Oliver Twist del musical Oliver!, Sivan ha aparecido en 5 películas (X-Men Origins: Lobezno, las 3 entregas de Spud y Boy Erased. En esta última, junto a, entre otrxs, Nicole Kidman) y un cortometraje (Betrand the Terrible).

Por último, Troye Sivan es gay visible desde el 7 de agosto de 2013, cuando salió del armario, de forma pública, en su canal de Youtube.

Su aspecto andrógino y delgado (padece el síndrome de Marfan), unido a que muestra su pluma y orientación sexual con total naturalidad en sus videoclips y apariciones públicas, le han convertido en un referente LGTBIQ internacional, que se sale del estereotipo de hombre gay musculoso y heteronormativo.

La discografía de Troye Sivan antes de Bloom

Blue Neigbourhood (2015)
crítica discografía de Troye Sivan

Portada de Blue Neigbourhood, el álbum debut de Troye Sivan.

Consta de 16 canciones (la mayoría medios tiempos) co-escritas por Sivan y dotadas de una refinada producción, que, en general, se sumergen en un atmosférico y minimalista electro r&b y dream pop.

Además de estos géneros musicales, el primer disco de Troye Sivan presenta trazas trap (BITE), drum & bass (THE QUIET), rap (DKLA), electropop (TALK ME DOWN, COOL, YOUTH, THE QUIET, EASE), soul y hip hop (HIM), rock ochentero (TOO GOOD) y disco (COOL).

Con este trabajo, Troye Sivan puede presumir de haber entregado un debut prácticamente redondo, un poco largo, eso sí, que solo pierde fuelle con EASE, YOUTH, LOST BOY y HIM.

Las ventas certificadas de Blue Neigbourhood ascienden a 631.600 copias en todo el mundo. De ellas, medio millón corresponden a Estados Unidos.

Wild (2015)

Está compuesto por 6 temas, Wite, Bite, Fools, Ease, The Quiet y DKLA, todos incluidos en Blue Neigbourhood. Además de llegar al número 1 de ventas en Australia, alcanzó la quinta posición en las listas de álbumes estadounidense, irlandesa y británica, así como la sexta en Canadá, entre otras.

TRXYE (2014)
crítica discografía de Troye Sivan

TRXYE, el 3º EP de la discografía de Troye Sivan.

Se trata del primer EP de Troye Sivan publicado por una discográfica de primera categoría, EMI Music Australia. De los 5 temas que incluye, 4 están co-escritos por Sivan y uno (The Fault in Our Stars), únicamente por el también actor.

Las 2 primeras canciones, pertenecientes al género electropop, presentan influencias dubstep. La que abre TRXYE, el agradable medio tiempo Happy Little Pill, fue el primer y único top 10 de Sivan en Australia.

Touch presenta un dubstep más evidente y emplea las clásicas voces distorsionadas que, en los últimos años, tenemos vinculadas al tropical house, gracias a artistas como The Chainsmokers y, más recientemente, Barei.

De melodía trascendental, Touch cuenta con el típico estribillo instrumental acrecentador de la épica ‘The Chainsmokers style‘, aunque más trabajado a nivel musical. De hecho, en Touch se intuye, también, cierto toque drum & bass.

Fun, también influenciada por el dubstep, muestra un sonido pop más convencional, que no desentonaría en discos de bandas como The Backstreet Boys, Imagine Dragons o Auryn.

La mediocre Gasoline, pero igualmente cantada y producida con gusto, adelanta el interés de Sivan por el electro r&b y The Fault in Our Stars, de un dubstep mínimo, su predilección por las melodías envolventes que combinan capas orgánicas con sintetizadores.

June Haverly (2012)

Este segundo EP de la carrera de Troye Sivan está dedicado a su madre (llamada Haverly) y al mes del nacimiento del cantante (junio).

Contiene 3 interesantes canciones, Make You Love Me (pop/rock), June Haverly (balada a piano de toques baroque pop, dotada de voces superpuestas) y She’s 22 (pop acústico de trazas roots rock), que presentan una producción cuidada (esto es inherente a la discografía de Troye Sivan), pero, al mismo tiempo, rudimentaria.

Dare to Dream (2007)

El debut musical en estudio de Sivan es un EP de versiones. Los temas escogidos por el, entonces, jovencísimx cantante fueron The Prayer (tema principal de la banda sonora de La Espada Mágica, 1998), Unsung Hero de David Tyson, Dean McTaggart & Tina Arena, Over the Rainbow (de la película El Mago de Oz, 1939), There’s a Hero de Don Cook & John Barlow Jarvis y Angels Brought Me Here de Guy Sebastian.

El arranque ‘melodramático’ de Bloom de Troye Sivan

Del mismo modo que se hacía inevitable mencionar a Ed Sheeran al hablar de la estrategia promocional seguida por Pablo Alborán en Prometo (2017), es imposible no pensar en la de Lorde al escuchar, al menos, los 2 primeros adelantos de Bloom de Troye Sivan: la eufórica y algo alejada del sonido de su debut My My My! (sería el Green Light de Sivan) y la íntima balada The Good Side (correspondería a Liability).

Además, el paralelismo se ha hecho más evidente al quedarse, ambas canciones, bastante cortas a nivel comercial. Aunque Troye Sivan no sea, por el momento, un artista de singles, después del éxito de su primer álbum y de más de 1 año de silencio (sin contar su colaboración con Martin Garrix), cabía esperar unas posiciones más altas para My My My!

Green Light no igualó las cifras de Royals y, aunque fue 1 en su país, Nueva Zelanda, 4 en Australia y 9 en Canadá, alcanzó plazas más modestas en Estados Unidos y Reino Unido. Gracias al streaming, salvó los muebles y, por ejemplo, obtuvo la certificación de Platino en Estados Unidos.

En el caso de My My My!, las diferencias de impacto comercial, respecto a otros sencillos, no han sido tan acusadas: 14 en Australia, 80 en EEUU (14 puestos por encima que There for You junto a Garris, aunque 57 menos que Youth) e, incluso, ha registrado alguna posición mejor (38 en Reino Unido, el puesto más alto al que ha llegado en ese país), pero, en general, ha sido un single de números discretos. Eso sí, en Spotify ya ha superado la barrera de los 100 millones de escuchas.

Liability de Lorde no fue un single, como tal, sino un adelanto de Melodrama. Salvo en Nueva Zelanda, donde fue #9, de media fue una canción de top 65. Por su parte, The Good Side sí es sencillo oficial de Bloom de Troye Sivan y solo ha pisado las listas de Escocia (top 99) y la Heatseekers de Nueva Zelanda (top 4, lo que equivale a un top 44).

Bloom de Troye Sivan canción a canción

Seventeen

El tema que inaugura Bloom de Troye Sivan cuenta con un sonido muy similar al de Blue Neighbourhoud. Aunque, al principio, parece que carece del r&b de su debut, a partir del primer estribillo, comienza a incorporarse de forma sutil.

De toques ambiente y dream pop, esta magnífica composición es la primera del álbum que comienza a recordar al trabajo de Sufjan Stevens (responsable de Futile Devices, Mystery of Love y Visions of Gideon de la película Call Me By Your Name, con cuyo co-protagonista, por cierto, el actor Timothée Chalamet, Sivan guarda algo de parecido, según qué toma).

Bloom de Troye Sivan Timothée Chalamet

Timothée Chalamet como Elio y Troye Sivan en el videoclip de Youth.

Desde el punto de vista lírico, Seventeen habla sobre la primera experiencia sexual de Sivan con un chico, un hombre mayor que él. Ocurrió cuando tenía 17 años y, según ha declarado a diversos medios, fue gracias a la app de ligue entre hombres gays y bisexuales Grindr.

Allie X (cuya Casanova fue una de las mejores canciones bailables de 2017) es, además de Sivan, Bram Inscore y Leland, co-autora de Seventeen y de otras 4 pistas de Bloom: The Good Side, Plum, What a Heavenly Way to Die y Animal.

Esta no es la primera vez que Allie X y Troye Sivan trabajan juntxs, puesto que la primera fue co-responsable de TALK ME DOWN, YOUTH, LOST BOY, SUBURBIA, SWIMING POOLS, BITE y FOR HIM de Blue Neighbourhoud.

My My My!

Como decíamos en el apartado anterior, el primer sencillo de Bloom de Troye Sivan está dotado de un espíritu eufórico. De temática sexual, gracias al genial videoclip se entiende que My My My! visibiliza, con naturalidad, los locales de cruising.

Bloom de Troye Sivan crítica

El local de cruising donde un liberadx Troye Sivan baila, se contonea y busca tema.

Electropop y un ligero tropical house son los géneros musicales que componen My My My!, el tema más upbeat de toda la carrera de Sivan (sin contar la colaboración con Martin Garrix), donde no hay rastro de r&b, pero sí del minimalismo propio de sus canciones.

The Good Side

Es imposible no pensar en Sufjan Stevens al escuchar esta canción. Durante las primeras estrofas y estribillo, The Good Side parece la típica balada mona e inofensiva, presente en buena parte de los discos pop.

Sin embargo, que los primeros 2,24 minutos no os despisten porque, a partir de ese momento, sin llegar a explotar, The Good Side se descubre como el tema con más recovecos melódicos de todo Bloom de Troye Sivan. Primero, recupera la esencia envolvente de Seventeen y, después, incorpora un comedido vocoder, al más puro estilo Daft Punk.

Finalmente, The Good Side, que es una composición acústica la mayor parte del tiempo, se despide con unos irresistibles acordes electrónicos, los mismos con los que, por acierto, arranca.

A pesar de todo lo que contiene, no hay sensación alguna de mejunje, puesto que The Good Side está medida al detalle y producida con mucho mimo y refinamiento, algo que sucede en todas las pistas del disco.

Bloom

El sonido del álbum Teenage Dream de Katy Perry (del que fueron responsables, entre otrxs, Bonnie McKee, Max Martin y Dr Luke) ha sido imitado/copiado por diversxs artistas desde 2010 (también, por la misma Perry en PRISM).

Muchxs lo hicieron tras trabajar con la compositora Mckee (que también sacó un single muy Teenage Dream, American Girl) y el productor Max Martin y otrxs, como Cascada, simplemente copiaron por su cuenta. La influencia de Teenage Dream fue tal que se perciben flecos de su sonido en el mercado español, por ejemplo, en Borderline de Chenoa e Infatuated de Sweet California.

Os compartimos playlist de temas similares a Teenage Dream de las citadas cantantes y de otras, como Carly Rae Jepsen, Jessie J, Cher Lloyd, Cheryl o Rita Ora:

Pues bien, años después de ese boom, Troye Sivan reivindica la esencia de ese exitoso álbum de Katy Perry con la canción que da título a su segundo disco de estudio.

Descrita por el artista como su tema más pop hasta la fecha, no es el bombazo que esperábamos tras My My My, sino, más bien, una reinterpretación, en un plano minimalista, del estilo con el que Katy Perry logró 7 sencillos número 1 en Estados Unidos, 6 de ellos consecutivos, igualando el récord de Michael Jackson con el álbum Bad (1987).

Bloom, todo un himno de Orgullo Gay pasivo y con pluma, no es el tema más llamativo de este trabajo, pero sí un número disfrutable, en el que Sirvan hasta parece imitar la forma de cantar de Perry.

Postcard (junto a Gordi)

En esta delicada balada a piano, de lo más convencional del álbum, Sivan parece estar dando un toque de atención al chico con el que está (no a su actual novio, sino a otra pareja que pasó por su vida).

Dice que le escribió un carta desde Tokio, con algunas palabras en japonés, y que, ese chico no la hizo ni caso, pero igualmente mantienen una relación plagada de incoherencias procedentes del otro, que parece que no se decide a que Sivan sea su novio “oficial”.

Dance to This (junto a Ariana Grande)

Otro de los sencillos de Bloom de Troye Sivan es esta colaboración con Ariana Grande, cuya repercusión comercial ha sido muy modesta. Grande vive, desde hace años, un gran momento comercial, aunque, justo este 2018, los 3 temas en los que ha cantado junto a otrxs artistas (este, The Light Is Coming y Bed) no han disfrutado del éxito al que estaba acostumbrada.

Dejando a un lado el plano comercial, este dueto es una hipnótica y refinada composición de sutil electro r&b y dejes ochenteros. Respecto a su temática, Dance to This conecta con Melodrama de Lorde, puesto que trata sobre lo que parece un ligue al que ha conocido en una discoteca.

Plum

R&b, electropop y synthpop se dan cita en esta luminosa composición deudora del sonido de su debut y, al mismo tiempo, a la zaga de My My My!

Con Plum, de nuevo, el fantasma de Melodrama vuelve a hacer acto de presencia y, salvando las distancias, podría equivaler a Perfect Places.

What a Heavenly Way to Die

“No hay límite para tu amor”, “quiero estar contigo” o (envejecer contigo) “es una forma celestial de morir” son algunos de los versos que componen la tierna declaración de amor de Troye Sivan a su actual pareja, en forma de este envolvente medio tiempo.

La también delicada What a Heavenly Way to Die nos devuelve al Sivan de Blue Neighbourhoud, mediante una pista agradable y bien producida que, sin embargo, figura entre lo menos inspirado del trabajo.

Lucky Strike

Este es el último tema de intención uptempo de Bloom de Troye Sivan. Se trata de otro irresistible tema, ejemplo de que lo previsible puede brillar con una producción, melodía, letra y voz impecables.

Electropop y synthpop se funden en esta canción amorosa-sexual que, al olvidarse del r&b de su debut, marca una sutil y acertada evolución en el sonido de Sivan.

Animal

Para cerrar el álbum, Sivan ha escogido Animal (el último adelanto del disco), un exquisito downtempo atmosférico de ecos ochenteros, que fusiona trip hop y dream pop y que, de nuevo, recuerda a Sufjan Stevens.

Con esta romántica composición finaliza Bloom de Troye Sivan, un álbum mucho más breve que su antecesor y vacío de relleno, que muestra lo bien que el artista ha florecido tras la ruptura que relataba en Blue Neighbourhoud.

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies