Crítica del disco Solar Power de Lorde

Solar Power de Lorde cierra el círculo

Pasados 4 años del lanzamiento de Melodrama y precedido de los sencillos Solar Power, Stoned at the Nail Salon y Mood Ring, el pasado 20 de agosto se publicaba el disco Solar Power de Lorde.

Crítica Solar Power de Lorde

La portada para Solar Power de Lorde.

En general, ninguno de los adelantos ha generado el entusiasmo que producían Green Light, Liability, Sober y Perfect Places (era Melodrama) ni Royals, Tennis Court, Team, Buzzcut Season y Bravado (Pure Heroine).

No obstante, como ya ocurrió este mismo verano con Billie Eilish y su Happier Than Ever, la etapa Solar Power de Lorde puede haber reservado sus mayores bazas para el descubrimiento del disco en su conjunto.

La carrera de Lorde anterior a Solar Power

  • En 2008, cuando solo tenía 12 años, fue descubierta por Scott Maclachlan de Universal Music Group
  • Su primer contrato con esa discográfica llega en 2009
  • Publica en SoundCloud su EP debut The Love Club (2012), que fue gratuito hasta que rebasó las 60 mil descargas
  • En 2013, alcanza el éxito internacional con Royals, incluida en el EP y una de las canciones más vendidas de la historia
  • Las letras de sus composiciones convierten a Lorde en un icono del desencanto millennial
Conciencia de clase en Royals de Lorde

La conciencia de clase y visibilización de que la vida adolescente puede ser aburrida se entrelazan en el vídeo y letra de Royals de Lorde.

  • Su música es comparada con la de Lana del Rey (2013), aunque Lorde niega la influencia por huir de la ostentación de la artista neoyorquina
  • En 2014, se encarga de concebir la aclamada banda sonora para la tercera entrega de Los Juegos del Hambre
  • La era Melodrama (2017) consagra a Lorde como compositora
  • De nuevo, sus letras sobre la tristeza, el desamor o el duelo son aplaudidas por su autenticidad
  • No obstante, el álbum fue un fracaso comercial con el que perdió al 93% de su público

El concepto detrás de Solar Power de Lorde

En enero de 2019, Lorde viajó a la Antártida. Allí dialogó con la comunidad científica que habita el continente helado y pudo conocer su trabajo con especies microscópicas.

No obstante, aquello que más impactó a la cantante fueron “los paisajes grandes y blancos (…) un vestíbulo celestial” hacia lo que ha acabado siendo el sucesor de Melodrama.

La Antártida y Solar Power de Lorde

Tras la cegadora blancura de la Antártida, reside parte de la esencia de Solar Power (foto: Wikimedia Commons).

De hecho, a esa luminosidad y sencillez, le debemos el concepto y estética pseudo-hippie que caracteriza a gran parte de las imágenes promocionales de Solar Power de Lorde.

El componente hippie se hizo más evidente cuando declaró que Solar Power era su disco de marihuana.

Celebración de la naturaleza

Justo el único día de 2021 en el que ya se sabía que iba a producirse un eclipse solar, el 10 de junio, publicaba el primer sencillo del álbum. La conexión con la naturaleza se hizo más evidente el 21 (el solsticio de verano), cuando desveló la lista de canciones y puso el trabajo en pre-venta.

Además, complementó la noticia con un mail flower power a sus fans. En él, hablaba de que el solsticio de verano es una fiesta milenaria, que ha unido a multitud de culturas en torno a cánticos, danzas, hogueras…

Asimismo, en el mismo mensaje, mencionó que el solsticio no solo celebra el día más luminoso del año, sino también la fertilidad de la tierra.

Portada del box set para Solar Power de Lorde

Portada del box set para Solar Power de Lorde. 

Una naturalidad alejada del mundo real

A medida que fue mandando más mails y que se iban conociendo más sencillos (Stoned at the Nail Salon y Mood Ring), el interés por la era Solar Power de Lorde se desinflaba.

Ninguna de las canciones convencía al nivel de sus etapas previas, pero sobre todo, el problema residía en esas cartas, donde describía con aparente espontaneidad su vida diaria.

La cuestión es que sus despreocupadas palabras en torno a su vida de millonaria han llegado de forma muy brusca. En muy poco tiempo, Lorde ha pasado de ser la voz que encarnaba el desencanto millennial y la visibilización de emociones crudas (acción que une a las generaciones millennial y Z) a contar que lleva ropa de Prada o de Dior.

Lo peor no reside en el hecho en sí, sino en que se muestre sorprendida de poder alojarse en hoteles de lujo. ¿Es Lorde la única no consciente de que solo Royals le va a reportar unos importantes ingresos el resto de su vida?

Solar Power y sus letras

Tanto el universo visual como el contenido lírico de las canciones del álbum siguen al pie de la letra el concepto.

Por eso, priman los tonos ocres y azulados, letterings y formas psicodélicas, así como unas letras sencillas (simples, en algunos casos), que huyen de la pretensión de que Lorde (o cualquier celebridad) sea sinónimo de respuesta o consuelo a los problemas de la gente.

Psicodelia en Solar Power de Lorde

Psicodelia en merchandising, carteles y visuales para las canciones de Solar Power de Lorde.

Dentro de su universo de millonaria:

  • Se lamenta por haberse alejado de la vida sencilla entre “cientos de vestidos y cuadros” (The Man with the Axe)
  • Se presenta en evolución personal hacia una nueva era vital (Dominoes)
  • Ironiza sobre cómo la gente se evade de los problemas (Mood Ring)

Sol, playa y poca sustancia

En Solar Power de Lorde, también encontramos ecos de lo que transmitía Royals. Por un lado, rechaza la vida ostentosa de California (prefiere tomar el sol en su ciudad natal). Por otro, reflexiona sobre el paso del tiempo mientras está drogada (Stoned at The Nail Salon).

Eso sí, en general, suelta vaguedades que ella vincula con:

  • Cambio climático (Fallen Fruit)
  • Relatar a su yo adolescente lo que ha aprendido de la vida (“confiar en los rayos de luz“) en Secrets from a Girl (Who’s Seen It All)
  • Su perro Pearl, que murió en noviembre de 2019 (Big Star)
  • Evadirse, con alta costura y revistas, de una futura Tierra arrasada por el cambio climático (Leader of the New Regime)
  • Nueva Zelanda, su familia y el paso del tiempo (Ocean Feeling)

Mejores canciones de Solar Power de Lorde

  • Fallen Fruit (folk pop y folk rock psicodélico, al estilo The Mamas & the Papas)
  • Stoned at the Nail Salon (minimalista folk pop de ecos country)
  • Solar Power (sunshine pop y folk psicodélico, muy parecido a Loaded de Primal Scream [por tanto, también a Freedom!’90 de George Michael]. Esta similitud no intencionada cuenta con el beneplácito de la formación británica)

  • Secrets from a Girl (Who’s Seen It All), folk pop y folk rock psicodélico, que cuenta con reminiscencias a I’m Jealous (2002) de Shania Twain y una parte recitada por Robyn
  • California (folk pop y folk rock psicodélico)
  • The Path (sunshine pop, folk pop y folk rock psicodélico)

Solar Power de Lorde: el veredicto

LOVE + FEAR, el antecedente de Solar Power

En 2019, MARINA publicaba el álbum LOVE + FEAR en 2 entregas: LOVE, primero, y FEAR, después.

Aunque la segunda mitad elevaba el nivel del proyecto, en general, las canciones transmitían lo mismo que Solar Power de Lorde: estas artistas no son las diosas de la composición que sus fans creen y, de hecho, lo único que quieren es lanzar música sin pretensiones de ser el no va más.

Durante la promoción del disco, MARINA fue sincera respecto a la enorme presión que le suponía tener presentes esas desmesuradas expectativas. Lorde, por su parte, ha preferido contar algo similar en The Path y, sobre todo, en The Man with the Axe (“pensé que era una genio, pero ahora tengo 22”).

Y es que Lorde no solo convivía con el peso de ser un icono generacional para su público, sino con las palabras que le dedicó David Bowie: “ella es el futuro de la música”.

MARINA y Solar Power de Lorde

MARINA y Lorde, 2 artistas unidas por desligarse de las expectativas ajenas respecto a su música.

Un álbum en el que no tomarse en serio

Según lo anterior, Solar Power de Lorde es un disco con el que pretende, de forma intencionada, bajarse del pedestal.

Como MARINA en 2019, lo consigue con unas canciones correctas y otras demasiado parecidas entre sí para mal. En este sentido, lo mejor de Solar Power de Lorde se encuentra en los 6 cortes destacados, que son también los 6 primeros.

Tras ellos, Solar Power de Lorde se convierte en la nada más absoluta.

Salvo por la excepción Mood Ring (tampoco es ninguna maravilla, pero, al menos, sí cuenta con una musicalidad a la que aferrarse), la segunda mitad del álbum se parece a lo que apuntaba Happier Than Ever de Billie Eilish, pero qué, por suerte, nunca fue: minimalismo que se va de las manos y termina siendo ausencia de melodía, estribillo y atractivo.

Ocean Feeling en Solar Power de Lorde

En el tramo final de Solar Power de Lorde, ni siquiera podemos salvar Ocean Feeling, que da la impresión de ser un intento descafeinado de emular la perfección psicodélica de Venice Beach (Lana del Rey, 2018).

Un cambio desconcertante por lo repentino

Como ya hemos visto, en el plano de las letras, Solar Power de Lorde también cumple con el objetivo de que la artista no sea icónica.

No obstante, alcanza la meta demostrando que ha perdido toda conexión con el mundo real, ese que aparecía en el vídeo de Royals o en las letras de Melodrama.

De repente, Lorde está sorprendida por ser rica y todas sus reflexiones la conducen a la misma conclusión: sol y playa.

En este sentido, huye de ser la voz de 2 generaciones, pero en lugar de recomendar que consideremos solucionar nuestras luchas internas con tratamiento psicológico, apela a que “contemplemos el Sol porque nos marcará el camino” o a que exhalemos aire en la playa. Por supuesto, ni se plantea que el sistema socioeconómico esté mal.

Y, ojalá vivir en su mundo, en esa celebración constante de la naturaleza y los planes sencillos de playa, pero detrás de ese pensamiento se encuentra el privilegio económico.

Según Royals, no podía aspirar a él, pero obviamente lo ha alcanzando. Desde entonces, como es obvio, ha cambiado.

Sin embargo, esta evolución ha llegado al público de sopetón. Y, de esta manera, ha destruido, de forma abrupta, a la Lorde que conocíamos.

Ahora es rica, ve el camino sin tantas dificultades (parece haber dejado atrás la conciencia de clase) y sus reflexiones han perdido profundidad y ganado mrwonderfulismo.

La sombra de Lana del Rey es alargada

Tal vez, Lana del Rey no haya creado escuela, pero llegó antes que Billie Eilish y Lorde.

Por eso, resulta imposible desvincular a del Rey de muchas de las canciones de Solar Power de Lorde (The Man with the Axe, Ocean Feeling, California y The Path) o de su discografía anterior.

Y no, no es por Jack Antonoff (también presente en Melodrama), sino por esa forma de recitar-cantar, con graves en las estrofas, agudos en los estribillos, cierta languidez y atmósferas envolventes.

Folk Rock en Melodrama, antecedente de Solar Power de Lorde

Melodrama ya contaba con folk en la extraordinaria The Louvre.

Fuck My Way Up To The Top

En 2014, Lana del Rey publicó el disco Ultraviolence. La pista número 9 era Fuck My Way Up To The Top, un corte dedicado a una cantante anónima que criticó “el estilo Lana del Rey”, pero que triunfó copiándolo.

Y es que, si excluimos las letras (es, básicamente, lo que Lorde rechazaba), parte de Pure Heroine remite a Lana del Rey. Por eso, no extraña que la autora de Born to Die se sintiera molesta al comprobar que, pese a renegar de ella, Tennis Court, Still Sane y Team sonaran a su fórmula.

Está claro que del Rey no comprendió del todo la crítica de Lorde, pero lo curioso del asunto es que, conforme avanzaba su carrera, ha ampliado el espectro de temas tratados.

Sí, sigue sintiendo debilidad por romances tóxicos, glamurizados con nostalgia del Hollywood clásico, pero ha tenido un despertar político y de cierta conciencia feminista, pese a que no se declara feminista. De hecho, el excelente Chemtrails over the Country Club (2021) rezuma sororidad.

En cambio, Lorde ha seguido el camino inverso, con sonoridades muy parecidas (en el caso de Solar Power, las psicodélicas y folk rock). Entonces, sí, se ha bajado del pedestal para, salvando las distancias, terminar sonando a la Lana del Rey que detestaba, pero con el problema de que, en este caso, sobra medio disco.

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies