Crítica Akelarre de Lola Indigo junto a Dedicated de Carly Rae Jepsen, LOVE+FEAR de MARINA, Hurts 2B Human de P!nk y Primavera Presumido

Pentacrítica: Lola Indigo, Carly Rae Jepsen, Presumido, MARINA y P!nk

Entre los pasados 30 de mayo, se lanzaron al mercado los protagonistas de nuestra nueva pentacrítica musical: Akelarre de Lola Indigo, Dedicated de Carly Rae Jepsen, Primavera EP de Presumido, FEAR de MARINA y Hurts 2B Human de P!nk. Disco, synthpop, EDM, IDM, afrobeat o reggaetón son algunos de los géneros musicales presentes en los citados álbumes.

Crítica de Akelarre de Lola Indigo

Portada de Ya No Quiero Ná, el primer sencillo de Akelarre de Lola Indigo (nombre artístico y alter ego de la cantante y bailarina Mimi Doblas, quien sufrió la primera expulsión de Operación Triunfo 2017).

Akelarre de Lola Indigo, un no parar de baile y poder

Akelarre de Lola Indigo crítica

La sensual portada de Akelarre de Lola Indigo.

No siempre somos conscientes de que los sencillos son porciones de un trabajo ya finalizado y que, por tanto, sus posiciones en el mismo no son arbitrarias, sino que resultan las idóneas para que, en principio, allí encajen a la perfección y desplieguen toda su fuerza.

Pues bien, esto es lo que ocurre con 3 de los 5 singles del esperado Akelarre de Lola Indigo: Fuerte, El Humo y Maldición.

Casi tan bailables como sus potentes antecesores (Ya No Quiero Ná y Mujer Bruja) e igualmente empoderadores, al lanzarse en solitario (sobre todo, Fuerte y El Humo) daban la impresión de ser imitaciones, menos inspiradas, de las citadas Ya No Quiero Ná y Mujer Bruja.

De hecho, el moderado rendimiento en la lista ventas/escuchas española de Fuerte, El Humo y Maldición confirman que esa sensación ha sido general y que el desgaste de la fórmula Lola Indigo necesitaba un golpe de efecto para revertir o suavizar la situación: el lanzamiento del álbum del que formaban parte.

Allí, por ejemplo, Maldición, que ya sonaba diferente a Fuerte y El Humo, gracias a su oscura atmósfera, cobra todo su sentido entre la inicial Mujer Bruja (junto a Mala Rodríguez) y la también oscura Inocente (junto a The Rudeboyz).

Respecto a Fuerte y El Humo, ambas conforman la transición hacia los ritmos más resplandecientes de Akelarre de Lola Indigo. En esta zona, además, se encuentran la mayoría de las pistas que aún no conocíamos del trabajo: No Se Toca, Amor Veneno y la sorprendente Game Over.

Afrobeat, reggaeton o dembow, entre los estilos musicales del Akelarre de Lola Indigo

Mediante los géneros mencionados, además de funk carioca, toques jazz y ecos flamencos, Lola Indigo ha conjurado un adictivo y consistente encantamiento repleto de potentes mensajes feministas que reivindican la vida sexual femenina (Mujer Bruja, Inocente, Maldición y El Humo) o que se construyen en torno al No Es No (Ya No Quiero Ná).

Otras temáticas que se abordan en Akelarre de Lola Indigo son la denuncia social sobre la dificultad de encontrar trabajo (en la jenniferlopezesca y magnífica Subliminal), la gente interesada (en la aflamencada No Se Toca), noviazgos tóxicos (Amor Veneno), el empoderamiento personal (Fuerte) y el fin de las relaciones sentimentales en la jazzy-dembow Game Over, la joya con la que se cierra el debut musical de Mimi Doblas.

Dedicated de Carly Rae Jepsen, ¿hacia dónde va el sucesor de E•MO•TION?

Crítica Dedicated Carly Rae Jepsen, LOVE+FEAR de MARINA, Hurts 2B Human de P!nk, Primavera de Presumido y Akelarre de Lola Indigo

Portada de Dedicated de Carly Rae Jepsen.

Pese a que Call Me Maybe fue el tema que catapultó a la fama a Carly Rae Jepsen, lo que, de verdad, marcó un antes y un después en su carrera fue la era E•MO•TION (2015 y 2016).

Con este trabajo, el tercero de su discografía, quiso reivindicarse como artista de álbumes, es decir, como alguien que dedica tiempo a elaborar un trabajo completo más allá de los sencillos promocionales.

La jugada le salió perfecta y E•MO•TION y el posterior EP E•MO•TION Side B consiguieron dejar muy atrás a la Carly Rae Jepsen anterior a 2015.

De hecho, aunque ambos discos fracasaron en el plano comercial (Japón y Corea fueron los únicos países donde E•MO•TION se certificó), algo que, en menor medida, ya le había sucedido con Kiss (el álbum que contenía Call Me Maybe), Rae Jepsen sí es one hit wonder (o two hit wonder si contamos Good Time), pero ha logrado algo que muches de elles jamás consiguen: prestigio.

En Dedicated, publicado el pasado 17 de mayo, la artista continúa en la dirección marcada por el alabado E•MO•TION, aunque con un poco menos de acierto que en 2015.

No obstante, hemos de decir que Dedicated engaña en las primeras escuchas, al igual que lo hacían, en general, los sencillos de presentación: Party For One, el combo Now That I Found You-No Drug Like Me, Julien y Too Much.

La razón de ello reside en 3 de los clásicos problemas a los que nos enfrentamos tras un álbum de culto, la comparación, la desmemoria y las altas expectativas.

Respecto a la desmemoria conviene recordar que I Really Like You, primer single y único éxito de E•MO•TION, era y es, como Party For One, un tema  synthpop/dance pop, simpático, pegadizo e inofensivo, que en el caso de Party For One se ve complementado con destellos synthwave.

Con Now That I Found You continúa la luminosidad de Party For One, aderezada con disco. Si bien, en comparación con pesos pesados de E•MO•TION (Warm Blood, Run Away With Me o Black Heart), Now That I Found You no consigue brillar como sencillo pre-álbum, dentro de Dedicated, explota todo su potencial. De hecho, si el mundo del pop fuese más justo, competiría al nivel del recién estrenado Never Really Over de Katy Perry.

¿Cuándo la era E•MO•TION se volvió, verdaderamente, interesante? Cuando Carly Rae Jepsen liberaba el medio tiempo All That. Pues bien, en Dedicated, No Drug Like Me hace las veces de la citada composición. Dotada de una exquisita y sensual melodía synthwave, es una de las mejores canciones de este trabajo.

Dentro del mismo, se sitúa en la segunda posición tras Julien, el cuarto sencillo. Esta es, sin duda, una de las piezas clave de Dedicated, un elegante y delicado medio tiempo disco, de estribillo sutil, aderezado por el mismo gancho pop de Now That I Found You: un post-estribillo repleto de voces tratadas.

El último de los adelantos de Dedicated nos lleva hasta la octava pista, Too Much. De producción minimalista y ecos tropicales, cuenta con un extraño magnetismo, que no la favorece como single, pero sí como tema de álbum.

¿Cómo es el resto de Dedicated?

Desigual y se divide, casi a parte iguales, entre un grupo de canciones interesantes y otro de composiciones que, sin llegar a ser bodrios, parecen descartes (I’ll Be Your Girl, Automatically In Love y, en menor medida, las monas The Sound y Real Love y la original y bailable Feels Right).

Antes de llegar la parte en la que Dedicated empieza a torcerse, tras Julien, No Drug Like Me y Now That I Found You, el cuarto trabajo de Carly Rae Jepsen alcanza un nuevo máximo de calidad y perfección con Want You In My Room, un espectacular corte de disco y synthpop psicodélico, que recuerda a Daft Punk.

A continuación, Everything He Needs, sin llegar al nivel de Want In Your Room, mantiene el pabellón de Dedicated muy alto. Lo hace, sobre todo, al comprobar, escucha tras escucha, que tiene mucha más tela que cortar de lo que parecen mostrar sus, aparentemente, tontorrones estribillo y voces apitufadas. Elegante e hipnótica son los adjetivos que mejor describen esta pista disco funk, que no desentonaría en casi ningún trabajo de Kylie Minogue.

Disco funk, electropop y synthwave tirando a genéricos, pero bien ejecutados son las cartas de presentación de otro acertado momento de Dedicated, Happy Not Knowing. Más o menos en este terreno se mueve también la balada Right Words Wrong Time.

Por último, casi al final de Dedicated, llega otra balada, la que arrebata a No Drug Like Me el título de mejor corte lento del disco. Se trata de la etérea y tribal For Sure, sustentada en una base que incorpora lo que parecen ¡palmas flamencas! del estilo de las de Ni Un Beso de Delaporte.

Primavera EP de Presumido, música con sabor a independencia

Crítica Primavera EP Presumido junto a 4 discos más

Portada de Primavera, la segunda porción de la sabrosa pizza Cuatro Estaciones de Presumido.

¿Qué está pasando con Presumido últimamente? Con este EP, conocemos ya la mitad de todas las canciones que conforman su álbum Cuatro Estaciones y es que, ¡todas son buenas!

La pregunta, eso sí, tiene trampa porque ya sabemos la respuesta. De hecho, nos la dieron les mismes Tarci Ávila y Nacho Dafonte, a finales de 2018, cuando les entrevistamos:

“Esta nueva etapa nos está llevando al lugar en el que queremos estar en este momento. No tenemos ningún tipo de apoyo económico, pero a cambio disponemos de toda la libertad del mundo para llevar el proyecto y su obra por donde nos dé la gana”.

Precisamente, la libertad absoluta es lo que les está permitiendo mimar, más aún que en su etapa anterior, todos los detalles “para envolverlo (todo) en un papel de regalo mejor”.

Este papel trae consigo una fusión de sus características e infinitas atmósferas synthpop con una mayor definición del estilo musical en la primera escucha. Una vez que se repiten las escuchas, el estilo de “primera impresión” se mantiene como predominante y, al mismo tiempo, emergen pedacitos de otros, perfectamente entrelazados.

Por ejemplo, la primera vez que se oye Lágrimas de Belladona, el corte con el que arranca Primavera EP, queda claro que estamos ante un tema funk. Con las sucesivas escuchas, se manifiestan capas o destellos de electropop, synthpop y, en el último tramo, eurodance.

Un patrón muy similar siguen A La Guillotina el Miedo y Soy Más Duro Que Tu Cara. Desde el principio de la primera queda claro que el tema se sumerge en minimal pop. Más tarde, se aprecian elementos de electro r&b-trip hop y su habitual synthpop atmosférico.

En el caso de Soy Más Duro que Tu Cara, el tema menos inmediato de Primavera EP (es el Amapola Desnuda de este trabajo), la primera impresión lleva a pensar que se trata de la canción más Vendetta del conjunto.

Sin embargo, esto no es así, dado que, además del synthpop atmosférico, presenta una magnífica base de IDM (al estilo de una de las influencias de Presumido: Apparat), que va in crescendo, conforme pasan los segundos.

Crítica Primavera de Presumido

Tarci Ávila (izquierda) y Nacho Dafonte en una imagen promocional de Primavera.

Por último, se hace importante destacar las letras de Primavera EP, que resultan liberadoras, luminosas y optimistas. Algunos de los versos más llamativos son “ya no hay dolor, ya no hay lamentos” de Soy Más Duro Que Tu Cara, “mis sábanas desérticas al fin serán navegables” de Lágrimas de Belladona y “siente alivio, mata el miedo, a la guillotina el miedo” de A La Guillotina el Miedo.

FEAR de MARINA: el miedo le sienta bien

Crítica FEAR MARINA junto a Akelarre de Lola Indigo, Dedicated de Carly Rae Jepsen, Primavera de Presumido y Hurts 2B Human de P!nk

Portada de LOVE+FEAR, el cuarto álbum de MARINA.

Tras la publicación del descafeinado LOVE, las esperanzas de que MARINA acertase con FEAR se redujeron de forma drástica.

Pues bien, esta segunda parte de la era “auténtica” y “pop” de MARINA consigue dar la vuelta a los peores augurios y permitir a la artista salir más que airosa.

Por ejemplo, muestras de que la esencia de los diamantes continúa con la cantante se encuentran en los medios tiempos Believe In Love, Too Afraid, No More Suckers, Life Is Strange y Soft To Be Strong.

Tal y como MARINA había prometido, para todo LOVE+FEAR, las 5 presentan la clásica estructura de canción pop, es decir, la de estrofa sencilla + estribillo pegadizo + estrofa sencilla + estribillo pegadizo + clímax + estribillo pegadizo + estribillo pegadizo, acompañada de la sensual y característica languidez vocal de MARINA.

Mención aparte merece Emotional Machine, un etéreo medio tiempo, que parece haber sido concebido como una forma de musicalizar brisas de aire.

Fuera de este destacado grupo quedan You y Karma. La primera, sin llegar a desagradar, por lo perezoso de su estribillo, evidencia que no recordaremos, precisamente, la era LOVE+FEAR de MARINA por las letras, pero, tal vez sí por lo que implican: MARINA no es una diosa o no se siente como la diosa que parte de su fanbase afirma que es, sino como una persona con ganas de mostrarse sin artificios.

En general, eso sí, FEAR sí conecta más con la trayectoria anterior de la cantante, gracias a que consigue “marinizar” las canciones, en lugar de quedar eclipsada tras ellas o, peor aún, desprovista de su toque, como sucedía en LOVE. Así, el momento tropical de este trabajo, Karma, sin ser ninguna joya, sí le da 1.000 vueltas a Orange Trees.

En definitiva, en FEAR, la creatividad de MARINA vuelve, en casi todos los casos, a lo que nos tenía acostumbrades. Gracias a ello, la etapa LOVE+FEAR queda lejos de ser el fiasco que LOVE parecía indicar.

Hurts 2B Human, P!nk se hace un Piece by Piece

Crítica Hurts 2B Human P!nk junto a FEAR MARINA, Akelarre de Lola Indigo, Dedicated de Carly Rae Jepsen y Primavera de Presumido

Crítica Hurts 2B Human P!nk

Cuando hablamos de Beautiful Trauma (2017), el trabajo anterior a Hurts 2B Human, concluimos que la fórmula de P!nk para componer, desde I’m Not Dead (2006), estaba agotada o, por lo menos, en sus horas más bajas.

Menos de 2 años después, la escucha de Hurts 2B Human produce la misma sensación, pero más acentuada, ya que la mayoría de las canciones del último álbum de P!nk son mucho peores.

Lo cierto es que esto tampoco pilla, del todo, por sorpresa, dado que los adelantos de Hurts 2B Human tampoco hacían presagiar que el octavo trabajo de estudio de la autora de Dear Mr. President supusiese una revolución en su carrera.

Hurts 2B Human de P!nk antes de la publicación del álbum

El primero de esos adelantos, Walk Me Home (por ahora único sencillo oficial), llegaba el 20 de febrero. Con sabor a cuarto, quinto o sexto single, más que un tema de P!nk, parece de la banda indie Fun.

Co-escrita por P!nk, Nate Ruess (cantante principal de Fun) y Scott Harris Friedman (co-responsable, por ejemplo, de Don’t Let Me Down de The Chainsmokers), todo lo comentado no quita que no sea un buen tema pop de toques folk, pero el problema es que se queda solo en la corrección, muy lejos de la pegada de Blow Me (One Last Kiss), So What o, incluso, What About Us.

En definitiva, Walk Me Home parece compuesto desde el conformismo y para hacer poco ruido, que es justo lo que le ha ocurrido en listas. Por ejemplo, solo ha llegado al puesto 49 en Estados Unidos, no ha entrado en el top 10 de su gran aliado comercial Australia o ni ha pisado el top 150 de Francia (donde What About Us alcanzó el top 2).

De hecho, el único mercado importante en el que el primer sencillo de Hurts 2B Human ha logrado colarse entre las 10 canciones más vendidas-escuchadas ha sido Reino Unido (puesto 8).

Tras Walk Me Home, desde el 28 de marzo hasta el 26 de abril, P!nk publicó:

  • Hustle, un resultón y bailable, al mismo tiempo que mediocre, corte electro swing
  • Can We Pretend, un dueto junto a Cash Cash, también bailable y agradable, pero de un EDM genérico y trasnochado a más no poder

  • Hurts 2B Human, junto a Khalid, es una suerte de Just Give Me A Reason 2.0 meets lovely con Billie Eilish, que fracasa en la intención de emular a sus referentes
  • Loves Me Anyway, otro dueto, en este caso, junto a Chris Stapleton, en forma de una contenida, cursi y olvidable balada
Más allá de los adelantos: el corazón de Hurts 2B Human

A diferencia de lo que sucedía con Akelarre de Lola Indigo o Dedicated de Carly Rae Jepsen, los adelantos de Hurts 2B Human no disfrutan de una segunda vida al escucharse integrados en Hurts 2B Human.

Lo cierto es que, en este trabajo, da la impresión de que P!nk ha jugado cartas similares a las de Kelly Clarkson en Piece By Piece (2015) y, en menor medida, Ellie Goulding en Delirium: coquetear con diferentes estilos, más o menos todos los que ha abordado a lo largo de su carrera, pero con una notable falta de personalidad o ambición por entregar una obra perdurable.

Debido a ello, la mayoría de los cortes de Hurts 2B Human, por mucha intensidad o algún que otro juego vocal, parecen haber sido compuestos para tener una vida corta o para cumplir, de forma digna, pero nada memorable, con un contrato discográfico.

Así, encontramos pistas de relleno que llegan al aprobado o que se quedan, ligeramente, por encima de él gracias a la voz de P!nk, como las insulsas My Attic, Happy y The Last Song Of Our Lifes, la genérica Circle Game, la algo mejor 90 Days (junto a Wrabel) o esa fusión entre Sia, Melanie C y epicidad eurovisiva que es Courage.

La única que suspende del conjunto es We Could Have it All (pop/rock que, por momentos, recuerda a The Corrs) y la única que llega al notable es la electro disco funk (Hey Why) Miss You Sometime.

Por todo ello y aunque, una vez más, P!nk (bisexual visible) realice una gran labor de visibilización de la tristeza, la inseguridad o de las secuelas que dejan experiencias no superadas, Hurts 2B Human profundiza la decadencia compositiva que ya lastró Beautiful Trauma.

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies