Pamplona Art Decó

10 rutas por la Pamplona Art Decó

Para la mayoría de la población, Pamplona es los Sanfermines, la calle Estafeta, la Universidad de Navarra y el edificio del ayuntamiento. Como suele ocurrir, la capital navarra cuenta con muchos más atractivos de interés turístico, como el románico puente de la Magdalena, el Casco Antiguo o la modernista Escuela de Música, por poner algunos ejemplos. Nosotrxs, en esta ocasión, os descubrimos los magníficos edificios de la Pamplona Art Decó, que, por momentos, debido a su gran empaque, recuerdan a los levantados en este estilo en Bilbao.

Pamplona Art Decó y Pamplona Art Nouveau

Edificio de la Escuela de la Música de Pamplona (foto: captura propia en el Street View de Google Maps).

Víctor Eusa, icono de la arquitectura Art Decó de Pamplona

Al igual que en otros destinos de la España Art Decó por los que ya hemos pasado, en el caso de Pamplona, fueron muchxs lxs arquitectxs que embellecieron y modernizaron el aspecto de las calles con este tipo de arquitectura.

Eso sí, en todos esos lugares, siempre ha habido un nombre (a veces, 2) que ha destacado más que el resto. Por poner algunos ejemplos, en Ciudad Real, ese título recaía sobre José Arias Rodríguez-Barba y, en Soria, en Ramón Martiarena Lascuain. Pues bien, en el caso de la Pamplona Art Decó, el afortunadx es Víctor Eusa Razquin.

Víctor Eusa, imprescindible en la Pamplona Art Decó

Víctor Eusa junto a 3 de sus obras: el antiguo Gran Kursaal (1921-1972) de San Sebastián/Donostia, palacete (1924) en el Segundo Ensanche de Pamplona y el Sacrario Militare Italiano (1940) de Zaragoza. Foto: composición propia con imágenes de Gran Enciclopedia de Navarra (retrato de Eusa), la web del Kursaal y Wikimedia Commons.

Más conocido, simplemente, como Víctor Eusa (1894-1990), este arquitectx pamplonés cuenta con eso que tanto desean todxs lxs artistas, un sello propio. De hecho, raro es el edificio de Eusa que resulta convencional.

Debido a ello, un gran número de los inmuebles de la Pamplona Art Decó presentan un diseño único y, por ahora, el más original de todos los destinos Art Decó recorridos por Cultura Diversa.

Las luces y las sombras de Víctor Eusa

Después de estudiar Arquitectura en Madrid y pasar los primeros 2 años de su actividad profesional en San Sebastián (por la construcción del Gran Kursaal), Víctor Eusa regresa a su Pamplona natal en 1922 y comienza a desarrollar el sello Eusa. Sus referentes para ello serán el arquitectx austríaco Otto Wagner (1841-1918) y la Sezession vienesa (Modernismo).

No se queda mucho tiempo en Pamplona, puesto que en abril de 2013, realiza un viaje por el Mediterráneo en el que visitará Turquía, Egipto y Oriente Medio. De todos esos lugares, le fascinará la arquitectura árabe, que se dejará notar en algunas de sus obras, como la Vasco Navarra, que luego veremos, o en patios interiores provistos de fuentes.

A partir de 1928, llenará el Segundo Ensanche de Pamplona de originales edificios de un geométrico Art Decó (de un fuerte componente expresionista), marcados por el uso de hormigón y ladrillo vistos y revocos de tonos blancos. Otros rasgos característicos de la obra Art Decó de Eusa son la verticalidad, el empleo de cruces (tenía una ferviente fe cristiana), la monumentalidad y cierta influencia de la arquitectura neo-vasca.

Aunque el racionalismo nunca fue un estilo arquitectónico que le sedujera (por eso, normalmente, cuando recurrió a él, apostó más por el Art Decó racionalista o Streamline Moderne), sí se dejó seducir por él al proyectar el Asilo de Tafalla (1933), actual residencia San Miguel y San Severino.

Biografía de Víctor Eusa

El antiguo asilo de Tafalla en la actualidad (foto: captura propia en el Street View de Google Maps).

Partidario del bando nacional, en junio de 1937, será nombradx arquitectx municipal interinx de Pamplona. Como tal, se encargará del diseño o será co-autor de diferentes construcciones franquistas de corte imperial, como el  Monumento a los Caídos  (junto a Javier Yárroz Larrosa).

No como arquitectx municipal, pero sí como profesional afín al régimen dictatorial, proyectará el ya mencionado Sacrario Militare Italiano (1940) de Zaragoza, un mausoleo para lxs italianxs que combatieron junto al bando golpista, promovido directamente por el dictador fascista Mussolini.

Más adelante, desde 1945 a 1962, sería arquitectx provincial de la Diputación Foral de Navarra, labor que compatiblizó con el diseño de edificios de viviendas en diferentes puntos de la ahora Comunidad Autónoma.

Finalmente, en 1973, se retira de la vida profesional y su obra pasará al olvido hasta la publicación de la tesis doctoral “La arquitectura de Víctor Eusa” (2016) del arquitectx Fernando Tabuenca González, de la que bebe esta biografía.

Lo que ha desaparecido de la Pamplona Art Decó

Como en otras ciudades y regiones de la España Art Decó, que hemos mostrado, dentro de la Pamplona Art Decó, también tenemos que lamentar la pérdida de patrimonio.

En total, son 5 edificios. Los que abren esta galería, diseñados por Mariano Arteaga, se encontraban en los números 53, 57 y 59 de la calle La Merced del Casco Antiguo de Pamplona. Su desaparición es reciente, puesto que Docomomo Ibérico no da parte de que hayan sido demolidos. Sin embargo, basta entrar en el Street View de Google Maps para comprobar que no hay rastro de fachadas como las de la foto en los portales 53, 57 y 59.

Los otros 2 inmuebles derruidos de la Pamplona Art Decó fueron proyectados por Víctor Eusa: el Chalé de Erroz (Streamline Moderne) y el primer edificio en la calle de Emilio de Arrieta que albergó la sede de La Mutua/Mutuavenir de Pamplona. Precisamente, este último presenta el sello inconfundible de Víctor Eusa y muestra ciertas similitudes con el también desaparecido Instituto de Sanidad de Zamora. Para ver las imágenes en un tamaño mayor, basta con pinchar en la lupa.

Casco Antiguo de Pamplona

No todo el Art Decó de la calle La Merced de Pamplona ha desaparecido y, en la actualidad, aún resisten los que se levantan en el número 27 (primera foto), 25 y 55. De ellos, el 55, según recoge Docomomo, pertenece al mismo conjunto de bloques de Mariano Arteaga.

Además de en La Merced, el casco histórico de Pamplona dispone de otros 3 edificios Art Decó o de detalles Art Decó. A este último grupo pertenece el 35 de la calle Zapatería, gracias a sus barandillas, y el Gran Hotel La Perla de la Plaza del Castillo. Construido a mediados del siglo XIX y hotel desde 1881, en 1933, Víctor Eusa reformó este edificio, al que añadió un piso y el remate Art Decó de la esquina.

También en la plaza del Castillo, se levanta la última obra de la Pamplona Art Decó situada en el Casco Antiguo, el Casino Eslava (1931), una elegante obra Streamline Moderne firmada por Víctor Eusa.

El II Ensanche, la zona de mayor concentración de edificios Art Decó de Pamplona

Avenida de Carlos III el Noble Etorbidea

El primer edificio de esta ruta por la Pamplona Art Decó es como el 35 de la calle Zapatería, es decir, tiene poco de Art Decó, que solo se deja notar en las barandillas de los balcones. En realidad, no es un inmueble, sino 2 simétricos, separados por el Teatro Gayarre, un conjunto urbanístico similar al del antiguo Teatro Fontalba de Madrid.

Al margen de este primer y anecdótico detalle, la avenida de Carlos III el Noble Etorbidea está compuesta por edificios Art Decó de gran empaque, algunos de los cuales (por ejemplo, el 51), como decíamos al comienzo, recuerdan a las decenas de este tipo que se encuentran en Bilbao.

Además de Víctor Eusa, lxs otrxs arquitectxs presentes en esta vía son Javier Yárnoz Larrosa, su hermanx José Yárnoz Larrosa, Serapio Esparza y José Alzugaray.

Plaza Príncipe de Viana y alrededores

Las estrellas de esta ruta por la Pamplona Art Decó son 6: la Jaula Dorada, plaza de Viana 3 y 4, la antigua Estación de Autobuses, el número 4 de la calle Sancho El Mayor y la maravillosa fusión de Streamline y Zigzag Moderne que es el portal 7 de la calle Estella (de arquitectx y fecha de construcción desconocidxs).

La Jaula Dorada (1929) es la primera joya Art Decó de Víctor Eusa de lo que llevamos de artículo. Aunque en la anterior ruta, hemos visto originales edificios Art Decó de este arquitectx, pertenecen a la vertiente más espartana de su obra. En cambio, en esta soberbia construcción, Eusa evidencia su gusto por la profusión y superposición de figuras geométricas, el empleo de ladrillo visto (rojo y amarillo) y la intención monumental.

Más sencillos, pero igualmente magníficos son los 2 inmuebles situados a su derecha, ambos influidos por el Racionalismo. El primero, atribuido a Mariano Arteaga y Marcelo Guibert, de intención aerodinámica, pero aún deudor del Zigzag Moderne y el segundo, también de Gibert, de un depurado Art Decó racionalista.

Respecto a los otros 2, el que ocupa el portal 4 de Sancho El Grande y otros en García Ximénez y Tudela es el clásico ejemplo de Art Decó racionalista que se resiste a abandonar el Zigzag que tanto gustaba a Víctor Eusa. De hecho, el planteamiento no podría ser más racionalista, pero la decoración demuestra que las fachadas desnudas no eran del agrado del arquitectx.

Por último, la antigua Estación de Autobuses (de José Alzugaray), un enorme edificio exento provisto de llamativos balcones y un vistoso reloj, fue la primera estación de autobuses construida en España (1934) y una de las primeras, también, de Europa. Por aquel entonces, aunque ya existían empresas de autobuses, por norma general, cada una salía y llegaba a las sedes de sus oficinas en diferentes destinos, pero rara vez a un mismo lugar, como sí ocurría con los trenes.

Después de cerrarse en 2007 y de, incluso, barajarse la posibilidad de demoler este destacado ejemplo de la Pamplona Art Decó, el pasado junio, la antigua estación volvía a abrir sus puertas. Ahora, eso sí, reconvertida en un espacio de comercio justo y de cultura alternativa.

Calle de Emilio Arrieta

Además de las inconfundibles fachadas “marca Víctor Eusa” de los portales, 7 y 9, del inmueble atribuido a este arquitectx (Emilio Arrieta, 2), el edificio más destacado de esta ruta es el que se levanta en el número 18, ¡pura esbeltez de Racionalismo Decó!

Calle de Olite y alrededores

En esta ruta se encuentra una de las obras más impresionantes, no solo de la Pamplona Art Decó, sino de toda la España Art Decó. Sí, nos referimos al Colegio Calasanz-Escolapios (1928) de Víctor Eusa. Sin lugar a dudas, pertenece al grupo de las 5 obras cumbre del arquitectx.

En su fachada y los recovecos de la misma, se localizan todos los rasgos del Art Decó Zigzag Moderne de Eusa: figuras geométricas, cruces, revoco blanco, hormigón visto, ladrillo rojo y una clara intención de elevar hacia el cielo los detalles más esbeltos.

A pocos metros de esta maravilla, nos encontramos con otro edificio religioso en estilo Zigzag Moderne, el Convento para las Hijas de María Inmaculada. Aunque por diseño podría ser de los años 20 o 30, la parte que os enseñamos, la Art Decó, data de 1955. Se trata de una ampliación que Eusa acometió en una obra edificada en 1924 y diseñada por él mismx al comienzo de su carrera.

También de Víctor Eusa es el inmueble que cierra esta ruta por la Pamplona Art Decó, el edificio de la Vasco Navarra. Terminado, inicialmente, en 1926 o 1928, según las fuentes, estaba coronado por una majestuosa estatua de Atenea. Entonces, la obra presentaba un diseño de proto-Art Decó Zigzag Moderne aderezado con detalles de arquitectura neoárabe.

Desde 1943, sin embargo, la Vasco Navarra de Pamplona muestra un aspecto diferente, menos singular, pero mucho más acorde al estilo franquista imperial, gracias a ese torreón rematado con un chapitel de pizarra. Resulta terrible cuando un edificio es mutilado, es decir, desvirtuado, aunque, como en este caso, lo haga el mismx arquitectx.

Calle García Castañón y alrededores

Otro de los platos fuertes de la Pamplona Art Decó y de Víctor Eusa es la Casa Irigoyen y Café Bahía (1932). También Zigzag Moderne, recuerda mucho, aunque en versión miniatura y menos cromática, a la Jaula Dorada de la Plaza Príncipe de Viana.

En esta ruta, además, se encuentra otro edificio frontera (el segundo de la galería) entre el Zigzag Moderne y el Streamline Moderne, firmado por Eusa, de diseño muy similar al de la calle Sancho El Mayor, 4.

Al igual que en la avenida de Carlos III el Noble Etorbidea y en la calle de Emilio Arrieta, en esta ruta encontramos poderosos inmuebles “muy de gran ciudad”, que parecen tomar como modelo los rascacielos estadounidenses de la época. Nos referimos al primer edificio de esta galería, la Sede de la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona (1934) y, en menor medida, al firmado por Eusa que cierra esta ruta.

El de la Caja de Ahorros (paseo de Sarasate, 5) es obra de Joaquín Zarranz (1905-1938 y, aunque su afilado remate no desentona, se hace necesario mencionar que fue añadido en 1958. Zarranz fue un arquitectx vinculado al Grupo de Artistas y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea (GATEPAC), un grupo de arquitectxs que promovieron la construcción de edificios de corte racionalista en España.

La mayoría de estxs profesionales eran republicanxs, por lo que sus obras fueron ocultadas por el régimen dictatorial hasta mediados de siglo, cuando empezaron a servir como referencia a arquitectxs de esa época en adelante.

Calle San Fermín y alrededores

Aunque no ha llegado hasta nuestros días el nombre de sus autores, de esta ruta por la Pamplona Art Decó, merecen mención especial los inmuebles de San Fermín, 39 y Aralar, 15 y 17, 2 joyas de un depurado Zigzag Moderne.

Y, por supuesto, el coloso de 1939 de Serapio Esparza de la calle San Fermín, 49, muy similar al edificio de Emilio Arrieta, 18. En ambos casos, Art Decó Streamline Moderne de altura.

Calle Tafalla y alrededores

Abre esta galería uno de los edificios más discutibles de la trayectoria de Víctor Eusa, el que alberga el Colegio Santa María la Real de Maristas (1955). De un tamaño desmesurado, fusiona diferentes estilos: arquitectura franquista imperial (similar a la de la Universidad Laboral de Gijón), Art Decó Zigzag Moderne y Streamline Moderne (se hace evidente en la puerta a las calles de Tafalla y Sangüesa).

En 2015, esta mastodóntica construcción estuvo a punto de hacerse mucho más excesiva debido al Plan Maristas, que planteaba añadir una torre de 20 plantas y 314 viviendas en la misma parcela. Finalmente, en 2016, este plan fue descartado.

Pamplona Franquista Víctor Eusa

Recreación del mini-rascacielos del Plan Maristas (foto: Asociación de Vecinos del I y II Ensanche de Pamplona).

La quinta foto de esta galería muestra el inmueble de la calle de Francisco Bergamín, 13. Se trata del único, de un conjunto de 7 viviendas económicas, que presenta líneas Art Decó, puesto que el resto son puramente racionalistas.

Todas fueron diseñadas por Joaquín Zarranz y Juan de Madariaga, quienes se inspiraron en la Karl-Marx Hof vienesa (lo mismo que hizo Jesús Carrasco-Muñoz en sus complejos de viviendas Sindicalistas de Zamora y Valladolid).

Avenida de Baja Navarra y alrededores

En Cultura Diversa, el destino que ha precedido la Pamplona Art Decó ha sido Melilla y, precisamente, uno de los edificios de esta extensa ruta pamplonesa cuenta con un diseño similar a la Casa Luis de Raya de la Ciudad Autónoma, el que se sitúa en la calle Villoslada, 14: Streamline Moderne depurado, limpio y blanco.

Al margen de esta similitud, este recorrido por la avenida de Baja Navarra y diferentes calles aledañas esconde más y nuevos tesoros de la Pamplona Art Decó, que destacan por encima de sus compañeros.

Nos referimos al número 11 de la citada avenida (Zigzag Moderne de pleno derecho, obra de Alzugaray), el mismo portal de la calle Navarro Villoslada (Art Decó de empaque de la mano de Esparza), el Seminario Conciliar de San Miguel, las llamadas Bañeras de Pamplona (también de Esparza) y el inmueble de la calle Amaya, 10 (también de un Zigzag evidente):

Nos detenemos un poco más en el Seminario Conciliar de San Miguel. Prácticamente, está de más decir que fue diseñado por Víctor Eusa, puesto que, según lo descrito al comienzo de este artículo y visto el Colegio Calasanz-Escolapios, resulta evidente quién es el arquitectx detrás de este edificio.

La enorme cruz de la fachada principal es el elemento más llamativo de todo el Seminario Conciliar de San Miguel, pero resulta mucho más interesante la historia que explica el contundente tamaño de la misma.

Hemos dicho al principio que Eusa era un ferviente creyente cristianx. Pues bien, el seminario se diseñó y construyó en un momento (1931) muy antirreligioso en el que se había prohibido levantar cruces en los edificios. Eusa se agarró a las palabras y, en lugar de levantar una cruz, la convirtió en parte del edificio. De eso, no decía nada la norma.

Edificios más aislados de la Pamplona Art Decó

Y para terminar nuestro paseo por la Pamplona Art Decó, ¡una ruta 100% Víctor Eusa! Su inconfundible marca, más moderada y acertada que en el Seminario Conciliar de San Miguel, se hace patente en 2 joyas de la arquitectura pamplonesa del siglo XX: la Iglesia de la Milagrosa y colegio de los Padres Paules (1928) y la Casa de la Misericordia (1927).

Más anecdóticas, pero dignas de mención son las 2 capillas sepulcrales de 1930 (la de la izquierda) y 1927, ambas situadas en el Cementerio Municipal de San José Udal Hilerria de Pamplona.

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies