Francisco Javier Sáenz de Oíza 100 años

100 años de Francisco Javier Sáenz de Oíza en 22 obras

Este 12 de octubre se cumplen 100 años del nacimiento de Francisco Javier Sáenz de Oíza, unx de lxs arquitectxs españoles más importantes de todo el siglo XX. Navarrx como Víctor Eusa, Serapio Esparza o Joaquín Zarranz, pero sevillanx de corazón, estudió en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, donde obtuvo su título en 1946.

Además de ejercer de arquitectx, Francisco Sáenz de Oíza fue, desde 1949, profesor en la misma Escuela Técnica Superior de Arquitectura, de la que fue director desde 1981 hasta 1983.

Asimismo, por su estudio pasaron otrxs destacadxs arquitectxs españoles del siglo XX, el también conocidx internacionalmente Rafael Moneo (nacidxs en 1937) y Juan Daniel Fullaondo (1936-1994).

Centenario Francisco Javier Sáenz de Oíza ETSAM

El aspecto de la fachada de Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid en 1934 (cuando era más evidente su estilo Art Decó) y actualmente, facultad en la que estudió y ejerció de profesor Francisco Javier Sáenz de Oíza (foto: Campus Husso Digital).

Entre las frases célebres de Francisco Sáenz de Oíza se encuentra “Sin libertad no hay obra de arte”. Sin duda, se trata de una convicción que le acompañó durante gran parte de su trayectoria y que le llevó a ganar prestigiosos premios de arquitectura. Algunos de ellos son:

  • La Medalla de oro del Comité de la Excelencia Europea (1974, por las Torres Blancas de Madrid)
  • El Antonio Camuñas de Arquitectura (1989)
  • La Medalla de Oro de la Arquitectura (otorgada por el Consejo Superior de Arquitectos de España en 1989)
  • El Príncipe de Asturias de las Artes (1993)

En este artículo especial por el centenario de su nacimiento, os hablamos de sus logros profesionales y repasamos su obra, vinculada tanto a construcciones sociales como a la fascinación tecnológica que le proporcionó estudiar en 1947 en Estados Unidos.

El Francisco Javier Sáenz de Oíza menos conocidx

Si sois admiradores de Francisco Javier Sáenz de Oíza, es muy posible que las construcciones que os mostramos a continuación sí os sean familiares.

Sin embargo, al recordar a Sáenz de Oíza, los siguientes edificios siempre quedan eclipsados por las obras cumbre del arquitectx (Torres Blancas, Castellana 81, Torre Triana…).

Por tanto, este apartado está dedicado a 14 creaciones de Francisco Javier Sáenz de Oíza poco conocidas por el gran público, ordenadas cronológicamente:

Calle Fernando el Católico, 47 de Madrid (1949)

Edificio también denominado Viviendas para Don José Fernández Rodríguez que, a simple vista, parece el típico levantado en Madrid y diversos pueblos y ciudades españolas a lo largo del siglo XX.

Una mirada más exhaustiva desvela las singularidades de este inmueble del madrileño distrito de Chamberí: las terrazas corridas, la profusión de balcones y el diáfano portal, que conecta la calle con el jardín lateral.

Y, aunque, de nuevo, podamos creer que este tipo de arquitectura solo se hizo en España, en realidad, está conectada con la denominada “arquitectura moderna europea”, gracias a, por ejemplo, al arquitectx alemán Walter Gropius (1883-1969) y al finlandés Alvar Aalto (1898-1976).

Fernando el Católico, 47 Francisco Javier Sáenz de Oíza

Viviendas para Don José Fernández Rodríguez (composición propia con fotos de Wikimedia Commons, primera superior izquierda, y Ana Amado).

Colonia Puerta del Ángel del Hogar del Empleado de Madrid (1957)

Como decíamos en el arranque de este artículo, Francisco Javier Sáenz de Oíza participó en diferentes conjuntos de viviendas sociales. Uno de los más llamativos y de mayor valor arquitectónico es esta colonia, cuya denominación original fue Grupo Nuestra Señora de Covadonga.

Además de Sáenz de Oíza, lxs otrxs arquitectxs que dieron forma a estas viviendas de fachadas escalonadas fueron Luis Cubillo de Arteaga, José Luis Romany Aranda y Manuel Sierra Nava.

Colonia Puerta del Ángel del Hogar del Empleado de Madrid

Colonia Puerta del Ángel del Hogar del Empleado de Madrid (fotos de Fundación Arquía).

Casa Fernando Gómez de Durana (1959)

A pocos kilómetros de Vitoria, se levanta esta vivienda unifamiliar de plata concentrada. Toda ella gira alrededor de una chimenea, con muros que se extienden hacia el exterior. De esta manera, Francisco Javier Sáenz de Oíza ideó una vivienda donde todas las estancias cuentan con la mejor orientación para aprovechar la luz del sol (sí, la eficencia energética ya preocupaba a mediados del siglo XX).

En este caso, las influencias de Sáenz de Oíza fueron el arquitectx prusianx (hoy diríamos alemán) Ludwig Mies van der Rohe (1886-1969) y el matrimonio formado por Alvar Aalto y Aino Aalto (1894-1949).

Casa Fernando Gómez de Durana

Planta, exteriores e interior de la Casa Fernando Gómez de Durana (Álava/Araba). Fuente: composición propia con fotos de Urbipedia.

Basílica Hispanoamericana de Nuestra Señora de la Merced de Madrid (1965)

Francisco Javier Sáenz de Oíza y Luis Laorga Gutiérrez quisieron huir de todo historicismo español al diseñar esta basílica en 1949. Para ello, deciden inspirarse en el historicismo latinoamericano y reinterpretarlo de una manera moderna.

Así proyectaron un templo de fachada espartana, cuya fachada principal, dotada de una enorme y sencilla vidriera, funcionara como un retablo. Originalmente, la basílica iba a contar con una cúpula de gran tamaño, pero no construyó jamás.

Según los diseños originales, la única fuente de luz de la basílica iba a ser vidriera. Así lo fue durante años, pero debido a la oscuridad del interior, durante unas obras, se abrieron unos paños de vidrio, los que vemos en las fotografías de la izquierda de la siguiente imagen:

Basílica Hispanoamericana de Nuestra Señora de la Merced Francisco Javier Sáenz de Oíza

Interiores y exteriores de la Basílica Hispanoamericana de Nuestra Señora de la Merced (fuente: composición propia con fotos de Wikimedia Commons y del Facebook del templo).

Colegio Virgen La Milagrosa de Oviedo (1965)

La Casa Cela (1961) de José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún, levantada en Palma de Mallorca, es el primer edificio que viene a la mente al contemplar el exterior del colegio Virgen La Milagrosa de Oviedo.

Esto es debido a que el revestimiento es exactamente igual, pero no el interior, donde la libertad creativa de la que Sáenz de Oíza hacía gala dio como resultado detalles tan interesantes como el techo de la capilla.

Oviedo Francisco Javier Sáenz de Oíza

Colegio Virgen La Milagrosa de Oviedo (foto: composición propia con imágenes del blog Iglesias y Capillas de Oviedo y capturas propias en el Street View de Google Maps).

Casa Arturo Echevarría de Madrid (1971)

De original planta pseudo-triangular (uno de los lados es curvo), es esta vivienda unifamiliar de la calle Lamiaco, 27 de Madrid.

Sencilla y elegante, su singularidad reside en la planta, en que parte del muro que tapia la parcela forma parte de la casa y en las celosías de madera, de inspiración conventual, que protegen los huecos.

Como dato curioso, hasta 1981, no se supo que Francisco Javier Sáenz de Oíza había sido el arquitectx de esta obra.

Casa Arturo Echevarría Francisco Javier Sáenz de Oíza

Casa Arturo Echevarría (fotos de Ana Amado y Fundación Arquía).

Facultad de Ciencias de la Educación de Córdoba (1978)

Facultad de Ciencias de la Educación Centenario Francisco Javier Sáenz de Oíza

Líneas racionalistas en la fachada y recovecos de la Facultad de Ciencias de la Educación de Córdoba (foto: composición propia con imágenes de Wikimedia Commons).

Villa Fabriciano de Torrelodones (1987)

Villa Fabriciano centenario Francisco Javier Sáenz de Oíza

Una de las fachadas de la Villa Fabriciano de Torrelodones, Comunidad de Madrid (foto: Ana Amado).

Pabellón central de los Recintos Feriales de Madrid (1992)

100 años Francisco Javier Sáenz de Oíza

Pabellón Central de IFEMA (foto: Wikimedia Commons).

Edificios Triada de Madrid (1993)

Centenario Francisco Javier Sáenz de Oíza Edificios Triada

Edificios Triada de Madrid desde diferentes ángulos. Según Emporis, miden 46,25 metros de altura. Todas las fotos proceden de Wikimedia Commons.

Escuela de Administración Pública de Extremadura (1996)

Escuela de Administración Pública de Mérida Francisco Javier Sáenz de Oíza

Escuela de Administración Pública de Extremadura, situada en Mérida (foto: composición propia con imágenes de Fundación Arquía y Manuel González Plata).

Museo-Fundación Jorge Oteiza de Egüés (obra póstuma, 2003)

Se trata de un edificio para honrar la obra y trayectoria del escultor Jorge Oteiza (1908-2003), diseñado por Francisco Javier Sáenz de Oíza y sus hijxs Vicente y Marisa Sáenz Guerra.

Museo-Fundación Jorge Oteiza Centenario Francisco Javier Sáenz de Oíza

Museo-Fundación Jorge Oteiza, la primera obra póstuma de Francisco Javier Sáenz de Oíza (fotos: Fundación Arquía y Wikimedia Commons).

Centro Comercial A Laxe de Vigo (obra póstuma, 2008)

Centro Comercial A Laxe Oíza

Diferentes perspectivas del Centro Comercial A Laxe de Vigo, inaugurado en 2008, 8 años después de su muerte (fotos: Eikimedia Commons).

Los edificios más icónicos de Francisco Javier Sáenz de Oíza

Por orden cronológico de construcción:

Santuario de Nuestra Señora de Aránzazu (1954)

La veneración a la Virgen de Aránzazu existe desde 1469, cuando se le apareció a María de Datuxtegui o al pastor Rodrigo de Balzategui, según recogía el historiador Esteban de Garibay (1533-1600) en su obra de 1571 Compendio historial de las Chrónicas y universal historia de todos los Reynos d’España.

En ambos casos, la aparición dio como resultado el nacimiento de la palabra Aránzazu, abundancia de espinos, puesto que la zona está llena de zarzales.

Los actuales monasterio y basílica de Nuestra Señora de Aránzazu se encuentran situados a unos 10 kilómetros de Oñate (Guipúzcoa/Gipuzkoa), en el arranque de las campas de Urbia, a unos 750 metros de altura. A finales del siglo XV, se levantaron los originales, que sufrieron 3 incendios (1553, 1622 y 1834).

Santuario de Nuestra Señora de Aránzazu Francisco Javier Sáenz de Oíza

Diferentes perspectivas del Santuario de Nuestra Señora de Aránzazu, obra de Francisco Javier Sáenz de Oíza (todas las fotos proceden de Wikimedia Commons, a excepción de la del interior del santuario, que es de la Fundación Arquía).

No fue hasta el año 1950 que se planeó edificar una basílica de arquitectura singular, aunque respetuosa con la existente. Para ello, se convocó un concurso que ganaron Francisco Javier Sáenz de Oíza y Luis Laorga (1919-1990).

Su propuesta cuenta con un importante y llamativo trabajo escultórico, llevado a cabo por Jorge Oteiza, donde las grandes protagonistas son las piedras talladas en punta, un claro homenaje a los espinos que dieron el nombre a la Virgen de Aránzazu.

Casa Lucas Prieto de Talavera de la Reina (1960)

Frank Lloyd Wright (1867-1959) es el arquitectx que el mismx Francisco Javier Sáenz de Oíza citó como influencia a la hora de diseñar esta magnífica vivienda de la segunda localidad más poblada de Castilla-La Mancha.

De todas las obras de Wright, la más famosa es la Casa de la Cascada (1937), cuyos voladizos parecen recreados en la Casa Lucas Prieto, también de la llamada arquitectura orgánica. Otro edificio de Wright que Sáenz de Oíza pudo haber tomado como referencia para esta vivienda talaverana es la Casa Goetsch Winckler (1939).

Casa Lucas Prieto de Talavera de la Reina Francisco Javier Sáenz de Oíza

Casa Lucas Prieto de Talavera de la Reina (todas las fotos son de Taller 4, salvo la superior de la derecha, de Ana Amado).

Ciudad Blanca de Alcudia (1963)

La explosión del turismo de sol y playa en España durante la década de los 60 en adelante dio como resultado unas costas masificadas, repletas de edificaciones de dudoso gusto, que, además, en muchos casos, destruyeron parajes de alto valor ecológico.

Pues bien, mucho antes de que se tomara conciencia del problema de ese tipo de urbanismo, en 1963, Francisco Javier Sáenz de Oíza ya propuso otro modelo, el de la Ciudad Blanca de Alcudia.

Ciudad Blanca Alcudia Francisco Javier Sáenz de Oíza

La Ciudad Blanca de Alcudia de Francisco Javier Sáenz de Oíza (fotos: Docomomo Ibérico).

Se trata de un edificio de 5 plantas, compuesto por 25 módulos de 4 apartamentos cada uno, cuya superficie es de unos 50 m2 + terraza. Con todo ello, Oíza crea una topografía artificial en la que cada vivienda nace de la naturaleza, conformando una auténtica ciudad jardín.

Con 7 pisos más y unas dimensiones, notablemente, mayores, 4 años después de la Ciudad Blanca de Alcudia, se inauguró Habitat 67, un complejo que guarda bastantes similitudes con la obra que nos ocupa de Francisco Javier Sáenz de Oíza:

Francisco Javier Sáenz de Oíza influencias

Habitat 67, la primera obra de Moshe Safdie versus la Ciudad Blanca de Alcudia de Sáenz de Oíza (foto: composición propia con imágenes de Wikimedia Commons y captura propia en Street View de Google Maps).

Torres Blancas de Madrid (1969)

Sin ser Chicago, Nueva York o Benidorm, Madrid cuenta con una buena colección de rascacielos. Muchos de ellos cuentan con un diseño único (o prácticamente) y se levantaron con técnicas constructivas novedosas para la época (y no solo para España, sino para Europa o el mundo).

Por ejemplo, las Torres Kio fueron los primeros rascacielos inclinados del mundo y las Torres de Colón se construyeron desde el tejado.

Pero de todos los rascacielos que rasgan el horizonte de la capital, el de las Torres Blancas (81 metros de altura) es el más original. Esto es debido a que no existe ningún otro edificio en la capital de diseño similar, tan sencillo y enrevesado, al mismo tiempo.

El concepto de ciudad jardín, presente en la Ciudad Blanca de Alcudia, vuelve a hacer acto de presencia en este rascacielos de influencias expresionistas, catalogado como brutalista, pero que, según el arquitectx Pablo Gil, se aleja de esta última corriente, puesto que Torres Blancas no es un inmueble crudo, sino que está lleno de detalles y elementos decorativos.

Torres Blancas Francisco Javier Sáenz de Oiza brutalismo expresionismo

Las Torres Blancas de Madrid en todo su esplendor (a excepción de la fotografía de la piscina, de Ana Amado, el resto son de Wikimedia Commons).

Según el apartado anterior, puede decirse que las Torres Blancas de Francisco Javier Sáenz de Oíza se enmarcan en un Brutalismo de concesiones expresionistas, estilo que extendió su influencia mucho más allá de principios del siglo XX.

Antes del Art Decó, existía el Expresionismo, corriente arquitectónica de la que beben multitud de edificios Zigzag, Streamline Moderne y otros estilos posteriores, como el original brutalismo de las Torres Blancas de Francisco Javier Sáenz de Oíza:

Casa Planells expresionismo Torres Blancas Francisco Javier Sáenz de Oíza

El Expresionismo y Modernismo de la Casa Planells de Barcelona (1924, de Josep Maria Jujol i Gibert), posible inspiración para las Torres Blancas de Francisco Javier Sáenz de Oíza (composición propia con fotos de Wikimedia Commons).

Este rascacielos de Sáenz de Oíza sirvió de referencia clara a Roberto Pérez-Guerras y a Julio Pérez Gegundez a la hora de diseñar el esbelto Neguri Gane (145 metros de altura) de Benidorm:

Neguri Gane vs Torres Blancas Francisco Javier Sáenz de Oiza

Neguri Gane de Roberto Pérez-Guerras y Julio Pérez Gegundez versus Torres Blancas Francisco Javier Sáenz de Oíza (todas las fotos proceden de Wikimedia Commons).

Torre BBVA de Madrid (1981)

En AZCA, el distrito financiero de Madrid, se levanta el rascacielos Castellana 81. Anteriormente conocido como Torre BBVA o Torre del Banco de Bilbao Vizcaya Argentaria, el duodécimo rascacielos más alto de Madrid (107 metros) esconde, bajo su aparente sobriedad, una sofisticada estructura de hormigón armado y acero, que consigue sostener 33 plantas sobre la bóveda de los Túneles de la Risa (la conexión ferroviaria entre Chamartín y Atocha).

Para la concepción de dicha estructura, Francisco Javier Sáenz de Oíza colaboró con lxs ingenierxs Carlos Fernández Casado, Leonardo Fernández Troyano y el también pamplonés Javier Manterola Armisén (que ya había trabajado con lxs 2 anteriores).

La bóveda de los Túneles de la Risa, aunque la Torre BBVA se sitúe por encima de ella, no soporta el peso del rascacielos, que es trasladado al suelo a través de 2 sólidos núcleos de hormigón armado, que flanquean la bóveda.

Torre BBVA Francisco Javier Sáenz de Oiza

Torre BBVA o Castellana 81 de Francisco Javier Sáenz de Oíza, la elegancia hecha edificio (todas las fotos son de Víctor Berzal de Miguel).

El Ruedo de Madrid (1989)

Como decíamos al comienzo de este artículo por el centenario del nacimiento de Sáenz de Oíza, el arquitectx hizo mucha vivienda social a lo largo de su carrera. Sin duda alguna, el complejo más mastodóntico y polémico de viviendas sociales fue el Ruedo de Madrid.

Francisco Javier Sáenz de Oíza El Ruedo

El Ruedo o Viviendas de la M-30 de Francisco Javier Sáenz de Oíza desde diferentes ángulos (foto: composición propia con imágenes de Wikimedia Commons y Ana Amado, primera y tercera superior).

Denominadas, de forma oficial, Viviendas en la M-30, albergan 346 apartamentos, que, en un principio, estuvieron destinadxs a lxs habitantes del desmantelado poblado chabolista del Pozo del Huevo.

Durante los años 90 del, el Ruedo, que ganó en 1991 el Premio de Arquitectura y Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, adquirió una mala fama que arrastra hoy en día: presencia de drogadictxs y alta tasa de delincuencia.

Pero una cosa es la fama y otra la realidad, puesto que, según El País, hace tiempo que las Viviendas en la M-30 son un bloque como cualquier otro.

Francisco Javier Sáenz de Oíza El Ruedo

Planta de El Ruedo de Madrid (fuente: captura propia en Google Maps).

Pocos años después de El Ruedo, en 1992, Francisco Javier Sáenz de Oíza rindió homenaje a esta obra en el Coliseo de la Cultura de Villaviciosa de Odón, como contamos en el blog de RE/MAX de esta localidad madrileña.

Palacio de Festivales de Cantabria (1990)

No abandonamos la polémica porque esta obra de ecos egipcios de Santander lleva conviviendo con ella desde el principio. Uno de los ingredientes que más contribuyó a acrecentar la controversia fue el sobrecoste derivado de la construcción de este coloso post-moderno.

Palacio de Festivales de Cantabria Francisco Javier Sáenz de Oíza

Detalles del exterior e interior del Palacio de Festivales de Cantabria (composición propia con fotos de exteriores de Wikimedia Commons y de interior de Ana Amado).

Presupuestado en el equivalente a unos 7 millones de euros, después de diferentes modificaciones exigidas desde el Gobierno de Cantabria, el Palacio de Festivales de Cantabria tuvo un coste de unos 42 millones.

El aspecto que presenta el palacio en la actualidad dista mucho del proyecto inicial de Francisco Javier Sáenz de Oíza, concebido como una “puerta colgada sobre el mar”, y la iluminación natural brilla por su ausencia, debido a que esa puerta colgada iba contar con un trapecio acristalado para que el público disfrutase de vistas a la bahía de Santander.

Francisco Javier Sáenz de Oíza Santander

El Palacio de Festivales de Cantabria desde La Duna de Santander (foto: captura propia en el Strret View de Google Maps).

Su descomunal tamaño y los problemas con los espacios entre filas de asientos (2 semanas antes de la inauguración) tampoco ayudaron demasiado a que el Palacio de Festivales de Cantabria fuera recibido con gran entusiasmo. Eso sí, a día de hoy, está considerado como un emblema del Santander contemporáneo.

Torre Triana/Torretriana de Sevilla (1993)

Con 55 metros, Torre Triana es el 8º edificio más alto de la capital de Andalucía y el de mayor tamaño de todos los que albergan oficinas de la administración de la junta andaluza. De nuevo de arquitectura post-moderna, la Torretriana se levanta en la Isla de la Cartuja, donde se encuentran diferentes edificios de la Expo 92 de Sevilla.

Torre Triana Francisco Javier Sáenz de Oíza

La sevillana Torretriana/Torre de Triana de Francisco Javier Sáenz de Oíza, obra inspirada en el Castillo de Sant Angelo de Roma (composición propia con fotos de Wikimedia Commons).

Aunque el exterior sea redondo, el edificio se estructura internamente de forma cuadrada y el hall es un espacio diáfano que, según el arquitecxt, está inspirado en los patios típicos de las mezquitas.

Campus de Arrosadía de la Universidad Pública de Navarra (1993)

La inmensa bóveda, de estilo cañón y 20 metros de diámetro, es el elemento más llamativo del edificio de la biblioteca del campus que la Universidad Pública de Navarra tiene en Arrosadía, un barrio de Pamplona.

Aunque la biblioteca sea la construcción más reconocible, no es lo único de Arrosadía que fue diseñado por Francisco Javier Sáenz de Oíza, puesto que el arquitectx proyectó todo el campus. En este caso, la inspiración se la dio su Pamplona natal, concretamente, el paseo de Sarasate. Por eso, el paseo central del campus es tan amplio.

Campus de Arrosadía Francisco Javier Sáenz de Oíza

Campus de Arrosadía de la Universidad Pública de Navarra (fotos de Wikimedia Commons).

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies