Mejores canciones de SOPHIE

SOPHIE y 2 mujeres trans fundamentales en la electrónica

El pasado 30 de enero, tras sufrir un accidente, la productora, cantante y compositora SOPHIE moría en Atenas. Figura esencial para el resurgimiento del subgénero eurodance bubblegum dance en la última década y fuente de inspiración para Charli XCX, Dorian Electra, Rakky Ripper, Delaporte, PUTOCHINOMARICÓN, SONIKKU o Let’s Eat Grandma, brilló en su vida profesional y con su visibilidad trans. Con este artículo sobre las mejores canciones de SOPHIE, le rendimos el homenaje que merece.

Mejores canciones de SOPHIE, portada de Oil Of Every Pearl's Un-Insides

Entre las mejores canciones de SOPHIE, juega un papel fundamental Oil Of Every Pearl’s Un-Insides (2018), su primer y único disco.

Además, como indica el titular, conectamos el legado de SOPHIE con el de otras 2 artistas esenciales para la historia de la electrónica: Wendy Carlos y Jordana LeSesne, mujeres trans.

Las canciones de SOPHIE en directo en Heaven de Londres

Una de las performances de 2018 en las que las canciones de SOPHIE sonaron en directo (foto: Getty Images).

Biografía profesional de SOPHIE

Infancia y adolescencia

Sophie Xeon nació el 17 de septiembre de 1986 en Glasgow (Escocia). Desde siempre, sintió verdadera pasión por la música electrónica y, en ello, tuvo mucho que ver su padre.

Cuando iban en coche, escuchaban casetes de este tipo de música e, incluso, su padre la llevaba a raves. Además, la fascinación  de SOPHIE por estas sonoridades la llevó a “robar” las cintas y escucharlas en casa.

Glasgow, cuna de grandes artistas, como SOPHIE

Glasgow, cuna de grandes artistas, como SOPHIE, Texas, CHVRCHES o Franz Ferdinand (fotos: Daily RecordDIY magazine y NME).

Tanto fue así que sus padres le regalaron un teclado en uno de sus cumpleaños y, tan pronto como con 9 o 10 años, SOPHIE ya deseaba convertirse en productora de música electrónica.

De hecho, desde niña, hacía las veces de DJ en fiestas de cumpleaños y bodas. Durante la adolescencia, llegaron las primeras canciones de SOPHIE y, también, el propósito de recogerlas todas en un disco.

Aunque nunca han salido a la luz, forjaron su carácter meticuloso, su afán por crear propias melodías y samples (para no depender de creaciones ajenas) y su talento para convertir el universo rave de los 90 en lo que se ha calificado como la electrónica del futuro.

Inicios en la industria de la música

La carrera musical de la SOPHIE adulta arrancó en la banda Motherland, pero pronto tomó su camino independiente al componer la música del cortometraje Dear Mr / Mrs (2011, dirigido por Freudenthal / Verhagen).

En concreto, pudieron escucharse Elle y Get Stupid.

Por aquella época y hasta octubre de 2017, SOPHIE no mostró su rostro ni los medios ni en las portadas de sus producciones. Solo se visibilizaba como mujer trans en los espacios de trabajo.

Como no se sabía nada de ella, salvo el nombre, el público y las revistas-webs de música asumieron que SOPHIE era un hombre, pero que había optado por la “excentricidad” de tomar como alias un nombre de mujer.

Primer contacto con PC Music, fundamental en la carrera y canciones de SOPHIE

En 2013, les productores musicales Danny L Harle y AG Cook formaron el dúo Dux Content. Con este proyecto, comenzaron a experimentar con cambios de tempo y lograron crear ritmos a partir de voces humanas.

Todo ello lo publicaron en el trabajo Dux Kidz, que llamó poderosamente la atención de SOPHIE y, así, comenzó su vinculación con el sello PC Muisc de Harle y Cook.

No obstante, las primeras canciones de SOPHIE que se publicaron (2013) lo hicieron con el sello Glasgow Huntleys + Palmers: Nothing More to Say (2 versiones) y Eeehhh. Esta última existía, por lo menos, desde 2011, puesto que ese año la artista la subió a su SoundCloud.

También en 2013, SOPHIE lanzaba una versión mejorada de Elle, junto a los cortes Bipp y OHH (todos, con el sello Numbers).

Expansión internacional

Aunque nunca llegó a ver la luz, en 2014, se anunció que SOPHIE estaba trabajando con la estrella japonesa de j-pop Kyary Pamyu Pamyu.

Posteriormente, ese mismo año, se publicó una de las canciones de SOPHIE más envueltas en misterio: Hey QT. Se trataba de una colaboración con AG Cook y Hayden Dunham para promocionar una bebida energética ficticia de nombre QT Enerfy Elixir.

En todas partes, Hey QT aparece como el primer y único sencillo de QT, una artista virtual, interpretada por Dunham y con la que el trío jugó al despiste.

A lo largo de 2014, conocimos otras 2 canciones de SOPHIE: Lemonade y Hard. También publicadas por Numbers, figuraron entre los 10 mejores sencillos del año en Pitchfork, The Washington Post y Complex. Además, Lemonade fue empleada en un anuncio de McDonald’s (2015).

Por último, en 2014, SOPHIE ascendió a la primera línea de la industria musical al participar en la composición y producción de Bitch I’m Madonna, el sencillo más popular del álbum Rebel Heart de Madonna.

Aparición en escena de Charli XCX y Product

Durante el 2014, Charli XCX había triunfado por todo el mundo con Fancy (junto a Iggy Azalea) y Boom Clap.

Esta última fue incluida en su segundo disco de estudio (Sucker, 2014), con el que obtuvo unos aceptables resultados comerciales, aunque decepcionantes en comparación con la importante revitalización de su popularidad 2 años después de I Love It.

Sin embargo, Charli XCX no aspiraba a ser una popstar de manual, sino que buscaba experimentar y expandir su creatividad hacia donde pudiera conducirla… sin la presión de la comercialidad.

Así las cosas, en marzo de 2015, comunicó que ya trabajaba en su tercer disco y que lo hacía con SOPHIE. Entonces, declaraba que tenía entre manos lo más pop y electrónico de su carrera. Esta colaboración se materializó en el EP Vroom Vroom (2016) y en las mixtapes de 2017 Number 1 Angel y Pop 2.

Canciones de SOPHIE en la discografía de Charli XCX

Hasta 7 canciones de SOPHIE fueron a parar a los primeros lanzamientos que encumbrarían a Charli XCX como una artista capaz de conjugar underground y mainstream sin sufrir desgaste creativo.

Llegado septiembre de 2015, todas las canciones de SOPHIE en solitario y 4 más se publicaron en Product, un álbum recopilatorio que fue su debut en largo, pero que no se considera su primer disco.

Ya en 2016, SOPHIE unió fuerzas con Cashmere Cat y su equipo para dar forma a 2 pistas del disco debut del segundo, 9: 9 (After Coachella) y Love Incredible, en las que cantaban MØ y Camila Cabello, respectivamente.

Salida del armario con el público y colaboración con Lady Gaga

Tras 2 años sin lanzar música propia, en octubre de 2017, SOPHIE volvió a poner el foco en su carrera como solista con It’s Okay to Cry. En su videoclip y, sobre todo, en sus declaraciones a la prensa, dejó claro que era una mujer trans. Tiempo después, se declaró persona trans no binaria.

Las mejores canciones de SOPHIE

La felicidad y orgullo LGTBI que desprende el vídeo más icónico entre todas las canciones de SOPHIE en solitario.

Desde entonces y hasta junio de 2018, se publicaron más canciones de SOPHIE pertenecientes a (esta vez sí) su disco debut Oil of Every Pearl’s Un-Insides.

Eso sí, como siempre, continuaba implicada en multitud de proyectos. Uno de ellos fue el álbum Chromatica (2020) de Lady Gaga.

Aunque finalmente, ninguna de sus creaciones se incluyó en el estelar regreso de Stefani Germanotta a las pistas de baile, en junio, BloodPop confirmó que verían luz dentro de un lanzamiento satélite del universo Chromatica.

Canciones de SOPHIE en Chromatica de Lady Gaga

En el Chromatica que conocemos, perfectamente, Plastic Doll podría haber sido una creación de SOPHIE.

Últimas canciones de SOPHIE y muerte

En septiembre de 2020, SOPHIE volvía a reactivar su carrera en solitario con la pista instrumental Metal.

Creada junto a Jimmy Edgar, se sumergía en un afilado trap experimental, un camino que no continuaron sus 2 últimos lanzamientos: un remix para BIPP (2013) y una nueva canción para Product (Unisil).

Respecto a su muerte, ocurrió sobre las 4 de la madrugada del 30 de enero, unas 2 horas después de que sufriera una caída accidental, desde la azotea de un edificio de 3 plantas, cuando intentaba fotografiar la luna.

Murió en el Hospital Universitario Attikon de Atenas, ciudad en la que residía. Según declaraciones de su pareja, SOPHIE fue enviada al hospital unos 90 minutos después de la caída, el tiempo que los cuerpos de bomberos y policía tardaron en trasladarla a una camilla.

Identidades trans y la música electrónica

La productora musical Lorelei Kretsinger (co-fundadora del colectivo estadounidense de música queer y trans Un / Tuck) tiene la teoría de que existe una fuerte conexión entre la electrónica y las personas trans porque esta música permite, desde la protección del hogar, plasmar emociones, vivencias… con las que crear su propio mundo.

Dorian Electra, artista a quien influyeron las canciones de SOPHIE

Dorian Electra, artista no binarie, ha construido una realidad personal a través de una estética a-género y una música muy influida por SOPHIE, PC Music y Charli XCX, entre otres.

En este sentido, Kretsinger, cuyo nombre artístico es Floraviolet, subraya el poder liberador de la electrónica, al mismo tiempo que denuncia cómo estresa y preocupa a la mayoría de compositores-productores trans que su obra se vea reducida y limitada a la categoría de “pieza trans”.

Algo similar pensaba SOPHIE, puesto que, tras salir del armario, declaró que las etiquetas representaban una limitación para elle y que, precisamente, su música funcionaba como el medio ideal para expresarse.

Grandes aportaciones de mujeres trans a la electrónica

Paralelismo entre Wendy Carlos y SOPHIE: creaciones catalogadas como del futuro

Cuando hablamos del disco debut de Kiddy Smile, mencionamos que la existencia de la música electrónica, tal y como la conocemos, se la debemos a Wendy Carlos (1939, Rhode Island, Estados Unidos).

Mujer trans visible desde 1978, se formó en física y matemáticas en la Universidad de Brown y, también, cursó un máster en composición musical en la de Columbia (1965). Mientras estudiaba en esta última, conoció a Robert Moog (fabricante de sintetizadores) y empezaron a colaborar.

Fruto del trabajo técnico que Wendy Carlos aportó (en concreto, añadir un componente táctil), se lanzó al mercado el sintetizador Moog (1965): un teclado electrónico que permitía controlar el tono con voltaje. Además, el Moog introducía funciones esenciales para un sintetizador, la modularidad y la creación de envolventes.

Wendy Carlos, fundamental para la electrónica

Wendy Carlos, leyenda viva y pionera de la música electrónica (foto: The Guardian).

Rumbo a una electrónica que fuera agradable escuchar

En 1968, Carlos publicó Switched-On Bach (1968), un disco donde interpretaba diferentes composiciones de Johann Sebastian Bach con el sintetizador Moog.

Durante la grabación del trabajo, creó sonidos propios para, entre otros logros, “delinear las intrincadas melodías de Bach y expandir el movimiento Adagio de 20 segundos (del Concierto de Brandeburgo número 3) a casi 3minutos”, según declaraba Will Gregory (teclados, composición y producción en Goldfrapp) a The Guardian el pasado noviembre.

Este experimento, concebido para hacer atractiva la música electrónica al público general, recibió críticas entusiastas. Una de las más destacadas fue la de la revista Newsweek, que describió el álbum como “conectarse al Steinway del futuro”.

De hecho, al escucharlo en 2021 se tiene la sensación de que podría haberse grabado ayer.

Además, al igual que en las bases y canciones de SOPHIE, Wendy Carlos tomó elementos del pasado y los convirtió en algo jamás escuchado hasta el momento. Así funciona la originalidad, como afirmaba Piet Mondrian en 1917:

Canciones de SOPHIE y su original legado

En resumidas cuentas, el conocimiento global resulta primordial para crear algo novedoso (foto: Víctor Berzal de Miguel en la exposición Mondrian y De Stijl. Museo Reina Sofía).

Sintetizadores, sintetizadores everywhere

Switched-On Bach disfrutó de un inesperado éxito comercial:

  • Top 10 en la Billboard 200
  • Número 1 en la de álbumes clásicos (enero de 1969 al mismo mes de 1972)
  • Certificación Oro en 1969
  • Platino en 1986
  • Segundo álbum de música clásica, en toda la historia, en vender más de 1 millón de copias

Gracias al alcance, Wendy Carlos derribó los prejuicios que el empleo de sintetizadores suscitaba y, desde entonces, se considera un auténtico instrumento musical.

También, consiguió que los sintetizadores dejaran de ser patrimonio exclusivo de la música experimental, es decir, a partir de Switched-On Bach, desembarcaron en el pop.

Legado de Wendy Carlos y su vinculación con las canciones de SOPHIE

Desde los 5 o 6 años, Wendy Carlos fue consciente de su identidad de género. En 1968, comenzó su transición, pero por miedo al rechazo, durante las presentaciones en vivo, ocultaba su apariencia con patillas, pelo y vello facial falsos. El éxito de Switched-On Bach le permitió someterse a una operación de reasignación de género en 1972. Años después de contarle al mundo su identidad de mujer trans, declaró que, en su caso y por suerte, al público no le importó (foto: The Irish Times).

Estelar paso por los Grammy

En 1970, Switched-On Bach ganó 3 premios Grammy: Mejor Álbum Clásico, Mejor Interpretación Clásica – Solista Instrumental o Solistas (con o sin Orquesta) y Mejor Grabación Clásica Diseñada.

Unos meses antes, en noviembre de 1969, Wendy Carlos había publicado otro disco: The Well-Tempered Synthesizer. En este lanzamiento, repetía la jugada de su debut con Monteverdi, Handel, Scarlatti y, de nuevo, Bach.

Aunque su rendimiento comercial quedó lejos del de su predecesor (de hecho, se coló por los pelos en la Billboard 200: puesto 199), The Well-Tempered Synthesizer vendió 200.000 copias hasta febrero de 1974 y recibió nominaciones al Grammy.

Posteriormente y entre otros trabajos, Wendy Carlos compuso las bandas sonoras de Una naranja mecánica (Stanley Kubrick, 1971. El disco vendió unas 100.000 unidades), El resplandor (Stanley Kubrick, 1980) y Tron (Steven Lisberger, 1982).

Además, en 1972, lanzó Sonic Seasonings, el primer álbum de música ambient y new age de la historia.

Jordana LeSesne, pionera del drum & bass en Estados Unidos

Afroamericana y mujer trans de traumática infancia, adolescencia y vida adulta, en los 90, Jordana LeSesne encontró refugio en la electrónica del drum & bass. Por aquel entonces (1993), después de 13 años con presidentes del partido republicano, Estados Unidos volvía a estar dirigido por el demócrata con Bill Clinton.

Tanto tiempo de políticas neoliberales había generado un profundo y permanente sentimiento de inquietud entre las personas marginadas. Muchas de ellas veían la escena rave como un mundo en el que existir plenamente.

Jordana LeSesne no fue una excepción y, como autodidacta y bajo el pseudónimo de 1.8.7, se convirtió en una figura emergente con sus remixes para Atomic de Blondie (1995) o para el We Are Not Alone de Nirvana (1997).

Para ella, el drum & bass funcionaba (y funciona) como un medio para construir vínculos con otras personas, contar una historia o transmitir emociones.

3 generaciones de artistas trans en la electrónica

Jordana LeSesne para Dynamics-music.

Transfobia, triunfo y plena visibilidad identitaria

Aunque la escena rave no fue tan acogedora como esperaba (tenía prohibido visibilizarse como mujer en sus primeras sesiones), al menos, no tenía que ocultar su verdadera identidad en su entorno laboral.

Tras estas primeras incursiones, en 1997, llegaría When Worlds Collide, uno de los primeros y más originales discos de drum & bass lanzados en Estados Unidos.

En este trabajo, LeSesne empleaba una historia del choque entre la humanidad y extraterrestres, en cuyo trasfondo, se encontraba un reflejo de su vida en la época… a punto de ser absolutamente visible como mujer trans.

Vinculación entre Jordana LeSesne y SOPHIE

Portada de When Worlds Collide, el álbum que revolucionó el drum & bass en Estados Unidos. Además, como en los géneros musicales de las canciones de SOPHIE y Wendy Carlos, en el que define el legado de LeSesne, consiguió llevarlo al futuro mediante influencias jazz y electrónica atmosférica.

Solo un año después, publicaba el álbum de 4 EP Quality Rolls y conseguía consagrarse como una artista fundamental en la historia de la música electrónica.

De hecho, las sonoridades drum & bass de este trabajo ya anuncian el nacimiento del dubstep, género que entraría en contacto con el mainstream gracias a Blackout (2007) de Britney Spears.

Además, sus fans trans encontraban todo tipo de subtexto en sus canciones, por lo que se convirtió en referente para la comunidad de personas trans.

Por último, en el mismo 1998, se convirtió en la primera mujer trans con un videoclip en MTV: We Are Not Alone.

Ataque en Ohio y huida del ojo público

Ya en el año 2000, llegaba al mercado The Cities Collection, al que siguió una gira que se detuvo de forma abrupta, cuando LeSesne fue víctima de un delito de odio transfóbico.

El 23 de febrero, al salir de uno de sus conciertos, 2 hombres le propinaron una brutal paliza. A raíz de este ataque, la gira se canceló, perdió la sensibilidad entre la boca y la barbilla y su carrera se hundió.

Además, la policía nunca presentó cargos contra los 2 hombres y LeSesne se vio obligada a huir a Londres porque uno de los agresores había declarado dar con ella y matarla.

En la capital de Reino Unido, fue víctima de una violación y, aunque consiguió reponerse, pronto tuvo que enfrentarse a otra experiencia traumática.

Al cabo de un tiempo de la violación, inició un feliz noviazgo y se convirtió en la madrastra de les hijes de su pareja, pero les perdió cuando, al ir de vacaciones a Estados Unidos, fue deportada del Reino Unido.

Así que volvió a comenzar de nuevo en Seattle, donde solo pudo encontrar trabajo en una cadena de comida rápida.

Relación entre Wendy Carlos, Jordana LeSesne y las canciones de SOPHIE

Como ella misma manifiesta y denuncia, la vida de Jordana LeSesne evidencia lo complicado que resulta salir adelante cuando, en una sola persona, interseccionan 3 ejes de opresión: racismo, machismo y transfobia. “Asumo toda la responsabilidad por las cosas que podría haber hecho mejor, pero la realidad es que no llegué al lugar bajo en el que resido actualmente debido a mis propias acciones”, declaraba a Them en 2019 (foto: Jordana LeSesesne en Facebook).

Reclusión y comprometido regreso

Un día de 2008, mientras compraba en un mercadillo de segunda mano de Seattle, una pareja de jóvenes trans la reconocieron y pidieron un autógrafo, al mismo tiempo que expresaron su sorpresa por encontrarla en un sitio así.

Como consecuencia de este encuentro, LeSesne se volvió aún más solitaria.

Transcurridos 7 años, la actriz y activista trans y afroamericana Laverne Cox contactó con LeSesne para que compusiera la música de su documental FREE CeCe!

En el mismo, Cox contaba la historia de CeCe McDonald, otra activista trans y afroamericana que había sido encarcelada tras defenderse de un ataque tránsfobo en 2012.

Black Trans Lives Matter, conexión entre Laverne Cox, Jordana LeSesne y SOPHIE

Black Trans Lives Matter, otra conexión entre Jordana LeSesne y SOPHIE (de hecho, el cartel es la única foto en su cuenta de Instagram). En la imagen, aparecen CeCe McDonaldLaverne Cox y LeSesne.

Según las propias palabras de LeSesne, la pista central de su obra para el documental (Resistencia) es la cumbre de todo lo que había aprendido, en materia de música electrónica, desde la publicación de When Worlds Collide.

Después de esta colaboración, se enfrentó a problemas económicos a causa de un chantaje al que le sometió su mánager de toda la vida y a que su ordenador se estropeara.

Emocionalmente hundida, volvió a alejarse de todo y se refugió en una pareja que resultó ser tóxica y abusiva.

Pese a ello, a finales de 2019, se mostraba dispuesta a volver al ruedo y, en agosto de 2020, publicaba el EP Resistencia.

Las mejores canciones de SOPHIE para otres artistas

Tanto en su trabajo como solista como en el que desempeñó para otres, SOPHIE compuso música con el secuenciador Elektron Monomachine y el software Ableton Live.

Además, como prefería crear con material propio, con ellos sintetizaba todo tipo de sonidos para elaborar texturas similares al sonido del látex, plástico, burbujas y globos.

Composiciones:

  • Paradise (2016) de Charli XCX con Hannah Diamond
  • Lipgloss (2017) de Charli XCX con cupcakKe
  • Roll With Me (2017) de Charli XCX
  • Out Of My head (2017) de Charli XCX con Tove Lo y ALMA
  • No Angel (2018) de Charli XCX

  • Bitch I’m Madonna (2015) de Madonna con Nicki Minaj
  • Girls Night Out (2018) de Charli XCX
  • Water (2019) de Palmistry
  • Queen Of This Shit (2017) de Quay Dash
  • 1, 2, 3 dayz up (2019) de Kim Petras
  • Fantasy (2017) de Superfruit con Amber Liu
  • After the Afterparty (2016) de Charli XCX con Lil Yafrg

Remixes:

  • Sweat (2019) de SONIKKU & LIZ
  • Moteur Action (2015, remezcla junto a A. G. Cook) de Yelle
  • Forever (2020) de FLETCHER
  • clown shit (up the wall), 2020, de BABYNIMPH
  • Won’t K (2014) de Paris Suit Yourself, muy parecido a su Immaterial

Las 10 mejores canciones de SOPHIE como solista

Mejores canciones de SOPHIE, homenaje tras su muerte

Presentación en directo de diferentes canciones de SOPHIE en el club londinense Heaven (marzo de 2018). Foto: NME.

1 – VYZEE

El 27 de noviembre de 2015, SOPHIE publicaba el recopilatorio Product. Compuesto por 9 canciones de SOPHIE como solista, publicadas entre junio de 2013 y el mismo día del lanzamiento para el trabajo, enmarcaba a la perfección su sonido.

Hyperpop, bubblegum dance-eurodance-bubblegum bass, EDM a lo Work Bitch de Britney Spears, dubstep y trap suenan retorcidos en Product.

Dicho de otro modo y como era habitual en la música de SOPHIE, todo el contenido del álbum bebe de música comercial, que pierde su carácter masivo en favor de la experimentación y de exprimir al máximo el sonido chicle o bubblegum.

De todos los cortes, el que mejor ejemplifica todo este universo es VYZEE: una adictiva y bailable composición de todos esos géneros que nacieron del eurodance y el EDM del citado sencillo de la Princesa del Pop.

2 – It’s Okay to Cry

Al conocer la noticia de la muerte de SOPHIE, fue inevitable acudir a It’s Okay to Cry y escucharla en bucle.

Más allá de la razón obvia, dado su título, el que fue el primer sencillo de su único álbum Oil Of Every Pearl’s Un-Insides (2018) resultaba apropiada por todo lo que la artista transmitió con ella.

Publicada en octubre de 2017, al mismo tiempo que su videoclip, en él vimos por primera vez el rostro de SOPHIE. De esta forma, salió del armario como mujer trans.

También, tanto en el clip como en la canción, escuchamos por vez primera su voz. Además y como excepción, aparece envuelta en una sosegada melodía synthwave, que explota en los últimos segundos, pero que, en ningún momento, se acerca a sonoridades hyperpop.

Asimismo, aunque en It’s Okay to Cry, hable abiertamente de todas las lágrimas que derramó antes de aceptarse como mujer trans, según declaró a SModa, solo representa a una parte de su vida porque “presentar la experiencia trans como tragedia es una manera muy limitada y dañina de entender las cuestiones trans” y se había propuesto modificar esa percepción.

Todos estos ingredientes aúpan la emotiva It’s Okay to Cry a la segunda posición entre las mejores canciones de SOPHIE.

3 – JUST LIKE WE NEVER SAY GOODBYE

Volvemos a la era Product y a la fascinante amalgama hyperpop-bubblegum dance-eurodance-bubblegum bass por la que siempre recordaremos las canciones de SOPHIE. En este caso, además, la composición también incluye ecos de vocal trance, tal y como ocurrió con el eurodance durante la primera década del siglo XXI.

Respecto a la letra, si VYZEE puede interpretarse como un manual para alcanzar el éxtasis, JUST LIKE WE NEVER SAY GOODBYE trata sobre cómo se avivan los sentimientos amorosos hacia una pareja del pasado… después de que le llamara por teléfono.

4 – BIPP

Más eurodance chicle, junto a dubstep y trap experimentales, caracterizan la canción con la que SOPHIE arrancaba la etapa Product. Aún faltaban 4 años para que desvelara su identidad, pero la portada de Product, sin representar del todo la bandera trans, sí puede entenderse como una pista que nos lanzó.

Visibilidad trans en las canciones de SOPHIE

Azul, blanco y rosa en la portada de BIPP, colocados de manera similar a como aparecen en la bandera trans.

En el plano lírico, BIPP (interpretada por Marcella Dvsi) retoma el espíritu festivo de VYZEE en lo que parece una invitación a una placentera y reconfortante sesión de sexo, dirigida a su interés amoroso.

5 – Immaterial

Tema destacado entre los himnos para el Orgullo LGTBIQ de 2018, Immaterial puede interpretarse como una respuesta a It’s Okay to Cry.

También incluida en Oil Of Every Pearl’s Un-Insides, la quinta de las mejores canciones de SOPHIE es una oda a la autodeterminación de género, sin dar explicaciones y dirigida a expresarnos conforme a ella o como queramos.

Desde el punto de vista musical, Immaterial integra eurodance, deep house y bubblegum dance.

6 – Nothing More to Say – Vox

La segunda mitad de esta lista con las mejores canciones de SOPHIE empieza con la primera y única vez que vamos a escribir Vox sin un emoticón de vómito. Aunque el partido fascista haya pervertido la palabra, en latín, vox significa voz.

Y es que el sencillo Nothing More to Say (2013) incluye 3 pistas:

  • La versión Dub (igual a la Vox), pero sin letra cantada (salvo el gancho “woah-oh-oh ooh-oh-oh”)
  • Eeehhh
  • Nothing More to Say – Vox, donde la vocalista Jaide Green suma unos tajantes versos sobre por qué se alejó de su pareja

Más deep house que hyperpop-bubblegum dance, no obstante, el sencillo debut de SOPHIE ya manifestaba su gusto por la producciones gélidas y afiladas, así como por orientar al baile mensajes empoderadores.

7 – Faceshopping (Euphoric Reduce Me To Nothingness Remix)

En julio de 2019, SOPHIE decidía reeditar Oil Of Every Pearl’s Un-Insides con remixes y nuevas canciones. Así, publicaba Oil of Every Pearl’s Un-Insides Non-Stop Remix Album.

XTC Acid, Cold World, Push Emission (wHor3 moans), Pretending I Give In (Let Go), Pony Whip, Laser, Cold Water y Dive (SDF) fueron las nuevas canciones de SOPHIE que se integraron en la era Oil Of Every Pearl’s Un-Insides.

Como puede deducirse por muchos de los títulos, en realidad, la mayoría son solo versiones alternativas de cortes ya presentes en el disco original. A ellas, se añaden 16 remixes, entre los que destaca el Euphoric Reduce Me To Nothingness Remix.

Gracias a la nueva envoltura, la cortante producción de dubstep deconstruido desaparece y lleva Faceshopping hacia terrenos ambient, techno y deep house. A nivel vocal, con la remezcla, esta pista (sobre las máscaras tras las que nos ocultamos) podría pasar por parte del repertorio de Grimes.

8 – Infatuation

Tal y como demuestra el Euphoric Reduce Me To Nothingness Remix para Faceshopping, no todas las canciones de SOPHIE presentan un agresivo sonido hyperpop o dubstep, sino que también hay hueco para cierto sosiego.

En el caso de Infatuation (también perteneciente a Oil Of Every Pearl’s Un-Insides), más que sosiego, lo que SOPHIE transmite es determinación, espiritualidad y solemnidad.

¿Cómo lo consigue? Pues, en primer lugar, con la repetición constante de la frase I wanna know (quiero saber o quiero averiguar). En segundo, haciendo lo mismo con la palabra infatuation (obsesión).

En tercer lugar, con unos persistentes coros ambient que revisten de épica todo el conjunto y, por último, con el clímax final. Entonces, la voz de SOPHIE se presenta algo más rasgada y a todos los ingredientes mencionados agrega un retorcido dubstep, que nos recuerda que este género proviene de ralentizar el sonido de los bajos eléctricos.

9 – Whole New World (junto a Doss)

En la versión original de Oil Of Every Pearl’s Un-Insides, Whole New World aparece unida a Pretend World y suena a como lo haría Robyn si alguna vez apostase por emular a SOPHIE.

Dentro de Oil of Every Pearl’s Un-Insides Non-Stop Remix Album, en cambio, Whole New World suaviza sus frenéticos ritmos hyperpop y dubstep en favor de trance, techno industrial, IDM y house.

10 – Is It Cold in the Water?

Esta lista de las 10 mejores canciones de SOPHIE se despide con otra de las pistas que conformaron Oil Of Every Pearl’s Un-Insides. Situada tras la agresiva Faceshopping, Is It Cold in the Water? volvía a llevar a la artista por terrenos más pausados.

Eso sí, a diferencia de It’s Okay to Cry, Is It Cold in the Water? no oculta la pasión de SOPHIE por las raves. De hecho, aunque la parte ambient lleva la voz cantante (nunca mejor dicho), en todo momento, es respaldada por una producción trance en segundo plano.

La confluencia de estas sonoridades crea la sensación de calma tensa, de falsa seguridad o de incertidumbre ante un dilema, la misma que transmite su poética letra.

SOPHIE en la gala de los Grammy 2019

SOPHIE en los Grammy 2019, gala a la que acudió en calidad de nominada a Mejor Álbum Dance/Electrónico por Oil of Every Pearl’s Un-Insides (fotos: MSMSMSMUPDATES y monasterymonochrome).

Mejores canciones de SOPHIE: las playlists

A diferencia de otras listas con las canciones que mejor representan la trayectoria de algune artista, en la de SOPHIE, recogemos todas las que hemos destacado, tanto las que componen su discografía en solitario como las que compuso o remezcló para otres.

En Youtube

En Spotify

Aparecen todas las canciones de SOPHIE a excepción de Won’t K (2014) de Paris Suit Yourself:

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies