Mejores canciones de Miley Cyrus

30×2 mejores canciones de Miley Cyrus

Hilary Duff cambió lo que suponía ser una estrella Disney. Pocos años después, Miley Cyrus se convertía en la mayor leyenda salida de la factoría. Hannah Montana, películas, merchandising, el indiscutible éxito de la música de la serie, su rebeldía y carisma de rockstar situaron a Cyrus en la cima en un momento de esplendor que también vio nacer a Selena Gomez y Demi Lovato. Ahora, al cumplir 30 años, repasamos las 30 mejores canciones de Miley Cyrus.

Mejores canciones de Miley Cyrus en su 30 cumpleaños

Miley Cyrus, en la celebración de su cumpleaños número 30 y en el primer episodio de Hannah Montana.

Biografía parcial de Miley Cyrus: inicios, caída y renacimiento

Infancia

  • Nació el 23 de noviembre de 1992 en Franklin (Tennessee)
  • Fue bautizade con el nombre de Destiny Hope Cyrus con Dolly Parton como madrina
  • Siempre sonreía mucho, por lo que sus padres (Tish Finley y Billy Ray Cyrus) le apodaron como Smiley, que con el tiempo evolucionó a Miley
Miley Cyrus con su madre Tish Cyrus y su abuela Loretta Finley

Miley Cyrus, entre su madre (Tish Cyrus) y su abuela materna (Loretta Finley) en 2007 (foto: Getty Images).

  • Recibió una educación cristiana muy influida por la Iglesia bautista del sur
  • En 2001, su padre le llevó a ver el musical Mamma Mia! y le gustó tanto que le comunicó su deseo de dedicar su vida a la música y actuación
  • A partir de ese año, empezó su formación artística en la Armstrong Acting Studio de Toronto
  • Su debut como actriz llegó en el capítulo piloto de Doc (2001-2004), la serie en la que actuaba su padre
  • En 2003, interpretó a Ruthie en Big Fish de Tim Burton
Miley Cyrus es Ruthie en Big Fish de Tim Burton

Main Street de Franklin (imagen de Wikipedia) y Miley Cyrus en Big Fish.

Adolescencia antes de 2008

  • Con 13 años, Cyrus se presentó al casting de Hannah Montana para interpretar a Lilly Truscott, pero gustó para encarnar a la protagonista (Miley Stewart/Hannah Montana)
  • El estreno de Hannah Montana (24 de marzo de 2006) reunió a 5,4 millones de espectadores (el mejor debut para una serie de Disney Channel hasta ese momento)
  • Esa primera temporada tuvo una media de 4 millones de espectadores, lo que convirtió a Cyrus en una estrella adolescente de fama mundial
  • También en 2006, salió del armario con su madre como una persona a la que le gustaban tanto las chicas como los chicos
  • Bajo el pseudónimo de Hannah Montana, Miley Cyrus vendió más de 14 millones de discos en todo el mundo

Adolescencia desde 2008

  • Sufrió slut-shaming tras la filtración de fotos íntimas y, también, por posar para la fotógrafa Annie Leibovitz
Slut shaming a Miley Cyrus en 2008 por posar para Annie Leibovitz

El equipo de Miley Cyrus le obligó a disculparse, pero 10 años después elle afirmó orgullose que para nada se arrepentía de esa sesión de fotos para Annie Leibovitz.

  • Ese mismo 2008, recibió grandes críticas por su interpretación de Penny en la película de animación Bolt y una nominación a los Globos de Oro por su aportación para la banda sonora (I Thought I Lost You)
  • Gracias al número 1 en Billboard de Hannah Montana: The Movie, Cyrus se convirtió en la persona más joven en sumar 4 cimas en dicha lista (Hannah Montana, Hannah Montana 2 – Meet Miley Cyrus, Breakout y The Movie)
  • En 2009, publicó el EP The Time Of Our Lifes, un trabajo de transición entre la antigua Cyrus y la nueva, que incluía su gran éxito Party in the USA
  • A causa de las actuaciones en directo de Party in the USA, volvió a sufrir slut-shaming y críticas que vinculaban su floreciente personalidad con la de “chicas malas”, como Britney Spears

Ruptura con Hannah Montana

  • Con la idea de alejarse de Hanna Montana, protagoniza The Last Song (2010), que recibió unas críticas espantosas, pero un buen desempeño en taquilla
  • Ese deseo de ser percibide como artista, en lugar de como producto, le llevó a lanzar el álbum Can’t Be Tamed
  • Al interpretar el tema homónimo en Britain’s Got Talents (junio), Cyrus simuló un beso a una de sus bailarinas y sufrió críticas que solo pueden catalogarse como lesbofobia

  • Can’t Be Tamed, el disco, fue un fracaso comercial, al igual que la banda sonora final como Hannah Montana
  • Después de Can’t Be Tamed, Cyrus se fue de la discográfica Hollywood Records (propiedad de Disney) y se tomó un descanso de la música
  • En febrero de 2012, volvió a sufrir slut-shaming. En este caso, en forma de despido de la película animada Hotel Transylvania, después de lamer una tarta de cumpleaños (para Liam Hemsworth) con forma de pene
  • Ese año, co-protagonizó junto a Demi Moore la cinta indie LOL, un fracaso de crítica y taquilla
  • En agosto, publica una foto con un radical cambio de look: pelo corto rubio platino

Bangerz, la era icónica de Miley Cyrus

  • En 2013, Cyrus firma con RCA Records
  • Trabaja con Pharrell Williams y Mike Will Made-It en Bangerz, un álbum de estudio muy influido por el hip hop
  • Los 2 primeros sencillos de Bangerz, We Can’t Stop y Wrecking Ball fueron 2 éxitos mundiales incontestables
  • El videoclip para We Can’t Stop rompió el récord de visualizaciones en sus primeras 24 horas (10,7 millones)
  • Con el de Wrecking Ball, lo rompió de nuevo al registrar 19,3 millones en 24 horas
  • Otra vez, sufrió slut-shaming por su actuación con un dedo gigante y haciendo twerking a Robin Thicke en los MTV Video Music Awards de 2013

  • Bangerz devolvió el éxito comercial a Miley Cyrus y perfeccionó el camino iniciado en Can’t Be Tamed
  • MTV declaró a Cyrus Artista del Año
  • Su MTV Unplugged (enero 2014) con Madonna se convirtió en el MTV Unplugged de más audiencia en 10 años con más de 1,7 millones de reproducciones
  • En septiembre, fundó la ONG Happy Hippie Foundation (centrada en personas sin hogar, sobre todo LGTBIQA y la comunidad en general)
  • En junio de 2015, salió del armario como persona no binaria y pansexual
  • Con el álbum gratuito Miley Cyrus & Her Dead Petz, culminó su era experimental

Canciones de Miley Cyrus: las 30 mejores como Hannah Montana

Life’s What You Make It

La primera banda sonora para Hannah Montana contiene la icónica The Best of Both Worlds, pero las más logradas fueron la de la segunda (2007) y tercera temporada (2009).

Justo a Hannah Montana 2 pertenece la mejor de todas las canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana: Life’s What You Make It, la pista que más alto llegó en Estados Unidos de toda la era (número 25).

Nunca fue publicada como sencillo, pero barrió a los oficiales Make Some Noise (#92) y Nobody’s Perfect (#27).

Y es que, pese a su letra mrwonderfulera, resulta imposible resistirse a la perfección new wave de Life’s What You Make It, en general, y a su homenaje a My Sharona (1979), en particular.

Rock Star

Seguimos en Hannah Montana 2 con Rock Star.

De nuevo rock por la vía del new wave, consiguió llegar hasta los números 80 y 81 de las listas canadiense y estadounidense, respectivamente, pese a no ser lanzada como single.

A nivel lírico, Rock Star presenta a una Miley Stewart melancólica porque el chico que le gusta ni siquiera sabe que ella existe.

Ella podría ser una estrella del rock (de hecho, lo es. Ahí está la gracia de la canción), arreglarle una rueda pinchada…, pero la forma en la que le rehúye en público impide que él pueda conocer su valioso interior.

The Best of Both Worlds

Ahora sí que sí, la frase que siempre se asociará a Hannah Montana cierra el top 3 de las mejores canciones de Miley Cyrus como esta estrella de la música, tanto en la ficción como en el mundo real.

Single debut de Hannah Montana, logró una modesta nonagésima segunda plaza en las listas estadounidenses. No obstante, se trata de la sintonía de serie más exitosa de la primera década del siglo XXI en la Billboard Hot 100 y la única que logró entrar en ella junto a Leave It All to Me (2007, #100) de Miranda Cosgrove.

También new wave y dotada de influencias teen pop, The Best of Both Worlds se centra en todas las ventajas de ser una adolescente “normal” y, al mismo tiempo, una popstar.

You’ll Always Find Your Way Back Home

Compuesta por Taylor Swift y Martin Johnson (vocalista principal de Boys Like Girls y The Night Game), You’ll Always Find Your Way Back Home captura a la perfección la esencia de sus autores y de Hannah Montana, puesto que:

  • Incluye influencias country pop, propias de Swift y Montana
  • Predomina el new wave, característico de Montana, The Night Game y alguna que otra canción de Boys Like Girls (por ejemplo: Love Drunk, 2009)
  • Aparecen ecos pop punk, el estilo insignia de Boys Like Girls en 2 de sus 3 discos (el homónimo y Love Drunk)

Desde el punto de vista lírico, You’ll Always Find Your Way Back Home funciona como canción-moraleja de la película. En este sentido, transmite la idea de que la fama está muy bien, pero es un disfraz, algo que nunca será un impedimento para volver a las raíces del hogar.

Nobody’s Perfect

Hannah Montana 2 vuelve a aparecer entre los primeros puestos de las mejores canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana.

Lo hace con Nobody’s Perfect, donde confluyen una irresistible melodía dance rock y un mensaje atemporal e intergeneracional: “nadie es perfecte, vives y aprendes”.

Don’t Wanna Be Torn

Poco más de 3 meses después del lanzamiento de la banda sonora para Hannah Montana: The Movie, llegaba al mercado la de Hannah Montana 3.

Tal vez, se debió a ese reducido espacio de tiempo, pero Hannah Montana 3 marcó el inicio del declive en ventas para la música de la serie.

De los ≈3 millones mundiales que despachó cada OST anterior (Hannah Montana, Hannah Montana 2 y The Movie) se pasó a las 521.000 recogidas por Mediatraffic y la ausencia de certificación en Estados Unidos, Australia o Reino Unido.

En esta época, Miley Cyrus ya se sentía profundamente incómoda con Hannah Montana y todo lo que representaba, por lo que sus acciones para alejarse de ella (por ejemplo, las actuaciones en directo de Party In The USA unos meses después) impidieron que las ventas remontaran.

Cyrus se encontraba en la cuerda floja para millones de padres y madres conservadores, que empezaban a dejar de considerarle un buen modelo para sus hijes.

En medio de este contexto, Antonina Armato, Derek George, Kara DioGuardi o Toby Gad, entre otres, dieron forma al álbum más cohesionado de toda la serie. De sus 14 canciones, la mejor es Don’t Wanna Be Torn: pop, rock y country al servicio de una letra de desamor.

I Got Nerve

Más new wave, esta vez con vibes al Why Not (2003) de Hilary Duff, conduce a esta fan-favorite al séptimo puesto entre las mejores canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana.

Perteneciente a la primera banda sonora de la serie, puede considerarse la precuela optimista de Rock Star.

One In A Million

Además de entregar grandes composiciones uptempo, la discografía de Hannah Montana también evidenció la destreza de Miley Cyrus para las baladas-medios tiempos pop/rock con o sin poso country.

Ejemplos de ello son la ya mencionada Don’t Wanna Be Torn y la que ahora nos ocupa, One In A Million. A diferencia de Don’t Wanna Be Torn, One In A Million carece de country, que es sustituido por toques de un tenue r&b/pop.

He Could Be the One

La presencia de country y de rock en la música de Hannah Montana, tarde o temprano, iba a recordar/homenajear a Shania Twain.

Así, del mismo modo que Lady Gaga en Yoü and I, He Could Be the One reproduce los mismos elementos que convirtieron Man! I Feel Like a Woman (1997) en uno de los temas country rock más famosos de la historia:

  • Voz seguida de guitarrazos en las estrofas
  • Guitarrazos con voz en el pre-estribillo
  • Más guitarrazos entre el estribillo y la siguiente estrofa
  • Alargar la pronunciación de las vocales de las estrofas
  • Incluir el deje country en los últimos acordes de los guitarrazos

En el plano comercial y de legado, He Could Be the One (sin ser sencillo de Hannah Montana 3) le dio a la serie el mejor puesto histórico en las listas estadounidenses (#10) y, en la actualidad, se trata de la única canción de Montana en superar los 100 millones de streams en Spotify.

De hecho, figura en la primera posición entre las composiciones más populares de Hannah Montana en la plataforma sueca.

Ordinary Girl

El top 10 de las mejores canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana llega a su fin con la melancólica Ordinary Girl. Promocionada como primer sencillo de Hannah Montana: Forever, transmite ese halo de tristeza que acompañaba a Cyrus desde que dejó de estar cómode con su presencia en Hannah Montana.

Tanto Miley Stewart como Miley Cyrus eran “adolescentes normales” con anhelos propios de la edad, pero obligadas a renunciar a ellos porque the show must go on.

Ante todo una balada pop, Ordinary Girl cuenta con cierta querencia acústico-country.

Bigger than Us

Nos encaminamos hacia el ecuador de estas 30 mejores canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana con más new wave. Esta vez, eso sí, aderezado con el pop punk más decidido de lo que llevamos de lista.

También integrada en el disco para Hannah Montana 2, Bigger than Us trata sobre el entusiasta anhelo de encontrar un amor más grande que todes nosotres.

Let’s Get Crazy

Perteneciente, tanto a Hannah Montana: The Movie como al álbum de la tercera temporada, Let’s Get Crazy fue el sencillo de Hannah Montana que mejor funcionó en Canadá (#26).

De un bailable ritmo dance rock-power pop, Let’s Get Crazy puede describirse como la clásica canción de Hannah Montana sobre rockear. En un momento dado, no obstante, hace referencia a su doble vida, justo al finalizar el primer post-estribillo: “me ves en la portada de una revista (recuerda), las cosas siempre son diferentes a lo que parecen”.

Wherever I Go

Pese a ser una de las mejores canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana en la última temporada, Wherever I Go quedó fuera de la edición estándar de la banda sonora.

De hecho, solo figura como bonus track para diferentes países (aunque no para todos) en iTunes. Por suerte, sí fue incluida en el recopilatorio Best of Hannah Montana (2011), pero no la versión junto a Emily Osment que sus personajes cantaban en el último capítulo de Hannah Montana.

En su lugar, la que aparece en Best of Hannah Montana y iTunes de algunos países es la misma que Montana canta en el noveno episodio, justo después de revelar que es Miley Stewart y quitarse la peluca rubia.

Aunque la que incluye a Osment cuenta con mayor carga emotiva, en cualquier caso, Wherever I Go siempre brilla como un excelente medio tiempo pop/rock de efluvios country, dotado de una letra sobre la amistad y los desafíos de crecer y madurar.

Mixed Up

Seguimos con otro magnífico y melancólico medio tiempo pop/rock de querencia country con Mixed Up.

Tercera pista del álbum Hannah Montana 3, Mixep Up muestra a una Montana harta de sentirse confundida.

Need a Little Love

Una de las invitadas estrella de la última temporada, Sheryl Crow, interpreta a dúo con Hannah Montana este reconfortante medio tiempo country pop y soft rock sobre tener un hombro sobre el que llorar.

Just a Girl

Similar a Mixed Up, pero más country pop e interpretada con más sentimiento es Just a Girl. Como la primera, forma parte de Hannah Montana 3 y su letra redunda en la doble vida de Miley Stewart.

En esta ocasión, lo hace desde una perspectiva crítica con la fama, puesto que desdibujó su esencia.

The Other Side of Me

Aunque la temática que aborda la decimoséptima de las mejores canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana resulta idéntica a la de Just a Girl, el hecho de que The Other Side of Me sonara en la primera temporada envuelve de más brillo las bondades de la fama y reduce sus consecuencias más oscuras.

En The Other Side of Me, Hannah Montana es, de nuevo, una chica normal que desea encajar y que conozcan su verdadero yo. No obstante, ese deseo no le impide presumir orgullosa de que posee el control sobre la llave que abre la puerta a ese otro lado auténtico.

Supergirl

Cuando Kelly Clarkson publicó Since U Been Gone (2004) creó un modelo de canción que fue recreando con los años. Una de las imitaciones más logradas fue My Life Would Suck Without You (2009), en la que agregaba dance y synthpop al pop punk y pop/rock.

Ese mismo 2009, Daniel James y Kara DioGuardi replicaban esa actualización de la “fórmula Since U Been Gone” en Supergirl.

Y, aunque el título puede llevar a error, que coincidan en Hannah Montana 3 Just a Girl y Supergirl no tiene nada de contradictorio. De hecho, Supergirl sigue desenmascarando las sombras de la vida del personaje:

  • “No obtengo lo que quiero y eso es un hecho”
  • “Cuando me siento sola, tengo que sonreír, no puedo dejar que se muestre”
  • “No hay tiempo para preocuparse, tengo que cantar mi canción y adoptar una pose”

If We Were a Movie

Bubblegum pop y pop/rock se entrelazan en este despreocupado corte de Hannah Montana 1 que realiza una analogía entre un amor adolescente y cómo se representaría en una película.

Cuarto sencillo de la banda sonora, If We Were a Movie se coló en el top 50 estadounidense (número 47), por lo que su rendimiento comercial solo fue superado por los de Life’s What You Make It y Nobody’s Perfect.

Every Part Of Me

Llegamos a la vigésima posición de las mejores canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana con otra gran balada country pop de la tercera temporada.

En consecuencia, como Just a Girl y, en menor medida, Mixed Up, Every Part Of Me desvela más capas de ese vacío identitario que crece en Miley Stewart conforme crece, pese a que siempre pensó que tenía lo mejor de los 2 mundos.

I’ll Always Remember You

Cuando Miley Stewart creó a Hannah Montana, siempre supo que llegaría un día en el que tendría que despedirse de ella. Lo que no imaginaba era que ese adiós iba a ser tan doloroso.

¿A qué dolor se refería en I’ll Always Remember You? La canción suena en el capítulo homónimo (4×09), después de ser consciente de los sacrificios de su entorno por la existencia de Hannah Montana, de hablar con su padre y durante los minutos en los que recuerda buenos momentos como su álter ego.

Por tanto, ese dolor es la emoción que acompaña la conclusión de que ya no obtiene nada bueno de los 2 mundos y que, además, por el camino, hace daño a sus seres  querides.

Dada la enorme carga emocional de la escena de recuerdo y despedida, la balada I’ll Always Remember You incorpora al country potentes guitarrazos de pop rock y un clímax cargado de desgarro.

Let’s Do This

Descansamos de nostalgia con la vigésimo segunda de todas las mejores canciones de Miley Cyrus como Hanna Montana. Let’s Do This, que se incluyó en Hannah Montana: The Movie y Hannah Montana 3, es un divertido corte dance rock y pop punk sobre cantar, gritar, saltar y disfrutar.

Spotlight

Similar en temática a Let’s Do This y también perteneciente a Hannah Montana: The Movie, el trepidante pop punk que caracteriza Spotlight celebra que los focos siempre terminen dirigidos a Hannah Montana.

Just Like You

“Soy una chica afortunada, cuyos sueños se hicieron realidad, pero debajo de todo, solo soy como tú. Es una vida loca, pero estoy bien” canta Hannah Montana en esta composición de la primera temporada.

Aunque más relajado que en Spotlight, en Just Like You, también encontramos pop punk. A este estilo, además, hay que sumar power pop.

I Wanna Know You

La banda sonora para Hannah Montana 3 incluía 2 versiones de I Wanna Know You:

  • Solo con Hannah Montana como vocalista
  • A dúo con David Archuleta (hombre gay visible de ascendencia vasco-hondureña), la seleccionada en esta lista

Aunque también aparezca así en Spotify, es decir, se ve a David Archuleta acreditade, solo se escucha la voz de Cyrus.

Al margen de este fallo en la plataforma, I Wanna Know You es una simpática composición bubblegum pop y teen pop que suena en el capítulo 14 de la tercera temporada: Promma Mia, cuya estrella invitada fue David Archuleta.

Kiss It Goodbye

Aunque de refilón, el furor por el dance pop que originó el desembarco de Lady Gaga en la industria musical también recaló en Hannah Montana.

Como muestra, la poderosa y tontorrona Kiss It Goodbye (Hannah Montana Forever), que recuerda lejanamente a Poker Face.

It’s All Right Here

Nos acercamos al final de las mejores canciones de Miley Cyrus como Hanna Montana con otro vertiginoso momento punk.

It’s All Right Here (Hannah Motana 3) suena similar a Aphrodisiac (1983) de Bow Wow Wow. De esta influencia, toma su aridez y, por ello, no escuchamos pop punk, sino punk rock aderezado con new wave.

The Good Life

Otra vez, una canción de Hannah Montana recurre a la fórmula de combinar new wave con pop punk.

De nuevo, la fórmula funciona y convierte a The Good Life en una de las cumbres del disco para Hannah Montana: The Movie (sin contar los temas interpretados por Miley Cyrus como Miley Cyrus).

Pumpin’ Up the Party

Compuesta por Jamie Houston (responsable de Breaking Free y When There Was Me and You en High School Musical, 2006), Pumpin’ Up the Party remite tanto a este musical como a Weird Science (1985) de Oingo Boingo.

De High School Music, toma el espíritu “animadora” de We’re All in This Together y de Weird Science, el new wave y la forma de cantar las estrofas.

A estos elementos, hay que añadir influencias teen pop y disco funk.

Gonna Get This

Despedimos las mejores canciones de Miley Cyrus como Hannah Montana con la que abría Hannah Montana Forever. Se trata de un dúo dance pop junto a Iyaz, que lleva a Montana a coquetear con el reggae pop y el crunk.

Muy Replay (single debut de Iyaz, 2009), Gonna Get This puede entenderse como una If We Were a Movie 2.0.

Las 30 mejores canciones de Miley Cyrus (de la 30 a la 1)

30 – Thinkin’

Visto con la perspectiva del tiempo, sobre todo, con el contexto que nos dio conocer las partes más oscuras de la relación y matrimonio Cyrus-Hemsworth, Younger Now NO fue un disco en el que le cantante abrazaba de nuevo el country y estética ligados a Hannah Montana por voluntad propia.

Elle estaba tratando de amoldarse a la masculinidad frágil de Liam Hemsworth para salvar su relación, lo que demuestra que nadie está libre de caer en dinámicas tóxicas por muy deconstruide que esté.

Pese a lo mal que fue recibido, tanto por la crítica como por el público (el último dato oficial publicado sitúa las ventas mundiales en unas abismales 277.000 copias. En EEUU, no llegaban a 60.000), dejó diferentes composiciones destacadas.

De ellas, 2 consiguen colarse entre las 30 mejores canciones de Miley Cyrus. Thinkin’, la que entra por los pelos, envuelve en funk rock un furioso sentimiento de ridículo por las más que probables infidelidades de su pareja.

Bang Me Box

Miley Cyrus & Her Dead Petz fue un trabajo excesivamente largo y muy arriesgado con el que le artista culminó sus años más transgresores.

La orgullosa Bang Me Box (alaba el sexo entre mujeres), por ejemplo, conduce a Cyrus por un exquisito rock psicodélico de ecos post-punk.

Adore You

Entre el electro r&b y el trip hop, se mueve el tercer single oficial de Bangerz (2013). Aunque antes de su lanzamiento como sencillo fue la pista de Bangerz que más alto debutó en la Billboard 100 (#42), en el contexto de la era y tras la publicación de su vídeo, se convirtió en el fracasillo del álbum:

  • #21 (EEUU)
  • #25 (Australia)
  • #27 (Reino Unido)
  • #36 (Canadá)
  • #39 (España)

Los motivos de este moderado rendimiento pueden residir en su mensaje contradictorio respecto a Wrecking Ball. En este sentido, Cyrus pasaba de cantar que Liam Hemsworth le destrozó a “chico, te adoro”.

Good and Broken

La habitual suma de pop/rock y new wave que presentan diferentes canciones de Hannah Montana es reproducida en Good and Broken, penúltima pista de Meet Miley Cyrus (2007).

De todo el corte, destaca especialmente el breve, pero intenso, solo de guitarra eléctrica. Con él, queda subrayado el componente new wave de todo Good and Broken.

Aunque también resulta muy Hannah Motana la letra (“sigamos rockeando”, “encuentra la magia, ve y agárrala”, “no hay luz roja en la vida, solo ve”), la principal diferencia entre la banda sonora y el disco de Cyrus es que elle co-escribe la mayor parte del álbum.

De hecho, solo 2 pistas de Meet Miley Cyrus no cuentan con su co-autoría (East Northumberland High y Start All Over).

We Can’t Stop

Dentro de Bangerz, caben diferentes géneros e influencias, así como un fuerte esfuerzo (por parte de Miley Cyrus) para encontrar su sonido. Uno de los momentos culmen en este último sentido es We Can’t Stop.

Sí, porque otras reseñables pistas de Bangerz suenan demasiado parecidas al trabajo de quienes las inspiraron. Por ejemplo, SMS (Bangerz) le debe demasiado a Toxic, 3 y Blackout de Britney Spears y On My Own, a Michael Jackson.

Debido a ello, aunque en el conjunto del álbum, SMS y On My Own despunten más, finalmente, We Can’t Stop aparece entre las 30 mejores canciones de Miley Cyrus por:

  • Su impacto cultural y generacional
  • Diferenciarse de las influencias
  • Su etérea producción de deconstruido electropop

25 – Plastic Hearts

El álbum Plastic Hearts rendía homenaje a grandes figuras del rock, desde los 70 hasta la actualidad. Dentro de ese grupo, Cyrus destacaba la música aportada por las mujeres.

Así, destellos de Debbie Harry, Joan Jett, Stevie Nicks, Tracy Chapman, Avril Lavigne, Pat Benatar o Dolores O’Riordan componen el disco con el que Cyrus resucitó a nivel comercial y crítico.

De las artistas citadas, la pop/rock y hard rock Plastic Hearts recoge la querencia reggae-calypso con la que Blondie (el grupo de Debbie Harry) impregnó diferentes clásicos de su discografía, como The Tide Is High (1980) o Island Of Lost Souls (1982).

See You Again

Meet Miley Cyrus quiso separar a la Miley Cyrus adolescente de los personajes que interpretaba en Hannah Montana. Este objetivo no se consiguió del todo, debido a las rígidas normas de Disney, las letras y los géneros musicales abordados.

No obstante, Cyrus sí logró distanciarse del universo de Hannah Montana con el sencillo de presentación: See You Again. De atmósfera oscura, integra new wave, techno ochentero y dance rock.

A nivel lírico, la vigésimo cuarta de las mejores canciones de Miley Cyrus también se mueve en un plano más adulto, puesto que el objeto de su deseo se encuentra en una discoteca, en lugar de en un instituto.

El aviso a navegantes de See You Again

Por último, resulta importante mencionar que See You Again (primer top 10 para Cyrus como Cyrus en Estados Unidos ) lanza una advertencia que Cyrus ha consumado con creces.

Nada más empezar, canta “I have a heart that will never be tamed” (tengo un corazón que jamás será domado), algo que empezó a demostrar en la era The Time Of Our Lives y que ha vivido 2 etapas de explosión:

  • Can’t Be TamedBangerzMiley Cyrus & Her Dead Petz (2010-2015)
  • She Is Miley CyrusPlastic HeartsAttention (2019-actualidad)

Karen Don’t Be Sad

Folk psicodélico y space rock se entrelazan en esta apacible balada-nana en la que Cyrus trata de reconfortar a Karen, víctima de maltrato por parte de diferentes hombres.

Karen, también, puede ser el nombre que Cyrus emplea para dirigirse a todas las mujeres con el objetivo de inspirarlas a que no dejen que ese “montón de tontos” siga haciendo las reglas.

Fly On The Wall

En 2008, llegaba el segundo álbum de Miley Cyrus: Breakout. Su tercer single fue Fly On The Wall, cuyo videoclip y letra seguían la senda marcada por Lindsay Lohan con Rumors (2004).

Por tanto, denuncia el acoso al que le sometían les paparazzi, las mentiras de los tabloides y la asfixiante sensación de no poder confiar en casi nadie por miedo a que le vendiera a la prensa.

Todo ello, además, queda rematado con una rabiosa y contundente composición de dance punk, aderezada con retazos disco rock.

Fly On The Wall fracasó en listas, pero siempre quedara, no solo como una de las mejores canciones de Miley Cyrus, sino también como otra prueba de todas las líneas rojas que la prensa del corazón cruzó en los dosmiles.

Bad Mood

Un lustro después de su publicación, Bad Mood emerge como el momento cumbre de Younger Now.

Su fuerte componente experimental lo conecta con los momentos más country-folk de Miley Cyrus & Her Dead Petz (Karen Don’t Be Sad) y Bangerz (Rooting For My Baby y 4×4), por lo que parece una joya alt-country perdida entre esos álbumes.

Al igual que Thinkin’, Bad Mood deja entrever que, pese a los cambios-acuerdos a los que Cyrus y Hemsworth llegaran, su relación pasaba por unos bajos muy profundos y dilatados en el tiempo.

20 – Gimme What I Want

En los últimos años, 3 estrellas del pop han reivindicado un rock de sintetizadores diferente al synthrock, dance rock o rock electrónico: el industrial. Estas estrellas han sido:

Perteneciente a Plastic Hearts, escala hasta la vigésima posición entre las mejores canciones de Miley Cyrus este sexual corte que conecta unas influencias que van desde Iggy Pop hasta Britney Spears, pasando por Depeche Mode y Nine Inch Nails.

Cyrus Skies

La recepción de Miley Cyrus & Her Dead Petz no fue la mejor en ningún sentido. De hecho, Cyrus sufrió todo tipo de comentarios hirientes por cómo había dado forma a este álbum (drogada).

Más de 7 años después de su publicación, puede calificarse como el Bionic de Miley Cyrus. Eso sí, no porque cambiara su estatus de estrella de primer nivel a otra en permanente declive comercial (lo que, por desgracia, sí le ocurrió a Christina Aguilera), sino porque terminó de allanar el camino para que las popstars pudieran alternar etapas mainstream con otras más alternativas y de expansión creativa sin presiones comerciales.

Lana del Rey o Billie Eilish: beneficiarias del legado de Miley Cyrus & Her Dead Petz

Charli XCX, cuya carrera se basa, precisamente, en la alternancia descrita, calificaba (en diciembre de 2021) Miley Cyrus & Her Dead Petz como un trabajo icónico.

Otra importante voz que ha reivindicado Miley Cyrus & Her Dead Petz ha sido Tatiana Cirisano (revista Billboard), que lo sitúa como el paso que hizo posible que:

Hasta 7 canciones de Miley Cyrus & Her Dead Petz rondan los 5 minutos de duración y el fascinante pop psicodélico de Cyrus Skies forma parte de ese grupo. Le artista describe en ella un viaje de ayahuasca, droga a la que recurrió para averiguar si era la persona que creía y si era buena persona.

Lo que logró fue un despertar espiritual y el reconocimiento de diferentes errores cometidos. Entre ellos, mentiras y más mentiras.

Start All Over

Séptima pista de Meet Miley Cyrus, Start All Over funcionó como segundo sencillo del trabajo. De modesto rendimiento comercial, como otras de las mejores canciones de Miley Cyrus, entrelaza new wave con pop punk.

La suma de estos elementos da lugar a una galopante y pegadiza composición sobre reinventarse.

Dream

Primera y última aparición de Hannah Montana: The Movie en esta lista de las mejores canciones de Miley Cyrus, Dream le debe gran parte de su encanto a sus estribillos repletos de reverberación vocal.

Esta característica alcanza su máxima expresión en el estribillo que sucede al satisfactorio solo de guitarra eléctrica, cuando Cyrus cambia ligeramente el tono, justo antes de que la composición llegue a su fin.

De sonido pop/rock y country, Dream invita a soñar al interés amoroso de Cyrus en Hannah Montana: The Movie.

7 Things

Pese al poco éxito que cosechó Start All Over, Cyrus quiso que el single principal del disco siguiente (Breakout) volviera a llevarle por derroteros pop punk.

La jugada, en este caso, le salió redonda y 7 Things le proporcionó su mayor éxito en Estados Unidos hasta ese momento. Allí, alcanzó la novena posición.

En cambio, a nivel internacional, salvo los top 10 en Australia, Japón y Noruega, cosechó puestos más modestos. Eso sí, como en 2008, la venta de música era mucho más elevada que en la actualidad, logró despachar 200.000 copias en Reino Unido (#25).

¿Por qué 7 Things sí y Start All Over no?
  • Por el salseo (la canción trata sobre su ex Nick Jonas)
  • Arranca como un corte country-folk, que conduce a un explosivo y directo estribillo pop punk
  • Y porque trata, de forma casi explícita, sobre una persona real: Miley Cyrus

15 – Wrecking Ball

Primer y, por el momento, último número 1 en singles para Miley Cyrus en Estados Unidos, Wrecking Ball forma parte del reducido conjunto de canciones en Bangerz que no fueron co-escritas por le cantante:

  • Adore You
  • #GETITRIGHT
  • On My Own

Pese a que se concibió para Beyoncé, como suele suceder en el mundo del pop, Wrecking Ball captura a la perfección lo que había sido y, más adelante, volvió a ser su relación con Liam Hemsworth: tóxica y corrosiva.

También número 1 en España, Reino Unido, Líbano, Hungría, Canadá e Israel, esta fantástica balada pop alcanzó el número 19 entre las canciones más vendidas de 2013 con más de 4,2 millones mundiales.

Can’t Be Tamed

Para su tercer disco de estudio, Miley Cyrus quería zambullirse en el pop y, después, tomarse un largo descanso de la música. Sin embargo, conforme avanzaba la grabación (2009-2010), apareció la gran influencia que reestructuró la dirección del álbum: Lady Gaga.

En concreto, Cyrus tomó de la artista el techno, género que Gaga, entonces, había explorado en Poker Face, Paparazzi, Dance in the Dark, Bad Romance y Telephone.

Precisamente, de techno Can’t Be Tamed va sobrada. También de trance, otro estilo ampliamente visitado por Lady Gaga y que había vivido toda una década de esplendor en la forma de eurotrance.

Como todo el álbum, Can’t Be Tamed fue recibida con sorna y desdén machista por multitud de críticos. Además de hacer de menos el esfuerzo de Cyrus por lograr un nombre en el pop, aprovecharon para echar pestes sobre otros movimientos rupturistas de cantantes femeninas o sobre sus trayectorias (Britney Spears, Christina Aguilera, Hilary Duff o Lindsay Lohan).

Número 8 en Estados Unidos, Can’t Be Tamed le dio una de las pocas alegrías comerciales de la era. Muy arriesgada, tanto por el sonido, la desafiante letra (“no puedo ser domada”) y videoclip, 12 años después sigue representando al 100% a Miley Cyrus y ese es el mayor logro de este himno infravalorado.

WTF Do I Know

En Start All Over, Cyrus canta que va a empezar todo de nuevo y, en la también galopante WTF Do I Know, se pregunta si se equivocó al seguir adelante. No obstante, esa pregunta es retórica, puesto que no piensa disculparse por ser como es.

Co-escrita por Miley Cyrus, Ryan Tedder, Alexandra Tamposi, Andrew Watt y Louis Bell, WTF Do I Know incluye una serie de versos muy significativos:

  • Tal vez casarse solo para causar una distracción
  • Estoy completamente desnuda, pero lo estoy convirtiendo en moda
  • “¿Crees que yo soy el problema? Cariño, yo soy la solución”
  • “Tuve que dejarte en tu propia miseria”
  • “Pensé que serías tú hasta la muerte”

Con ellos, claramente, Cyrus hace referencia a su matrimonio fallido con Liam Hemsworth (que no aceptaba su forma de ser) y a la forma en la que decidió llevar su carrera.

Por ello, sin duda, WTF Do I Know es una enérgica declaración de intenciones. En consecuencia, su envoltura potencia el efecto, gracias a una excitante combinación de pop punk dosmilero y ochenteros hard rock y glam rock.

Drive

Última aparición de Bangerz entre las mejores canciones de Miley Cyrus, Drive siempre fue la gran joya escondida del álbum.

Toda la composición presenta un sonido sinuoso, entre el electro r&b, el hip hop y el trap (obra de Mike Will Made It y P-Nasty), ideal para transmitir la devastación emocional en la que se encontraba Cyrus.

De nuevo, este dolor tenía que ver con su relación y ruptura con Liam Hemsworth.

En otro orden de cosas, la perfección que caracteriza Drive representa la enorme ambición de Miley Cyrus en su disco definitivo de ruptura con Hannah Montana.

Al igual que Christina Aguilera con Stripped (2002), elle tenía muy claro el camino a seguir, tanto como para invertir su propio dinero en todo el proceso y figurar como co-productora ejecutiva de Bangerz (junto a Mike Will Made It).

Slide Away

A un paso de las 10 mejores canciones de Miley Cyrus, saluda otra co-producción de Mike Will Made It. En esta ocasión junto a Andrew Wyatt (co-autore de Shallow) y con una letra escrita entre elles, Cyrus y ALMA, Slide Away se lanzó solo 5 días después de su ruptura definitiva con Liam Hemsworth.

Precuela de Angels Like You de Plastic Hearts, utiliza unos pausados hip hop y britpop para transmitir que la historia ya no da más de sí. Además, rechaza el alcohol y las pastillas asociadas a una relación resquebrajada en una infinidad de añicos.

Como curiosidad, Slide Away iba a figurar en She Is Miley Cyrus, el álbum que iba a agrupar 3 EP distintos. De ellos, solo se publicó el primero: She Is Coming.

10 – Liberty Walk

El primer disco con el que Cyrus quiso distanciarse de Hannah Montana cuenta con un espectacular arranque, gracias al tema que nos ocupa, Who Owns My Heart y Can’t Be Tamed.

Liberty Walk, segunda aparición de Can’t Be Tamed entre las mejores canciones de Miley Cyrus, supone la antesala de la faceta rapera que le artista mostraría en Bangerz.

Mediante dance pop y una enérgica interpretación, Cyrus expande el mensaje del single Can’t Be Tamed hacia el empoderamiento femenino.

1 Sun

Otra de las composiciones a destacar de Miley Cyrus & Her Dead Petz es 1 Sun.

Desde el punto de vista lírico, conecta con Wake Up America de su disco Breakout, puesto que realiza un llamamiento al mundo para que reaccione ante la destrucción del medioambiente.

En cambio, desde el musical, retrocede solo 4 años hasta el álbum Born This Way (2011) de Lady Gaga. En concreto, 1 Sun recuerda a la integración de electropop/dance pop y electrónica industrial que caracteriza a Government Hooker, Judas, Heavy Metal Lover, Black Jesus + Amen Fashion o Highway Unicorn (Road To Love).

Breakout

La fórmula pop punk + new wave vuelve a brillar en el que fue el segundo sencillo del disco Breakout.

Inicialmente compuesta para el álbum debut de Katy Perry (One of The Boys, 2008), Breakout recuerda a Vacation (1982) de The Go-Go’s y no extraña, ya que:

  • Se concibió para un trabajo, el de Perry, de fuerte componente new wave (Waking Up In Vegas, If You Can Afford Me, One of the Boys, I Kissed a Girl, Hot ‘N’ Cold, Self Inflicted y Fingerprints)
  • La co-escribió Gina Schock (batería de la banda)

De vuelta a Miley Cyrus, Breakout trata, desde una perspectiva adolescente, los temas a los que volverá en Can’t Be Tamed y We Can’t Stop:

  • Deseos de libertad por el hartazgo de estar siempre dirigida por otras personas
  • Bailar y perder el control de fiesta en compañía de sus amigues

Who Owns My Heart

Hi-nrg, dance pop y trance conforman el segundo y último sencillo de Can’t Be Tamed.

Se publicó el 22 de octubre de 2010, más de 5 meses después del primer single y cuando el álbum ya había desaparecido del top 40 global, tras solo 11 semanas y 700.000 copias mundiales.

Who Owns My Heart no logró revertir la situación. De hecho, ni siquiera consiguió entrar en la Billboard Hot 100, algo que, como artista principal, solo le ha ocurrido a Cyrus una vez más con Angels Like You (2021).

Entre las razones del fracaso, se encuentra el videoclip, por el que se acusó a Cyrus de hípersexualizarse y dar la espalda a sus fans de siempre.

Por tanto, de nuevo, polémicas conservadoras enterraron las posibilidades comerciales de una de las cumbres de Can’t Be Tamed.

Así, quedó confirmado que, de las 5 esperanzas de Jim Urie (entonces, presidente de Universal Music Group Distribution) para que las ventas de música remontaran en Estados Unidos (tras la peor semana desde principios de los 70):

  • Can’t Be Tamed de Miley Cyrus, Laws of Illusion de Sara McLachlan y To the Sea de Jack Johnson fallaron
  • Recovery de Eminem y Thank Me Later de Drake triunfaron

Mother’s Daughter

Después del descalabro comercial que supuso la era Younger Now, Miley Cyrus vivía una resurrección comercial con el sencillo Nothing Breaks Like a Heart (2018).

Trigésima quinta canción más vendida de 2019, su éxito no se extendió al regreso de le cantante al universo hip hop que fue el EP She Is Coming.

En consecuencia, la enorme Mother’s Daughter pasó muy desapercibida, pese a sus destacadas virtudes:

  • Se envuelve en un oscuro hip hop
  • La letra explicita su compromiso feminista y por los derechos LGTBIQA
  • Se reafirma en la evolución que vive, como artista y persona
  • Fue escrita, junto a ALMA (mujer lesbiana visible) y Andrew Wyatt, para respaldar la lucha contra las restricciones al aborto en Estados Unidos

Relacionado con el último punto, a finales de 2020, Mother’s Daughter se volvió viral en Polonia. La razón de ello reside en que carteles con versos de la canción (por ejemplo, “don’t fuck with my freedom”) se utilizaron en las manifestaciones a favor de la despenalización del aborto en ese país.

Mother's Daughter y su legado entre las mejores canciones de Miley Cyrus

Mother’s Daughter y su legado entre las mejores canciones de Miley Cyrus (fotos: Yaay).

5 – Midnight Sky

Llegamos a la quinta posición entre las mejores canciones de Miley Cyrus con el auténtico single de su renacer comercial: Midnight Sky.

Número 5 en Reino Unido, 7 en Australia, 8 en Canadá o 14 en Estados Unidos, vendió 2,26 millones de copias mundiales en 2020 (18 semanas) y superó los 3 millones totales durante la primera mitad de 2021.

Similar a Edge of Seventeen (1981) de Stevie Nicks, Midnight Sky rinde tributo a la también vocalista principal de Fleetwood Mac, Debbie Harry y Joan Jett.

Eso sí, el homenaje no hace de  Midnight Sky un calco de las carreras del trío en los 80, sino un punto de partida desde el que zambullirse en una original y exquisita combinación de pop/rock, disco y synthwave.

Un himno de visibilidad pansexual

En líneas generales, Midnight Sky transmite un mensaje habitual entre muchas de las mejores canciones de Miley Cyrus: elle no le pertenece a nadie.

Además, según sus declaraciones en el podcast Call Her Daddy, el primer single de Plastic Hearts pretendía normalizar y visibilizar la pansexualidad al inspirarse en:

  • Su divorcio de Liam Hemsworth
  • La relación que mantuvo después con Kaitlynn Carter (mujer bisexual)
  • Cody Simpson, con quien rompió en verano de 2020

Por último y como curiosidad, gracias a Midnight Sky, Miley Cyrus se convirtió en la segunda estrella (de voz rasgada y salida de Disney) que reivindicó a Stevie Nicks.

¿Quién fue la primera? Lindsay Lohan, que versionó Edge of Seventeen para su incomprendido segundo disco: A Little More Personal (Raw), lanzado en 2005.

G.N.O. (Girl’s Night Out)

Plastic Hearts es, a día de hoy, la obra cumbre de Miley Cyrus por diferentes motivos.

Uno de ellos tiene que ver con regresar, desde la madurez y el absoluto control sobre su carrera, a muchos de los géneros que marcaron su rápido ascenso a la fama:

  • New Wave
  • Power Pop
  • Synthpop

Curiosamente, esos géneros vivieron una edad de oro durante los 80, década que nunca ha pasado de moda, pero que desde hace unos años despierta una masiva fascinación.

Cuando aún no habían pasado ni 20 años desde el final de los 80, Tamara Dunn, Matthew Wilder (co-responsable e intérptete del éxitonew wave Break My Stride, 1983) y Miley Cyrus concibieron G.N.O. (Girl’r Night Out), una maravillosa pieza new wave que reivindica que las mujeres puedan divertirse en planes a los que no vayan sus novios.

The Climb

Han pasado más de 13 años, pero todavía The Climb reina sobre todas las baladas de Miley Cyrus.

Curiosamente, al igual que Wrecking Ball, en The Climb le cantante “solo” aportó su voz, puesto que de la melodía y letra se encargaron Jessi Alexander y Jon Mabe.

Parte de la banda sonora para Hannah Montana: The Movie y del EP The Time Of Our Lifes, no fue compuesta ni para la película ni para Cyrus. De hecho, llegó a The Movie por pura casualidad, cuando su directore (Peter Chelsom) viajó a Nashville en busca de música para la cinta.

Aún sin superarla y aunque se hayan quedado fuera de las 30 mejores canciones de Miley Cyrus, Stay de Can’t Be Tamed y Angels Like You de Plastic Hearts se quedaron muy cerca del magnetismo de The Climb.

Night Crawling

Toda la predilección por el new wave que presenta la discografía de Miley Cyrus culmina en este espectacular dueto con una de las mayores estrellas del new wave: Billy Idol.

Night Crawling suena justo a lo que cabría esperar de esta unión. Por supuesto, a new wave, pero también a glam rock, synthwave e irreverencia.

“A veces, mis pensamientos son violentos”, “tengo que escuchar cuando el diablo llama”, “cuando grita mi nombre, lo persigo” son los versos clave que capturan el espíritu punk de Idol y Cyrus.

Al mismo tiempo, los innumerables ganchos de Night Crawling y toda la inmediatez del tema funcionan como gran homenaje a lo que Cyrus considera que ha sido la carrera de Idol: un equilibrio perfecto entre la rebeldía y estribillos tarareables.

1 – Robot

Perdida casi al final de Can’t Be Tamed, se sitúa la composición que corona las 30 mejores canciones de Miley Cyrus.

Con casi 5,9 millones de streams, Robot es la segunda pista menos popular del álbum, pero también la joya a reivindicar del trabajo y de toda su discografía.

Furiosa y quebrada por la crisis de identidad que le generaron el personaje de Hannah Montana y Disney, Cyrus le grita a sus explotadores que dejen de vivir su vida por elle.

“No soy tu robot, solo soy yo” o “no queda nada adentro, solo metal oxidado que ni siquiera fue mío” revelan la devastación emocional en la que Cyrus se encontraba mientras trataba de tomar las riendas de su vida.

Como suele ser habitual cuando una estrella se abre sobre sus problemas, la prensa recibió los de Cyrus con sorna e incredulidad.

Era más fácil reírse de elle que poner el foco en lo importante: Disney, una empresa que reprime y exprime a sus estrellas, además de vetarlas cuando hacen público que son conscientes de los abusos. Porque sí, Can’t Be Tamed fracasó, en gran medida, porque la factoría se negó a promocionarlo.

Con lo que Disney no contaba era con la arrolladora personalidad de le artista.

Robot, este bombazo de electropop, synthpop y hi-nrg, disparaba a Disney, sí, pero también anunciaba una indecencia que le llevó a una ardua búsqueda (llena de aciertos, errores, desafíos, críticas destructivas, drogas y experimentación) de su identidad y su innegable aportación a la cultura pop e historia de la música.

Mejores canciones de Miley Cyrus: las playlists

En Spotify

En Youtube

  • Hannah Montana: las 30 mejores canciones

  • Las 30 mejores canciones de Miley Cyrus

Leave a reply

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Domóticas Integradas, SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: revistaculturadiversa@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies